María José Fontán

46 publicaciones 0 Comentarios
Profesora de música y periodista

La proyección romántica de un músico actual

Repaso a la obra musical de Krzystof Penderecki, último Premio Príncipe de Asturias de las Artes, compositor polaco más internacional y uno de los músicos más relevantes de nuestro tiempo.

Novedades discográficas.

  Entre las últimas reediciones de discos clásicos, hay una colección — Great Recordings of the Century — que presenta una selección de grabaciones de ópera íntegras, de verdadero interés historiográfico.Para incidir en su carácter histórico aparece, en un rinconcito de la portada, la inconfundible y entrañable imagen del perrito escuchando junto a un gramófono, que durante tantos años representó al sello La Voz de su Amo, Es de esos archivos de donde han salido estas joyas discográficas, que hoy podemos escuchar en formato actualizado en CD.Entre ellas, un estupendo Lohengrin de Wagner, con dirección de Rudolf Kempe. La grabación data de 1962 y fue calificada entonces como «próxima a la perfección». En aquellos años, entre 1960 y 1967, Kempe fue uno de los directores que acudía con regularidad al Festival de Bayreuth. El santuario wagneriano, fundado por el propio Wagner, era el único escenario que había sido concebido específicamente para representar los dramas musicales de su autor, y dirigido por el nieto del músico —Wieland Wagner estuvo al frente de Bayreuth entre los años 1951 al 1966—, se convirtió en el lugar de peregrinación de los más fervientes admiradores de Wagner, y aún hoy mantiene ese carácter de lugar un tanto mítico al que tan sólo se puede acceder tras uno o dos años de espera.Rudolf Kempe, aunque como director abordó otros muchos géneros y autores, siempre fue aplaudido por sus versiones de Wagner —muy especialmente el Lohengrin— Richard Strauss.En este álbum el reparto es excepcional y contribuye a acentuar el carácter modélico de la versión. El tenor americano afincado en Alemania, Jess Thomas, es una de las voces dedicadas casi en exclusividad al repertorio wagneriano; la soprano Elisabeth Grümmer (con su timbre tan luminoso), hace una perfecta Elsa; Fischer Dieskau en Telramund y Christa Ludwig en Ortrud ponen de manifiesto no sólo una gran voz sino unas dotes interpretativas extraordinarias, fundamentales en estos personajes de tanto carácter.Es una de las óperas de Wagner que mejor se escuchan, y que siempre ha tenido la admiración de un público amplio incluso entre los menos fervientes wagnerianos.Ésta es una grabación realizada en 1986 y reeditada en la actualidad, que presenta tres obras de Ravel de muy distinto género. La primera es una comedia musical con la que Ravel quiso acercarse al género del musical americano, y para ello también incluyó algunos momentos con claras influencias del Jazz, mientras que las otras dos revelan una intención más clásica, dentro de ese bello mundo sonoro raveliano de armonías sutiles y perfección formal.El niño y los sortilegios está compuesta sobre libreto de Colette, y vió la luz en 1925. Calificada por el músico como Fantasía lírica en dos partes, recrea el mundo infantil, en el que los objetos y los animales cobran vida dentro de la habitación en la que está encerrado el niño. Le han castigado por portarse mal, y lo primero que hace es arremeter con furia contra todo lo que allí hay, pero los objetos y los animales de ese mundo...

Iannis Xenakis 1922-2001, una música fuera del tiempo

El pasado 4 de febrero moría en París Iannis Xenakis. Griego de nacimiento y francés de nacionalidad, el alcance de su obra creadora ha sobrepasado ampliamente las fronteras de su país de adopción. De él puede decirse que ha sido el iniciador de la mayor parte de las técnicas compositivas que ha utilizado la música de vanguardia a partir de 1945. María José Fontán traza el perfil de quien puede, con justicia, ser considerado como uno de los más destacados compositores del siglo XX.

Selección discográfica: Iannis Xenakis

El pasado 4 de febrero moría en París lannis Xenakis. Griego de nacimiento y francés de nacionalidad, el alcance de su obra creadora ha sobrepasado ampliamente las fronteras de su país de adopción. De él puede decirse que ha sido el iniciador de la mayor parte de las técnicas compositivas que ha utilizado la música de vanguardia a partir de 1945. María José Fontán traza el perfil de quien puede, con justicia, ser considerado como uno de los más destacados compositores del siglo XX.

The Klemperer Legacy

 Heredero de la tradición de grandes directores de orquesta alemanes del s.XIX, Otto Klemperer se convirtió en uno de los más destacados del s.XX, junto a Furtwängler, Scherchen, Böhm, Toscanini, Walter o Karajan. Coinciden todos en una etapa de gran desarrollo sinfónico que marcó el devenir musical en Europa, con la creación de importantes orquestas y de ciclos y festivales de música, junto al afianzamiento de los grupos ya existentes y de los actos musicales de mayor arraigo. Pero también son los primeros protagonistas de la industria discográfica que empezaba a despegar. Esas primeras grabaciones de bastante calidad, realizadas desde el final de la guerra y hasta los años 60, se convirtieron en las versiones de referencia para muchos aficionados de entonces y continúan siéndolo para los de hoy.El Legado Klemperer que publica EMI, recoge, entre otras, las grabaciones de obras de Mozart que este director registró entre 1956 y 1965 al frente de la Orquesta Philarmonia.Eran unos años de gran plenitud artística de Klemperer. Por aquel entonces ya era un hombre maduro que dirigía sentado, debido a la parálisis parcial que le sobrevino a la extirpación de un tumor cerebral en 1939. Esta tremenda circunstancia eno le impidió incorporarse poco a poco a una intensa y fructífera actividad, dirigiendo las más célebres orquestas europeas, y recuperar el lugar destacado que había ocupado antes de su enfermedad.El de Klemperer es un Mozart muy bien hecho. Con la frescura y gracia tan características de esta música pero además con la profundidad que requiere. Su trabajo, de gran trasparencia, sin duda realza las obras mozartianas. A través de estas grabaciones, magníficamente recuperadas para el oyente de hoy, Klemperer nos revela nuevos aspectos de la música de Mozart.

Música

Beethoven: Sonata nº 9 en La Mayor «Kreutzer»Franck: Sonata en La Mayor Itzhak Perlman , violín Martha Argerich , piano Grabación en vivo: 30 .7.1998 . Saratoga Performing Arts Center, U.S.A.EMI ClASSICS 5568152. DDDLas grabaciones en vivo siempre tienen un atractivo especial. Los grandes artistas, y Perlman y Argerich lo son, crecen en el escenario y dan lo mejor de sí cuando actúan ante el publico. Hoy en día, los medios técnicos garantizan una toma de sonido en directo equiparable al que se lleva a cabo en los mejores estudios de grabación. Por eso merece la pena registrar los conciertos más interesantes que se producen en el mundo. Son grabaciones que reflejan el calor del momento y la interpretación nos llega de forma más espontánea y más sentida.Las Sonatas que integran este recital son dos obras de envergadura, por su duración y por su dificultad técnica. Representan dos etapas diferentes de ese periodo artístico que solemos llamar romanticismo, que abarca casi más de un siglo y reúne bajo el mismo título, estilos y escuelas tan distintos. La Sonata que Beethoven dedicó al célebre violinista Kreutzer, como homenaje a su personalidad y a su reconocido talento virtuosístico, fue calificada por él como ultrajantemente ininteligible, y nunca la tocó en público. Es una obra llena de energía y dramatismo, en la que el piano es casi orquestal y en algunos momentos amenaza con eclipsar al violín, algo que no debió de gustar nada al famoso Kreutzer.Si Beethoven representa el primer estadio del movimiento romántico, César Franck (1 822-1 890) se sitúa casi en las postrimerías. La Sonata en La Mayor, compuesta al final de su vida, es una de sus obras más bellas. Representa la fusión del . universo poético y dramático del compositor, y discurre entre la nostalgia y la melancolía, con momentos de gran apasionamiento que exigen mucha capacidad a sus intérpretes.Martha Argerich e Itzhak Perlman son dos grandes solistas. Aunque no forman dúo habitualmente, en esta ocasión demuestran un alto grado de compenetración. Pedman es un violinista excepcional que borda todo 10 que toca, capaz de ejecutar con maestría pasajes de gran dificultad y de expresar con la mayor sensibilidad los momentos más sutiles de la partitura de Franck. Martha Argerich es una pianista enorme, de asombrosa versatilidad, y a quien no asusta una partitura difícil. Su gran vehemencia y fogosidad se adapta perfectamente al Beethoven más impetuoso, pero también es capaz de mostrar una sensibilidad exquisita en los momentos más delicados de las dos obras.Sola m'iré Canciones del Cancionero de Palacio (1460-1530) Ensemble Gilles Binchois Dominique VellardVIRGIN VERlTAS - 7243 5 45359. STEREO. DDDEl Cancionero de Palacio, uno de los grandes tesoros musicales españoles del Renacimiento, contiene más de 450 canciones escritas por músicos de la Corte de los Reyes Católicos. Se desconoce quién es el autor de la compilación, si bien se supone que Juan del Encina intervino muy activamente, dada la cantidad de obras suyas que contiene.La mayoría de los autores representados formaron parte...

Alfredo Kraus in memoriam

Se nos ha ido una de las más importantes voces del siglo. El pasado 10 de septiembre moría Alfredo Kraus a los 71 años. Muy pocos cantantes han podido alcanzar esta edad en plenas facultades como él. Hace tan sólo unos meses actuaba en recitales en Sevilla, en Las Palmas y en el Teatro Real de Madrid, asombrando a un público devoto que soñaba con la que iba a ser su gran actuación en ese mismo escenario: Werther, de Massenet. No pudo llevar a cabo ese sueño a causa de la enfermedad que ha marcado su destino.Desde hacía más de cuarenta años, no había dejado de mostrar un extraordinario talento y una exquisita elegancia y sensibilidad en su forma de cantar. Esas cualidades emanaban de su personalidad y las supo aplicar de igual manera en el trato humano tanto en su profesión como fuera de ella.Para muchos amantes de la música, Alfredo Kraus ha sido el mejor tenor de la segunda mitad del siglo. Otros mantienen criterios distintos, y pondrían otro nombre en ese primer puesto. Pero nadie discute el lugar destacado que Kraus ocupa entre los mejores.Poseía un don natural que era su timbre de voz único, y una elegancia en el canto heredera de la mejor tradición belcantista. Aplicó su inteligencia y gusto exquisito a unas facultades físicas extraordinarias. Para él, la esencia del canto reside en respirar bien; llegó a elaborar su propia técnica respiratoria, que le facilitaba administrar el aire correctamente para conseguir la mayor riqueza de matices.Su voz reunía las cualidades perfectas para encarnar los papeles de los principales héroes románticos. En una línea de seriedad y rigor interpretativo, al contrario que otros cantantes, no quiso nunca abarcarlo todo, sino escoger aquellos papeles que le eran más apropiados o con los que se sentía verdaderamente cómodo. Kraus sabía que, en esta profesión, el secreto para mantener la calidad y ascender hacia la perfección es elegir muy bien lo que se canta. A lo largo de su carrera seleccionó un repertorio compuesto por una treintena de títulos que fue mejorando y madurando. Entre ellos, Rigoletto y La Traviata de Verdi, I Puritani y La Sonnambula de Bellini, Lucia de Lamermoor, La Favorita, Don Pascale y L'Elisir d'Amore de Donizetti, Les Pécheurs de Perles y Lajolie Filie de Perth de Bizet, Manon y Werther de Massenet; además de algunos títulos de Zarzuela, para él queridos como Doña Francisquita, Marina, La tabernera del puerto, Bohemios o Katiuska. Nunca fue partidario de sacar la ópera de los escenarios y hacer grandes espectáculos en campos de fútbol, y no participó en eventos de este tipo, que según él desvirtuaban el sentido original de la música. Kraus siempre abogó por hacer las cosas bien, con dignidad, aunque por ello perdiera o no ganara tanta popularidad como otros cantantes. No buscaba el éxito fácil, sino el trabajo bien hecho, con el respeto que le merecía su amor por la música.Su extremado esmero en la dicción, con una cuidada pronunciación, mereció críticas...

Sensemaya

Nos habla acerca del compositor mexicano Silvestre Ruedas y de su obra musical Sensemaya.

Música de cámara francesa

Nos cuenta del disco de Debussy, Ravel, Ibert, Jolivet y Francaix; "Música de cámara francesa".

Simply Baroque

Nos habla de la colección de Cantatas de J.S. Bach.

Prokofiev, Bartok

Reseña musical de los conciertos para piano "Prokofiev" y "Bartok".

Obras maestras de las Cantigas

Reseña musical de "Las obras maestras de Las Cantigas de Alfonso X el Sabio" por Eduardo Paniagua. 

Codex Huelgas, polifonia inédita

Reseña musical de "Codex Huelgas: polifonía inédita" de Luis Lozano Virumbrales.

Integral de la obra para canto y piano

Reseña musical sobre "Integral de la obra para canto y piano". 

Música portuguesa para tecla

Reseña musical de "Música portuguesa para tecla. Siglos XVI y XVII".

Gustav Mahler. Novena sinfonía

Reseña musical de "Gustav Mahler. Novena sinfonía".

Instrumento regio

En tan sólo once años de reinado (1786-1797), Federico Guillermo II de Prusia consiguió que su corte de Postdam alcanzara un brillo extraordinario en lo que se refiere a la música y las bellas artes. No es un hecho puramente casual, pues coincide con la época de mayor expansión política del reino prusiano. De su tío Federico el Grande heredó no sólo el reino sino una enorme pasión por la música, y del mismo modo quiso rodearse de los mejores músicos del momento. En lugar de tocar la flauta y el clave como lo hiciera su tío, Federico Guillermo II optó por la viola da gamba. Y así, en el largo período de sólida formación en muchas materias, pero principalmente de índole militar (que era lo que requerían los tiempos), el heredero al trono recibió las enseñanzas de Ludwig Christian Hesse, uno de los más renombrados "gambistas" alemanes de su tiempo.Durante la Guerra de los Siete Años, fue enviado a Breslau (actual Wroclaw). Allí combatía el aburrimiento dejando la viola da gamba y familiarizándose con el "moderno" violonchelo de la mano del italiano Graziani, pues de allí procedía el nuevo instrumento.Cuando pudo tener su propia corte en Postdam, reclutó un buen número de músicos con quienes hacer música de cámara. Su gran afición por los Cuartetos, que él mismo interpretaba al chelo, le hizo ser destinatario de importantes obras, como los Cuartetos Op. 5 que Haydn le dedicó recién llegado al trono. Los tres Cuartetos Prusianos de Mozart fueron escritos para él y, a juzgar por la dificultad de la parte del violonchelo, debía ser buen intérprete; o, al menos, su fama como tal, justificada o no, era conocida en toda Europa.Además de atender sus obligaciones reales, consagraba diariamente dos horas a la música, y era tal su dedicación, que en sus viajes de campaña se hacía acompañar por dos violinistas y un violista, pues no podía renunciar a sus diarias sesiones cuartísticas.Siendo todavía príncipe, Federico Guillermo contrató en 1773 a dos grandes chelistas franceses: los hermanos Jean-Pierre y Jean-Louis Duport. Su presencia en la corte de Postdam sería decisiva para acrecentar el mecenazgo de Federico Guillermo hacia el violonchelo y los compositores que escribieran para este instrumento. Con toda seguridad ellos fueron los grandes intérpretes, pero Federico Guillermo II, al fin y al cabo, era el rey y fue siempre el destinatario de las partituras.Atraído por su intensa vida musical, Beethoven visitó la corte prusiana en varias ocasiones, y con tal motivo dedicó al rey dos Sonatas Op. 5 y tres series de Variaciones para violonchelo y piano. Boccherini, sin moverse de España, consiguió a través de J. P. Duport que se le nombrara compositor de la corte de Prusia y recibiera una importante asignación anual.Grandes músicos como Beethoven, los dos Duport, Bernhard Romberg y Boccherini, que contribuyeron de forma muy importante a enriquecer el repertorio para violonchelo, deben en gran medida su aportación a la pasión de Federico Guillermo II de Prusia por este instrumento.En este disco...

Tres hitos norteamericanos

Si Bernstein continuara vivo, tendría ahora ochenta años. Por ello quizá resulte un poco exagerado hablar de la "centuria Bernstein", como reza el título de la colección. Sin embargo, es tan amplio el catálogo de discos grabados por este director y compositor americano, que es muy posible que su reedición pueda extenderse casi hasta cumplirse el centenario.Desde que en 1943 tuvo que sustituir a Bruno Walter a última hora al frente de la Filarmónica de Nueva York en un concierto ampliamente divulgado, puede decirse que la fama de Bernstein ha sido enorme. Tenía gran poder de comunicación y como showman en programas de televisión, logró ganarse al público que se iniciaba en la música. Se prodigó en numerosos conciertos multitudinarios y en actos musicales de gran difusión, recibió una gran cantidad de grabaciones.Como creador, componía una música muy al gusto del público, con elementos neoclásicos, románticos y ritmos americanos con acentos jazzísticos, pero con indudable maestría en la orquestación. Como director buscaba igualmente ese éxito inmediato. Sus versiones no siempre observaban un rigor histórico, tal como se exige en nuestros días y, en general, su estilo tendía a las sonoridades orquestales amplias propias del postrromanticismo.Entre el amplísimo repertorio cultivado por Bernstein, desde la música barroca hasta la más actual, se ha destacado como gran intérprete de Mahler, de Stravinsky y, sobre todo, de los compositores americanos del siglo XX, de quien se convirtió en verdadero especialista. Sus versiones de la música de Gershwin, Ives, Copland o Carter son de referencia. Por esa razón he querido detenerme en este disco.Charles Ivés (1874-1954) es el primer compositor verdaderamente norteamericano, hecho a sí mismo, gran innovador, pionero en la liberación de la disonancia, en la polirritmia y politonalidad -mucho antes de que Schonberg ideara el dodecafonismo—; encarna hoy al héroe musical estadounidense. Ciertamente, no todas sus obras poseen la misma calidad, pero aquí puede decirse que se encuentran algunas de la mejores. En The Unanswered Question, para trompeta, cuarteto de flautas y cuerda, se establece de manera ingeniosa y muy lograda el contraste entre la consonancia, en segundo plano, y la disonancia, en primer plano, protagonizada por la trompeta y flautas. La Sinfonía Holidays, más bien corresponde a la idea de suite, y en ella Ivés hace un retrato de la América del siglo pasado, con la pintura sonora de lo que eran entonces las distintas conmemoraciones nacionales, integrando himnos y cantos patrióticos de forma simultánea y contrastada. Central Park in ihe Dark nos ofrece la visión bucólica de lo que era en 1906 este parque neoyorquino.La música de Ivés no es fácil de tocar, por la simultaneidad de melodías de distinto ritmo y tonalidad. Bernstein logra un trabajo admirable al desentrañar estas intrincadas partituras. El mismo grado de comprensión alcanza el Concerto for Orchestra de Elliot Cárter (n. 1908) en manos de Bernstein. Heredero del americanismo de Ivés, pero con formación también europea, Cárter encontró su vía personal a través de lo que llamó "modulación métrica", o cambios de velocidad controlados de...

Arrebato romántico

Acerca del compositor del amor, Charles Gounod, y su obra musical Romeo y Julieta: Los cuatro duetos del amor.

Música lorquiana

Reseña musical de "In memoriam, Canciones populares españolas. Romancero gitano" por Federico García Lorca.

Temprana madurez

Beethoven
Trío en Re mayor Op. 70 n°1
Mendelssohn
Trío n°1 en Re menor Op. 49
Trío Mozart de Merril Lynch
Escuela Superior de Música
Reina Sofía
Fundación Isaac Albéniz
DDD

Patrimonio histórico

Reseña musical de "Códice de Madrid" y "Cantigas de Alfonso X el Sabio. Caballeros"

Un mundo más armonioso

Vivaldi, Bach, Händel,
Mozart, Liszt, Verdi,
Rossini, Gounod, Bizet, Franck,
Fauré y Messiaen
Un Himno para el mundo
Cecilia Bartoli, mezzo-soprano
Andrea Bocelli, tenor
Coro y Orquesta de la Academia Santa
Cecilia de Roma
Director: Myung-Whun Chung
DEUTSCHE GRAMMOPHON
457 355-2. DDD

El mito al desnudo

Veinte años después de la muerte de María Callas, su voz y su leyenda continúan vivas y encienden la imaginación y la sensibilidad de aquellas nuevas generaciones de amantes de la ópera que no tuvimos la oportunidad de verla en la escena.Hoy, el descubrimiento de María Callas es posible por la nueva publicación de todas las grabaciones que realizó durante su carrera. Este año, coincidiendo con el vigésimo aniversario de su muerte, la EMI -con la que María Callas había firmado una exclusiva en 1953- ha sacado a la luz todo su catálogo renovado y digitalizado para ofrecerlo con el mejor sonido. Son más de veinte los discos recién publicados: 11 óperas {entre las cuales  se  encuentra  su  indiscutible  éxito, Norma de Bellini, y una interesante y apasionada Traviata de Verdi registrada en vivo), 11 discos de recitales y 2 de programas infrecuentes y grabaciones en directo.María Callas: La voz del siglo es un doble compacto que recoge 27 arias de ópera seleccionadas entre las de su catálogo, que presenta lo más granado de su arte.Si el gran triunfo de la Callas fue doble, como cantante y como actriz, hoy, su legado no puede ser valorado más que en una de sus vertientes: la musical. Como cantante poseía una voz de extraordinaria amplitud, que remontaba hasta los agudos de la soprano ligera y se sumergía hasta los sonidos más graves de la soprano dramática, con un timbre oscuro y sólido en el registro grave. Su extraordinaria extensión vocal le llevó a interpretar en ocasiones papeles de mezzo­ soprano (Carmen, Sanson y  Dalila).La Callas adquirió una técnica vocal magnífica a través de la soprano española Elvira de Hidalgo, pero también aprendió con ella a trabajar de forma exigente y con afán perfeccionista.María Callas había nacido para el canto, aunque indudablemente también para la escena, pues tenía un talento muy especial para la interpretación teatral: se movía con gran libertad por el escenario y conseguía encarnar los personajes de forma muy convincente. Pero si actuaba con empeño y se movía con soltura, era capaz al mismo tiempo de utilizar la voz como medio de expresión de ese personaje; es decir, modelaba con la voz los sentimientos del personaje que encarnaba, dando a cada palabra su significación, y a cada nota, su acento más adecuado. Éste es uno de los valores intrínsecos de sus grabaciones, que no son sino verdaderas interpretaciones, en el sentido más literal del término.La Callas triunfa en La Scala de Milán durante la época de grandes directores escénicos -Visconti, Zeffirelli...- que abordan su oficio desde un punto de vista más globalizador y conciben la ópera como un espectáculo artístico total en el que música, texto y movimiento escénico han de subordinarse unos a otros. También en la dirección musical, Tullio Serafín y Víctor de Sabara contribuyeron a engrandecer aquellos montajes operísticos y supieron obtener de esta magní­ fica cantante su mejor arte. Para Visconti, María Callas era la mejor actrizcantante y de ella supo sacar buen provecho, pues...

Nuestra mejor lírica

Reseña musical de "100 años de Voces españolas" Antología.

Suave intimismo

Reseña musical de "Forgoten songs: Recueil Vasnier, Ariettes Oubliées y Cinq poèmes de Baudelaire" por Claude Debussy.

Conciencia mediterránea

Oscar Esplá
Sinfonía Aitana, La Pájara
Pinta y Canciones Playeras

Victoria de Los Ángeles
Orquesta de Valencia
Director: Manuel Galduf
SONY CLASSICAL SK 6 3 1 0 7 . DDD.

Homenaje de plata

Nos habla del perfil musical y aniversario de "plata del debut de Plácido Domingo" en el Covent Garden.

Personalísimo Rodrigo

Joaquín Rodrigo
interpreta a Rodrigo
Obras para piano
J. Rodrigo y Victoria Kamhi, piano
Grabación 1960
EMI CLASSICS CDC 5 56438 2 . ADD.

El rigor del entusiasmo

Sony Classical continúa publicando la colección Glenn Gould con la integral de las grabaciones realizadas por este gran pianista canadiense a lo largo de su vida. Antes de morir en 1982, había comenzado varios proyectos de grabaciones. Aunque ahora no aparezcan grabadas y ordenadas de la forma en que se proyectaron originalmente (pues faltaban algunas más por registrar), han sido editadas en disco y reprocesadas a la técnica digital.Estos dos discos recién publicados forman parte del octavo volumen de una larga e interesante colección. En el primero se incluyen las obras de Bach que Gould registró con la intención de componer el Álbum Italiano de Bach y que nunca llegó a completar. En él se incluían obras como el Concierto Italiano, que Gould aborrecía, el arreglo para clave del propio Bach del Concierto en Re menor de Marcello, las dos fugas de Bach sobre temas de Albinoni y el Aria variata alia maniera italiana en La menor. No figuran los conciertos de Vivaldi que Bach rehizo en versión para clave y que Gould no llegó a grabar.La Fantasía Cromática es una de las partituras más intrincadas de Bach, con la que pocos intérpretes se atreven y por la que Gould tampoco sentía gran aprecio, aunque la grabó y la tocaba con maestría. Más bonitas son las tres Fantasías y Fugas, que el pianista canadiense toca con más cariño. Asimismo, se recogen en este disco tres de las más bellas Sonatas de Scarlatti y una interesante Sonata de Cari Philipp Emanuel Bach, el hijo de Juan Sebastián que de forma más profunda se dedicó a la música para clave.Una vez más hay que descubrirse ante las magníficas interpretaciones de este pianista, capaz de las mayores sutilezas expresivas y a la vez perfectamente riguroso con la dinámica y las intensidades de la música del tiempo de Bach. Gould lograba con el piano acercarse al sonido del clave, pero aprovechando con mesura los matices que brinda el piano. Poseía una gran agilidad en los dedos y en las partituras de Bach lograba un sonido muy equilibrado, cercano a la sonoridad más plana del clave.El otro disco recoge dos "curiosidades", ambas obras compuestas por Glenn Gould: un Cuarteto de cuerda que consiguió estrenar en vida y una pieza coral en forma de fuga. El Cuarteto alcanza muy bellas sonoridades, pero está lleno de influencias e incluso tiene dos exposiciones de fuga, forma por la que Gould sentía un aprecio muy especial, después de haber estudiado tan en profundidad las de Bach. La pieza coral "So you want to write a fugue?", escrita para cuatro voces, sigue la forma de la fuga. Su texto explica de forma humorística cómo ha de componerse una fuga. Es una obra simpática nacida para un programa de televisión que merece la pena escucharse para conocer mejor la personalidad de este artista.En muchas ocasiones, tanto en conciertos y festivales de música como en sus propios programas de televisión, Gould tocó en conjuntos de cámara. Como ejemplo, aquí se recogen...

Virtuosismo natural

No es frecuente encontrar músicos que se dediquen con igual intensidad a la música clásica y a la música ligera. Vanessa-Mae es uno de esos raros ejemplos que triunfan por igual en tan diferentes mundos musicales. El virtuosismo precoz de esta gran violinista llamó poderosamente la atención de los críticos londinenses, que la comparararon con Mozart o Mendelssohn. Desde que debutó a los 10 años con la Orquesta Philarmonia en Londres, ha sido galardonada en varias ocasiones y ha actuado en importantes salas de conciertos de todo el mundo.Vanessa-Mae nació en Singapur y a los 4 años comenzó a estudiar piano y violín en el Royal College of Music de Londres. A los 13 años tocaba ya admirablemente los conciertos de Tchaikovsky y de Beethoven; buena prueba de ello son las grabaciones realizadas a tan temprana edad. También componía sus propias cadencias para los conciertos de Mozart, de un nivel altamente virtuoso.Muy pronto esta violinista se familiarizó con los instrumentos electrónicos y acústicos, de tal forma que ya a los 14 años trabajaba en su propia música alternativa, combinando el sonido del violín tradicional con el del violín eléctrico. Profundizando en estas técnicas y creando su propia música, hace unos dos años causó verdadera sensación con su disco The Violín Player, que llegó a convertirse en uno de los más vendidos en todo el mundo. En lugar de seguir solo por esa línea tecno-acústica, Vanessa-Mae vuelve ahora al mundo clásico con este nuevo disco, The Classical Album, con el que intenta atraer hacia la música clásica a sus admiradores más jóvenes. Hoy sigue cultivando estas dos áreas musicales y en ambas se desenvuelve con igual soltura.Sus interpretaciones muestran un virtuosismo poco común. En la Partita n°3 para violín solo de Bach, Vanessa-Mae hace gala de una poderosa técnica que le permite tocar esta dificilísima obra con asombrosa facilidad. En las partituras de Brahms y Beethoven su violín se muestra más romántico, y en la Fantasía para violín y orquesta de Max Bruch se recrea en los temas escoceses con gran sensibilidad y belleza.Vanessa-Mae ha crecido tocando el violín. Esa manera de tocar, tan espontánea, surge de forma natural a partir de una técnica perfecta totalmente asimilada y de una gran sensibilidad para la música. No cabe duda de que su fuerte personalidad como intérprete ha calado entre el público joven y contribuirá a despertar su afición musical. Vanessa-Mae posee ese asombroso poder de comunicación que solo tienen los artistas de talento.

Alejado de lo convencional

Autores: Dvorak, Barber, Schönberg, Schumann, Copland y Franck
Cuarteto Juilliard: 50 años
Volumen 5: Grandes Colaboraciones
Intérpretes: Rudolf Firkusny, Dietrich Fischer-Dieskau,Walter Trampler, Yo-Yo Ma, Leonard Bernstein, Harold Wright, Aaron Copland y Jorge Bolet
2 CD-SONY CLASSICAL SM2K 62709.
ADD/DDD Grabaciones: 1975, 1967, 1991, 1964, 1966, 1978

Música para el cine

Bernard Herrmann
(1911-1975)
Psicosis, Marnie, Vértigo, Taxi Driver, Cortina rasgada,
Fahrenheit 451, El hombre que sabía demasiado

Orquesta Filarmónica de Los Ángeles
Dir.: Esa-Pekka Salonen
SONY SK 62700 DDD

La versatilidad de la guitarra

John Williams
John Williams plays the Movies
SONY S2K 62784 DDD

Musica, Alma Brasileira


Heitor Villa-Lobos
Bachianas Brasileiras núms. 4, 5, 7y 9 Chôros n° 10
BBC Singers. New World Symphony
Dir.: Michael Tilson-Thomas
RCA VICTOR 9026-68538-2 DDD


Libros, Joyas mozartianas

Wolfgang Amadeus Mozart
Obra completa para flauta y orquesta.
Concierto para flauta, arpa y orquesta.

Konrad Hünteler, flauta
Helga Storck, arpa
Orchestra of the 18th Century con instrumentos originales
Dir.: Frans Brüggen
PHILIPS 442148-2 DDD


El Mozart español

Juan Crisóstomo Arriaga
Obra orquestal: Sinfonía en Re, Oberturas Op. 1 y de los Esclavos Felices
La Capella Reial de Catalunya
Dir.: Jordi Savall
AUVIDIS E-8532 DDD

Música entre amigos

Tríos para piano, clarinete y violonchelo

Brahms, Beethoven y Mozart

Emanuel Ax, Richard Stoltzman y Yo-Yo Ma
SONY CLASSICAL  SK 57499 DDD

Un tardío reconocimiento

Anton Bruckner
Sinfonía n°6 en La Mayor
Berliner Philarmoniker
Dir.: Daniel Baremboim
TELDEC 4509-94556-2 DDD

La sincera humanidad de Verdi

Giuseppe Verdi Messa de Requiem. Quatro Pezzi Sacri
Price, Elias, Björling, Tozzi, Minton
Singverein der Gesellschaft der
Musikfreunde Wien
Wiener Philarmoniker
Los Angeles Philarmonic Orchestra
Dirs.: Fritz Reiner y Zubin Mehta
DECCA. 444 833-2 DDD

Música – Kleines Requiem für eine

Kleines Requiem für eine
Polka Op. 66
Lerchenmusik Op. 53
Görecki
Schönberg Ensemble.
Reinbert De Leeuw
PHILIPS 442533-2 DDD

Nacionalismo y modernidad en la guitarra española

Spanish XXth. Century Guitar Music
Llobet, Rodrigo, Falla, Torroba, Isasi, Gombau, Seco de Arpe, Marco, Pascual y García Abril
Agustín Maruri, guitarra
EMEC E-009 DDD

Un césar Franck sensual

Franck: Sonata para violin y piano en La Mayor
Debussy: Sonata para violin y piano en Sol Menor
Ravel: Berceuse. Pieza en forma de habanera. Tzigane
Agustín Dumay, violin
María Joao Pires, piano
DEUTSCHE GRAMMOPHON
445880-2 DDD


Música – Igor Stravinsky

Igor Stravinsky,
Le Sacre du Printemps
Les Noces
Bojko y Maruna. Ludha y Silins.
Kammerchor Fronst. Senff.
Members of Piano Circus
Deutsches Symphonie Orchester
Berlín. Vladimir Ashkenazy
DECCA 444542-2 ddd


Les Elemens

Les Elémens,
de Jean-Féry Rebel
Alessandro,
de Christoph Willibald Gluck
Sonata en Mi m,
de Georg Philipp Telemann
Musica Antiqua Koln
Director: Reinhardt  Goebel
ARCHIV. 445 824-2. DDD

Música..

Boulez '95
Sinfonía n° 6 de Mahler
Orquesta Filarmónica de Viena
Director: P. Boulez
DEUTSCHE GRAMMOPHON
445 835-2 DDD

Obras de Oliver Messiaen
Orquesta de Cleveland
Director: P. Boulez
DEUTSCHE GRAMMOPHON
445 827-2 DDD

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies