Compartir:

Edward Brooks es director ejecutivo del Oxford Character Project. Ha participado en las jornadas sobre la Educación del carácter en la universidad, celebradas en Madrid el 30 de septiembre y 1 de octubre de 2021, organizadas por UNIR y por el ICS (Instituto Cultura y Sociedad) de la Universidad de Navarra. Su ponencia versó sobre Challenges of the Oxford Character Project («Retos del Oxford Character Project). La reproducimos aquí a continuación: en vídeo (primero doblado y luego con el sonido original inglés) y transcrita.


Muchísimas gracias por darme la oportunidad de hablar ante este público tan distinguido de un tema tan importante como es la educación del carácter. Gracias a todos los profesores y a las personas que han estado involucradas en la organización de estas jornadas. Es un auténtico privilegio estar hoy aquí […].

[Min. 1:05] The Oxford Character Project (El proyecto del carácter en Oxford) es un programa que surgió en la universidad en el año 2014 y del que yo soy director desde sus inicios. Me gustaría hablar de los retos poniéndolos en contexto con otras dos temáticas: el cambio y la oportunidad. Esto lo he sacado de un magnífico libro escrito por Derek Bok, antiguo presidente de la Universidad de Harvard, en donde habla de la educación avanzada en el siglo XXI.

[…].

[Min. 2:30][…] Derek Bok destaca tres retos: división, desorientación y desconfianza.

División:el mundo está masivamente conectado, pero hay gente que se desconecta de esa globalización y está cada vez más dividida. Un ejemplo es lo que está pasando ahora en el Reino Unido.
Desorientación: causada por el delirante ritmo al que está cambiando la sociedad.
Desconfianza: dentro de una misma comunidad, entre individuos.

[Min. 3:10] No todo es negativo. Dentro de este contexto también podemos encontrar oportunidades, sobre todo en nuestro contexto de la educación universitaria. […] Las universidades educan a jóvenes en una fase crucial de su desarrollo. Por eso los profesores tienen una gran oportunidad para generar unas bases sólidas que permitan a los alumnos prosperar en la vida, ayudarles en sus carreras e introducirles en la sociedad.

(Min. 4:09) El primer reto del que me gustaría hablar es sobre la educación del carácter dentro del proyecto de Oxford […]. No cabe duda de que la universidad de Oxford produce pensadores y lideres. Pero ¿produce pensadores sabios y buenos lideres?

[…].

[Min. 5:40] Por supuesto, este problema no es exclusivo del Reino Unido […].  [Min. 6:08] […] Se pueden hacer dos cosas: en primer lugar, podemos investigar y entender qué significa, en la época moderna, educar el carácter en instituciones como las nuestras y desarrollar programas para ello. Con esto en mente, basándonos en investigaciones para entender el carácter, y a través de la iniciativa del liderazgo global, hemos creado grupos de quince estudiantes de postgrado por todo el mundo y les hemos introducido en un curso de siete meses, sobre el liderazgo […].

[Min. 7:00] El segundo reto es el escepticismo, un reto conceptual y práctico al mismo tiempo […]. ¿Qué es la virtud?, ¿qué es carácter?, ¿podemos confiar en cultivar algo que se llama carácter? Tenemos que ser conscientes de todas las reticencias que nos podemos encontrar. Son muchos los autores que se muestran escépticos sobre rasgos consistentes y globales y no creen que se pueda actuar sobre el carácter. Entonces: ¿deberíamos hacerlo?, ¿podemos hacerlo? Exploramos estas cuestiones como una oportunidad de investigación y nos pusimos a trabajar en [Min. 8:30] tres áreas. Primero, el desarrollo del carácter en la educación superior. Aquí pensamos en diferentes metodologías prácticas. ¿Cómo se desarrolla el carácter a lo largo del tiempo? A partir de esto diseñado siete estrategias para el desarrollo del carácter de las que hablaremos más adelante[…].

[Min. 9:05] La siguiente área en la que trabajamos fue la de ponernos en contacto con otras instituciones que estuviesen llevando a cabo proyectos similares al nuestro en otras partes del mundo, para hacer de esto una disciplina global. A partir de una conferencia que organizamos en el año 2017 (existe un volumen editado que todavía no se ha publicado, esperemos que esté listo para el año que viene) hemos trabajado el desarrollo del carácter a través de diferentes disciplinas. Se está llevando a cabo una excelente tarea en la educación del carácter en diferentes lugares, sobre todo en la Universidad de Wake Forest en Carolina del Norte; Christian Miller ya trabajaba en la educación del carácter antes que nosotros, y Nathan Hatch, el antiguo presidente de esta universidad, nos ha apoyado mucho para desarrollar el carácter como un objetivo institucional de las universidades.

