Compartir:

[[wysiwyg_imageupload:1368:height=310,width=200]]Entre los humanistas italianos del siglo XV, dos personajes tan destacados como Lorenzo Valla y Poggio Bracciolini son objeto de estudio histórico y filológico en esta obra de la doctora Bonmatí, autora de otros tantos trabajos sobre el humanismo y humanistas españoles e italianos. El textolatino con edición crítica y traducción del Apólogo de Valla aporta como interesante novedad la colación del manuscrito 6 1 3 de la Biblioteca Riccardiana de Florencia, posiblemente una copia coetánea de la obra de Valla, que junto con las ediciones más antiguas, han servido para fijar esta nueva edición del texto latino.

En cuanto al contenido, se trata de dos pequeñas obras de carácter mordaz que tienen por objeto el enfrentamiento de estos dos humanistas precisamente por su distinta concepción de la lengua latina. La polémica con Poggio sobre el uso de la lengua latina nos sitúa en la atmósfera humanista del siglo xvque busca el origen de la lengua literaria latina y el estudio de la historia de la lengua latina para hacer un uso acertado de ella en su reutilización como lengua de cultura. Es aquí donde se produce una contraposición de las opiniones de los dos autores. Valla, autor de las Elegancias opta por un latín preceptivo, elevado y puro, mientras que Bracciolini es de la opinión de que «habría varios usos de la lengua latina hablada en el Lacio por los latinos, quienes tendrían la necesidad de un uso común».

En el Apólogo,Valla, de forma dialogada, introduce a Guarino de Verona como árbitro de la disputa con Bracciolini, para defenderse de la cuarta invectiva que le había dirigido Poggio y atacar a su oponente. La censura se basa fundamentalmente en el mal uso que éste hace del latín en términos concretos durante su conversación. En la Quinta invectiva, Bracciolini se defiende de las acusaciones de Lorenzo Valla y arremete contra él con virulencia.

Sin duda, la discusión entre estos dos humanistas no pasa de una anécdota que la autora aprovecha para situarnos en el más puro ambiente del humanismo italiano del siglo XV, con un breve pero acertado desarrollo preliminar en el que explica el origen y desarrollo de la disputa y facilita el entendimiento de una faceta más pedestre de maestros y eruditos reconocidos.


Compartir: