El declive de la democracia

Por qué las redes sociales debilitan la democracia

Las redes sociales alimentan el miedo, el escarnio y la autocensura -afirma Haidt-. Para paliar el daño propone templar las instituciones democráticas para que puedan soportar la ira y la desconfianza crónicas; reformar las redes para que se vuelvan menos corrosivas socialmente; y preparar mejor a la siguiente generación para la ciudadanía democrática en esta nueva era.

La mentira y el deterioro de la democracia

Que las mentiras factuales en la política democrática pasan factura lo prueba la crisis que provocó el discurso del exprimer ministro húngaro Ferenc Gyurcsány en 2006. Que la verdad no puntúa al alza lo corroboran los resultados de las elecciones de Portugal en 2009 y lo que pasó después. Dos ejemplos recientes que le sirven al autor para explicar cómo las mentiras socavan la confianza entre gobernantes y gobernados.