[Min. 9:50] Después continuamos con el carácter y el liderazgo. ¿Cómo están relacionados estos conceptos? ¿De qué modo un programa sobre el liderazgo puede educar el carácter? […] Hemos hecho lo posible por trabajar de forma sistemática y rigurosa con los diferentes grupos que forman parte de nuestro proyecto y que han compartido la misma motivación desde el momento en el que se apuntaron. Hemos publicado esos resultados en el Journal for Moral Education el año pasado; se corresponde con la primera fase de nuestra investigación.

[10:35] Sobre la cuestión de si las universidades deberían cultivar la virtud, la respuesta es que sí. Las universidades están para formar a las personas que estudian en ella, los espacios físicos, las personas con las que interactuamos… Todo ello nos impacta.

[Min. 11:00] [Cuatro razones por las que cultivar la virtud en las universidades, tomadas de Christian Miller]:

[Min. 11:38] La primera: las aspiraciones de los estudiantes. Los alumnos son conscientes de que las vidas virtuosas son inspiradoras y admirables. A través de nuestra experiencia hemos observado que están ansiosos por formar parte de nuestro programa. Empezamos con pequeñas reuniones para almorzar, animando a los estudiantes a preguntarse sobre sus ideas sobre el carácter y el liderazgo. Rápidamente nos percatamos de que hay muchos más estudiantes interesados en unirse a los programas que estamos desarrollando de lo que inicialmente habíamos pensado y para los que teníamos capacidad. Estos proyectos son largos y extracurriculares y suponen un gran compromiso por su parte, pero aun así los alumnos tienen un interés real por saber quiénes son, en qué se están convirtiendo, qué estructuras hay a su alrededor y dónde están los recursos que necesitan.

[Min. 12:30] A la hora de plantearnos la forma correcta o incorrecta de iniciar esta conversación con nuestros alumnos no creo que debamos decirles lo que tienen que hacer, es necesario presentar una idea de deseos más que de mejora del carácter. Es ahí en donde se abren la gran mayoría de oportunidades de desarrollo.

[Min. 12:45] La segunda razón: es un bien público. Las vidas virtuosas no son simplemente beneficiosas para el individuo; hacen que el mundo sea un lugar mejor para vivir.

[Min. 12:56] La tercera razón es el beneficio personal. Un buen carácter es gratificante.

[Min. 13:00] La cuarta razón es la fe religiosa. Este es un punto muy importante. Muchas universidades son seculares. Hay muchos estudiantes que vienen de diferentes partes del mundo con unas creencias religiosa concretas y que apoyan el florecimiento personal y la formación de carácter.

[Min. 13:28] La quinta razón es el desarrollo del carácter psicológico y social. Están aprendiendo a ser adultos. Este es un momento crucial para el desarrollo del carácter. Es una idea que se refuerza través de diferentes trabajos recientes desde el punto de vista neurocientífico y del desarrollo del cerebro.

(Min. 13:50) La sexta razón es la buena ciudadanía. Las comunidades políticas que están surgiendo necesitan líderes y ciudadanos que ejerzan la virtud del carácter […].

[Min. 13:55] La séptima razón es su desarrollo académico […] y profesional. 

A continuación, les presento las siete estrategias que he mencionado hace un momento sobre cómo pueden las universidades cultivar el carácter.

[Min. 14:12- 20:12] Revisando la bibliografía sobre los métodos para desarrollar el carácter a lo largo del tiempo he estado estudiando aquellos que han sido validados por las investigaciones más recientes. De estas  investigaciones han surgido estas siete estrategias para el desarrollo del carácter que hemos ido integrando en nuestros programas con estudiantes.
1. Hábito a través de la práctica. La idea es que somos lo que hacemos. La clásica idea de Aristóteles. ¿Cómo podemos ser justos? Pues actuando de forma justa. Al igual que alguien que toca el arpa o que construye casas necesita practicar para conseguir mejorar su técnica, una persona es valiente haciendo cosas valientes. La práctica nos ayuda a aprender y debemos habituarnos a cultivar nuestro carácter.
2. Reflexionar sobre la experiencia personal. La reflexión es fundamental para aprender de la experiencia[…]. Los estudiantes tienen que aprender a reflexionar sobre su experiencia personal, de forma colectiva e individual.
3. Comprometerse con ejemplos virtuosos. Se han llevado a cabo buenas investigaciones sobre la educación moral. Véanse los estudios teóricos de Linda Zagzebski, de la Universidad de Oklahoma, desde un punto de vista filosófico. Hay también mucha investigación empírica sobre el tipo de modelos que son más relevantes para el desarrollo del carácter. Debe ser algo factible, no perfecto, pero sí encaminado y tenemos que pensar en formas de cómo dar acceso a nuestros estudiantes a este tipo de personas.

[Min. 16:33] 4. Diálogo que aumente la alfabetización [la compresión del vocabolario] de la virtud. […] He de decir que nosotros no impartimos un curso filosófico teórico sobre la virtud ética. Intentamos introducir la teoría suficiente que apoyan los objetivos de desarrollo. Ayudamos a los estudiantes a ver de dónde viene la teoría, pero intentamos que esta quede en un segundo plano mientras que los objetivos de desarrollo personal ofrecen a los estudiantes la oportunidad de explorar más, si eso desean. Empezamos con el método socrático. Presentamos la virtud de carácter como tema de debate y suele haber un tímido consenso sobre la importancia de la virtud del carácter. Por ejemplo, si queremos hablar de la gratitud como una virtud del carácter, empezamos a explorar las diferentes lecturas que podamos incluir en la conversación y que resulten útiles y aprovechables para los estudiantes:desde artículos de opinión, poesía, literatura, etc. Después moderamos un debate empezando con ejemplos de gratitud que conocemos, que son importantes en liderazgo. Luego entramos en temas más profundos. Suelen surgir desacuerdos, pero al mismo tiempo se promueve una atmósfera de seguridad psicológica. Los alumnos se atreven a decir cosas de las que no están muy seguros, pero que creen que es su postura, y se les anima a retar a otros.
5. Ser consciente de las variables de contexto […]. Las diferentes presiones que nos rodean, las diferentes formas en las que las instituciones dan incentivos…
[Min. 19:16] 6. Recordatorios morales. Compromisos con nosotros mismos o con otras personas. No vale solo introducir una idea y dejarla ahí, hay que desarrollarla con el tiempo y recordarles a los alumnos cuáles son sus compromisos y sus convicciones.
[Min. 19:30] 7. Las amistades de responsabilidad mutua. Aristóteles habla de tres tipos de amistades: amigos de utilidad, como los compañeros de trabajo; amigos de placer, aquellos con los que compartimos intereses; y amigos de virtud, que simplemente están interesados en la prosperidad de una persona. Todos estos tipos de amistad tiene su momento y su lugar […].

Son estrategias sencillas que después integramos en todos nuestros programas de formas diferentes. Esto lo hemos estado haciendo desde nuestros inicios en el año 2014 de forma consistente. Michael Lamb ha liderado este proyecto. Fue nuestro primer alumno de posdoctorado. Ahora está en Wake Forest.

[Min. 20:30] Pasamos a hablar sobre el tercer reto: la escala. Desde el año 2014 y hasta el 2017 hemos disfrutado enormemente con estos grupos de quince-veinte alumnos. Tuvimos la oportunidad de contar con excelentes ponentes, como Nannel O. Keohane, una teórica política con mucho renombre, que ha escrito sobre liderazgo (sentada en el centro en la fotografía que les presento). Estos grupos pequeños están funcionando muy bien, pero la cuestión es [Min. 21:20]: ¿cómo conseguimos llevarlos a unas escalas mayores? Pues a través de las alianzas […]. No podemos llevar a cabo este tipo de proyectos tan ambiciosos solos […].

[Min. 25:52] El cuarto reto, las presiones de situación. La imagen que acompaña a esto es una sandia cuadrada, las cultivan dentro de una caja y consiguen esta forma tan curiosa. Y lo que quiero trasmitir con esto es que las instituciones en las que crecemos nos van dando forma. Michael Lewis, el famosos periodista financiero, habla de «los riesgos laborales de trabajar en Wall Street» en la columna de opinión del periódico Bloomberg.

[Min. 26:58] La idea es que los alumnos, mientras van avanzando en Oxford, están dentro de un entorno maravilloso con diferentes personas, pueden conversar, compartir comidas, generar debates interesantes […]. Pero la realidad es que al final de esta etapa universitaria cada uno se va por su lado a diferentes partes del mundo y ejercen trabajos diferentes. Abogados, políticos, trabajadores de ONG… Todos estos contextos ya existen, ya tienen unos marcos a su alrededor para darles forma y les ayudan a forjarse como personas.

[…].

Estamos preparando a los estudiantes para el mundo […] Debemos entender el contexto al que se van a enfrentar los estudiantes y ver cómo podemos ayudarles a que estén preparados.

[…]

[Min. 28:10] El año pasado, con la ayuda de la Fundación Tempelton, empezamos un nuevo proyecto sobre liderazgo, cultura y carácter en cuatro sectores: financiero, tecnológico, derecho y empresarial. Contábamos con veinte empresas, todas pequeñas y con sede en el Reino Unido, con las que fuimos estableciendo alianzas. La idea era entender, al trabajar con nuestros socios, la importancia en su contexto de las virtudes del carácter y cuáles son las fundamentales que hay que desarrollar. Para conseguir responder a estas preguntas, debemos entender cómo estas empresas pueden ayudar a nuestros estudiantes a forjarlas.

[Min. 28:55] Empezamos este proyecto a partir de las siguientes preguntas: ¿cuáles son los valores más importantes?, ¿cuál es el papel del carácter en el buen liderazgo? (Esto se ha desarrollado mucho en esta etapa de pandemia), ¿cómo está el carácter influenciado por la moral y el ecosistema intelectual de las organizaciones? Nos pareció más apropiado utilizar organizaciones más que culturas porque estas normalmente se contradicen cuando hablamos de ideas como estrategias o espacios físicos. ¿Cómo se desarrolla el carácter en las organizaciones y en la educación profesional? ¿Se analizan  todas las ideas que pueden surgir en una compañía para ayudar a las personas a desarrollarse de forma ética e intelectual para que la empresa funcione bien? [Min. 29:40] Actualmente aún seguimos recolectando datos […].

[Min. 31:05] A través de un estudio longitudinal de diez años realizamos un seguimiento a los alumnos desde su primer año de la carrera para saber cómo estas presiones ambientales les han afectado y cómo podemos nosotros ayudarles a vivir bien y continuar el crecimiento que empezaron en su vida universitaria o quizás antes. Seguimos trabajando para medir de forma empírica el desarrollo del carácter antes y después a través de estudios longitudinales y programas específicos. Empezamos a hacer alguna experimentación con un aprendizaje automático y análisis de textos con el Oxford Internet Institute y Grant Blank, que nos han ayudado mucho en este sentido.

[Min. 31:50] Finalmente, el quinto reto […] El reto del covid-19, que ha supuesto un gran desafío para la educación superior. Esto ha afectado a diferentes personas en diferentes lugares de maneras ligeramente distintas; en Oxford toda la docencia ha sido online. A partir de aquí surge una gran oportunidad de desarrollar este aprendizaje híbrido.

[Min. 32:30] Tuvimos que trabajar con todos nuestros grupos de forma online y ver cómo evolucionan y si el aprendizaje que habían funcionado tan bien en el ambiente offline podría ser replicado en el online a través de un programa híbrido llamado Global Leadership Challenge. Lo hemos creado junto con la Universidad de St. Gallen, que a lo largo de 50 años ha unido el discurso sobre el liderazgo intergeneracional en temas importantes. [Min. 33:00] La idea de este programa es ayudar a las nuevas generaciones en un tiempo clave y difícil ya que la sociedad está reinventándose […]. [Min. 33:30] Unimos las ideas de carácter y desarrollo de líderes responsables a través de un programa de una semana de duración […]. Los estudiantes se adhieren a este programa, algunos de forma presencial en Oxford y St. Gallen, otros desde diferentes partes del mundo de forma virtual […]. Si los retos a los que nos enfrentamos no son simplemente de un momento y un lugar concreto sino algo global, ¿cómo podemos aprovechar al máximo las nuevas tecnologías que están a nuestra disposición para empezar a conectarlos?


[Traducción del inglés: Ana Fernández Míguez. Edición y subrayados: José Manuel Grau Navarro].


Compartir: