Bernd Dietz

3 publicaciones 0 Comentarios
Poeta y ensayista

Auden y sus hermanos

Son los aniversarios aguijón de la amnesia y, con suerte, revulsivo para la indolencia que sobrevive en el tópico o el prejuicio. También, desde luego, sana oportunidad para honrar a los héroes y a los muertos. Aunque su principal aliciente tal vez sea la invitación a poner en claro lo que comportan esa persona señalada y la efeméride, lo que en verdad significan, a día o en el año de la fecha, en virtud de la experiencia acumulada hasta el citado instante, para quienes quieran ser con inteligencia sensibles a los hechos, la persona y la efeméride en cuestión desde la encrucijada del presente.Abordo así la oportunidad de escribir, con motivo del recién transcurrido centenario de su nacimiento, sobre W. H. Auden, el poderoso poeta, un líder indiscutido en su momento (de ahí que Samuel Hynes le pusiese a un famoso libro el título de The Auden Generation. Literature and Politics in England in the 1930s), al estudio de cuya obra de juventud dedicara yo una parte no pequeña de mi propia bisoñez. Me moveré así, y nunca mejor dicho lo de la movilidad, dentro del paradigma de la recepción; y no sólo por enmendar un pasado en lo que tuvo de síntoma generacional, corrigiendo con retraso culpable un error, sino ante todo por un afán de servir al futuro consignando, desde una vocación de permanencia en el juicio, lo que a la postre hubo y lo que su intelección nos enseña. Recordando que Auden fue grande y noble en sus fallos de apreciación, pero mucho más grande y mucho más noble aún en su rectificación. Un cambio de rumbo, el del poeta, que algunos fuimos demasiado estúpidos para comprender, o tal vez demasiado cobardes y acomodaticios para reivindicar, en aquella España de la transición.Porque España, cómo no, es importante para este argumento. En realidad, es poco menos que esencial. No en vano resulta archisabido que «Spain» supone la obra paradigmática que otorga su carácter a la llamada thirties poetry. De esta composición declara Stephen Spender, y lo hace bien a posteriori, en su ya anticomunista —y arriesgadamente honesta— autobiografía de 1953, World Within World, que es «the best poetic statement in English of the Republican case». Si a ello añadimos que la guerra civil española fue vista como un enfrentamiento arquetípico entre el bien y el mal, la last great cause por excelencia, una ocasión única, tal pregonaban los Hemingway y los Dos Passos, para tomar vigoroso partido en pro de la causa de la humanidad, por parte de toda una avalancha de artistas, escritores e intelectuales, tanto europeos como norteamericanos, parece obvio que no cabe subestimar su relevancia. ¿O acaso no fue Auden el poeta más sabio, el más reverenciado de su generación, el único indiscutidamente superior al resto?Sin embargo, no es menos sabido que de los Collected Poems de 1976, publicados al poco de morir el poeta, se excluyen ostensiblemente y por deseo de éste determinadas composiciones, pertenecientes a los años treinta y que son las...

Una inmersión en la política francesa

 Conjeturaríase que nuestro país, antaño eje de una civilización e indiscutible nación preponderante— —aun si quisiéramos hacer valer salvedades como las expuestas por Henry Kamen en su considerable Imperio. La forja de España como potencia mundial—— no se debió de sentir cómodo en ese papel. Porque lo que ha venido practicando desde entonces, salvo paréntesis tan honrosos como demonizados, es una ininterrumpida recogida de velas, un viaje sin retorno a la miopía, una introspección creciente en torno a la patria chica, los objetivos inmediatos y el familismo amoral. Es como si quisiéramos tener el horizonte al alcance de la mano, tal si desdeñáramos cuanto no quepa bajo la mesa camilla, cual si buscásemos cobijo en el verano inacabable de la puerilidad. De ahí que el actual presidente organice esos encuentros de mandatarios autonómicos con atrezzo de cumbre planetaria, o que admitamos unas políticas lingüísticas susceptibles de asegurar que, en el próximo futuro, los ciudadanos se hayan desembarazado de la lengua común. De esta manera, podremos toparnos con el vértigo de lo desconocido sin salir de casa; y acometer los pleitos de vecindad como si fuesen arduas cuestiones de geopolítica internacional.En consonancia con dicha mentalidad, hemos logrado quedar situados a la cola de Europa en el dominio de lenguas extranjeras, agravando así nuestro tradicional desinterés por saber lo que se cuece en otras sociedades. Del mismo modo, no hay en nuestro ámbito académico expertos de máximo rango en la cultura, la historia, la sociedad o la política de las principales naciones del mundo, ni se preocupan las universidades españolas— —celosas también ellas de los favores provincianos—— por buscar o formar a los profesionales que, en otras latitudes, cumplen con la útil y patriótica función de convertirse en mediadores, informantes y hasta actores influyentes en el amplísimo campo de las relaciones internacionales. ¿A qué sorprendernos, si incluso el hispanismo ha venido siendo una disciplina fuertemente acaparada por figuras y centros de investigación de otros países, ante los que a lo sumo nos hemos esforzado por conseguir algún que otro empate meritorio?Por lo enunciado, adquiere excepcional relevancia este último libro de Cuenca Toribio, La Francia actual. Política y políticos, que nos llega en su tercera edición corregida y aumentada. Con independencia de que sería tal vez interesante, para los intereses españoles, disponer de un nutrido elenco de especialistas en lo que los anglo-norteamericanos denominan Area Studies, esto es, de filólogos, historiadores y politólogos peritos en las diferentes áreas culturales, especialistas, por tanto, cuyo nivel de excelencia fuese equiparable al de un buen profesional de ese campo y en el país en cuestión (pues no otro es el rasero que se aplica un hispanista alemán o estadounidense), es visible que Francia aparece en primera línea. Desde esta premisa, el libro de Cuenca Toribio ejerce una función singularmente aleccionadora. Pese a estar estructurada como una colección de ensayos, reseñas de libros franceses de importancia y glosas, la obra posee coherencia y peso de conjunto. Focalizado en los dirigentes políticos fundamentales, y aprovechando para una...

Filosofía a partir de ejemplos

El autor hace referencia a una reflexión de etapas de la historia española entre 1823 y 1996 como la década ominosa, el nacimiento de los partidos políticos, la implantación del liberalismo, el primer franquismo, entre otras.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies