Compartir:

Los grandes viajes realizados por Vasco da Gama, que consiguió establecer una ruta marítima desde Portugal hasta la India en los últimos años del siglo XV, constituyen la trama sobre la que Camões construye un poema épico, Os Lusíadas (1572), que se convertirá en el gran canto de las hazañas del pueblo portugués y en una extraordinaria obra literaria.

Nada de original tiene el hecho de que se escriba un poema heroico durante el Renacimiento: los recuerdos remotos de Virgilio y de Lucano habrían sido suficiente justificación para los poetas del siglo XVI; pero, además, el éxito de Ariosto y de Tasso se convirtió pronto en un acicate más. Y siguiendo los preceptos aristotélicos, eran muchos los que veían en la epopeya la más elevada forma de expresión poética, pues mantiene la proximidad a la historia y hace pocas concesiones a la ficción. Sin embargo, Camões fue capaz de convertir los viajes en una experiencia en la que se mezclan la objetividad de lo vivido y una rica tradición cultural.

Camões ha sabido construir el poema con distintos tonos y cuyo hilo narrativo nos lleva mucho más allá de las hazañas de Vasco da Gama: basta el encuentro con un rey africano para que el héroe lleve a cabo un breve bosquejo de la historia de Portugal, sin omitir el episodio de la muerte de Inés de Castro (1355), lo que da la posibilidad al autor de mostrar también sus capacidades poéticas en tono trágico. O cuando Tetis recién casada con el gran capitán (Vasco da Gama), le muestra un mapa del mundo, enumera pueblos, trajes y culturas diversas: son los habitantes de la Tierra los que han hecho que el mundo sea como es. La curiosidad va más allá que la de Alejandro Magno, pero el espíritu del humanista se impone y permite al poeta, como si fuera un dios, contemplar el mundo desde arriba. El encuentro con Oriente va a permitir a Portugal y, en definitiva, a todo Occidente alcanzar un cambio que parecía imposible. El mundo antiguo queda superado por las hazañas de Vasco da Gama, que había abierto la ruta marítima que permitió al propio Camões llegar a la India, conocer la realidad de las tierras lejanas, admirarse con lo que vio y con la magnitud de la empresa realizada por los portugueses. Eran los mares que lo llevaron a describir la belleza vivida en versos de incomparable fuerza; los mares en los que naufragó al regresar, salvando la vida y el manuscrito de Os Lusíadas.

La Biblioteca de Occidente considera que la obra de Camões debe formar parte de su colección porque constituye el más hermoso relato del encuentro de Oriente y Occidente; porque su autor supo expresar con admiración y belleza la multiplicidad de las culturas, y escribió un poema épico que supera el ámbito nacional y se convierte en la exaltación de la capacidad humana; y porque es una obra que invita a la reflexión al lector actual.


Compartir:

Catedrático de Filolofía Románica de las universidades de Alcalá y Ginebra. Director del Centro de Estudios Cervantinos