Compartir:

George Eliot es el pseudónimo masculino de Mary Anne Evans, considerada una de las mejores escritoras británicas. Contemporánea de las hermanas Brontë (Charlotte, Emily y Anne), las sobrevivió a todas (1819 1880).

Autora de siete novelas y de casi una docena de libros de poemas, es conocida sobre todo por las narraciones Silas Marner, de una notable amargura, y Middlenmarch, ameno retrato de la vida de provincias, con gran número de personajes inolvidables. Adam Bede es la primera novela publicada por Eliot, en 1859. La trama se basa en el relato que hizo a la autora su tía Elisabeth Evans, predicadora metodista (en la novela con el nombre de Dinah Morris, prima de la protagonista, Hetty Sorrel).

1799, en la ficticia localidad rural de Hayslope. Adam Bede es un carpintero, excelente persona, enamorado de Hetty Sorrel, sobrina de un granjero amigo. Pero a ella le atrae el capitán Arthur Donnithorne, nieto y heredero de un hombre rico. Hay cierto amor en Hetty, pero también una calculadora ambición matrimonial. Cuando Adam interrumpe una cita entre ellos, Adam y Arthur pelean. Arthur se compromete a renunciar a Hetty, dejar Hayslope y regresar a la milicia.

Abandonada así por Arthur, Hetty decide casarse, sin amor, con Adam, pero antes de la boda descubre que está embarazada. Busca a Arthur. No lo encuentra. La vergüenza le impide regresar a Hayslope. Después del parto, se deshace del hijo. No lo asesina con sus propias manos, pero lo abandona donde no puede encontrar más que la muerte. Es capturada, juzgada por infanticidio y condenada a la horca. Cuando Arthur Donnithorne, con licencia de la milicia para el funeral de su abuelo, se entera de la inmediata ejecución, conseguirá que la pena de muerte sea conmutada por la deportación.

Finalmente, Adam y Dinah toman poco a poco conciencia de su amor mutuo, se casan y viven en paz con su familia.

Más que por la trama, la novela es célebre por el retrato moral de los personajes y por el estilo, de un vigor que algunos han comparado con Shakespeare. Frente a la frívola y calculadora Hetty, la figura de Dinah Morris es un ejemplo de bondad, de realismo y de altruismo. Adam Bede es, en principio, una persona de principios rígidos, pero los acontecimientos que tiene que vivir le hacen comprender mejor a los débiles y a los que se equivocan. La novela termina con esta palabras de Dinah: «Come in, Adam, and rest; it has been a hard day for thee»; «Ven, Adam, y descansa; este ha sido un día duro para ti».

Adam Bede es una muestra destacada de la convicción de George Eliot de que el arte de la novela va más allá del entretenimiento y que debe reflejar la naturaleza humana. Para Eliot, la felicidad es el premio de virtudes como la vida por la tolerancia, la compasión y la comprensión. En cambio, la frivolidad, la ambición sin límites, la indiferencia no pueden traer más que desgracias.


Compartir:

Adolfo Torrecilla (Madrid, 1960) es profesor y crítico literario. Dirige la sección de literatura de la agencia Aceprensa y colabora en diferentes revistas y medios de comunicación. Entre otras publicaciones, es autor de “Dos gardenias para ti y otros relatos”.