Begoña Castiella

5 publicaciones 0 Comentarios
Corresponsal de diario ABC en Grecia

El nuevo Museo de la Acrópolis

La polémica sobre los patrimonios de la humanidad y los nacionales, sobre países de origen y devoluciones, es una constante en los últimos años. Desde finales de junio, con un capítulo nuevo: se ha inaugurado el nuevo Museo de la Acrópolis en Atenas, donde están expuestos los tesoros de la arquitectura clásica griega... y las copias de los que se encuentran en otros museos del mundo. ¿Regresarán los originales que faltan en un futuro, quizás lejano?, ¿o pertenecen para siempre a los museos, a los países que los exhiben?El sábado 20 de junio se hizo realidad el deseo de los arqueólogos griegos y de todos los amantes del arte clásico: abrió sus puertas el nuevo Museo de la Acrópolis, obra del arquitecto suizo Bernard Tschumi, a menos de trescientos metros de la colina en la que se encuentran los templos del Partenón y de Atenea Victoriosa, el Erecteión y otras obras arquitectónicas de la época clásica griega.EL PROYECTO DEL MUSEO, SUEÑO DE MELINA MERCURIEl nuevo museo ha sido durante más de treinta años un proyecto interminable, iniciado por la idea del político Constantino Karamanlis en los años setenta. Pero empezó a concretarse con la actriz Melina Mercuri, nombrada por el primer ministro socialista Andreas Papandreu ministra de Cultura. Melina, como se la conoce familiarmente en Grecia, era una actriz visceral y carismática convertida en ministra apasionada. Comenzó su lucha personal por el regreso del patrimonio griego en museos extranjeros y especialmente por los denominados «Mármoles de Elgin», valiosas esculturas del Partenón y otros monumentos cercanos que se encuentran en el Museo Británico de Londres.Fue Melina la que convocó el primer concurso arquitectónico para el nuevo museo, la que en cada uno de sus viajes al extranjero hablaba del tema con pasión y daba argumentos serios (la Acrópolis es un monumento único perteneciente a la Humanidad y debe de conservarse y preservarse entero) y sentimentales («los mármoles son griegos y deben de volver a su cuna»). Mercuri fue ministra muchos años: desde el primer gobierno socialista de 1981 hasta 1989, y luego desde 1993, cuando volvió a ganar las elecciones Papandreu hasta su fallecimiento (por cáncer de pulmón, al ser fumadora empedernida) en 1994. Su viudo, el cineasta Jules Dassin, siguió viviendo en Grecia y luchando por el museo y el regreso de las esculturas hasta su muerte en 2008. La institución creada por ambos, la Fundación Melina Mercuri, obtiene los beneficios de sus películas y continúa apoyando la conservación de los monumentos de la Acrópolis y las iniciativas para la reunificación de las esculturas del Partenón. Todo lo que hizo Melina estaba basado en su apasionada convicción de que la Acrópolis es una entidad de valor artístico único, representando el espíritu griego y simbolizando sus valores, principios e ideales. Ideales de armonía, grandiosidad a la vez que sencillez, equilibrio, belleza estética, perspectiva.Tras varios concursos arquitectónicos y muchas polémicas, finalmente la obra fue adjudicada al arquitecto suizo Bernard Tschumi, entonces decano de la Escuela de Arquitectura de la Universidad de...
Nueva Revista

Ciudadanos europeos, rehenes de Grecia y Turquía

Se hace referencia a las minorías musulmanas que viven en Grecia y Turquía.

Energía olímpica para la cultura europea

Ha hecho falta que los Juegos Olímpicos (JJ OO) regresen a Grecia este verano para que la vida cultural helena reciba una inyección renovadora. Numerosos proyectos y reformas han podido realizarse y se terminarán a tiempo para que los visitantes olímpicos puedan conocerlos en el mes de agosto y el resto de griegos y turistas... los sigan disfrutando después.LA OLIMPIADA CULTURALComo botón de muestra sirve el ambicioso proyecto a nivel nacional e internacional de la Olimpiada Cultural, que comenzó en 1988 como Fundación Internacional de la Olimpiada Cultural con el apoyo del Comité Olímpico Internacional, la UNESCO y el Ministerio de Cultura griego. Con objeto de dar proyección internacional a esta Olimpiada Cultural y fomentar la cultura como apoyo para los JJ OO, a partir del año 2000 se desarrollaron una serie de actividades que incluyen música y danza, teatro, exposiciones artísticas, festivales y muchas otras iniciativas culturales, Relacionados con España y con mucho éxito, las representaciones en Atenas de la Salomé de Saura con Aída Gómez como protagonista, la primera versión teatral de Medea hecha por Kakoyanis con Nuria Espert, la exposición «El toro en el Mediterráneo. Mitos y ritos», que se inauguró en el Museu d'Historia de la Ciudad de Barcelona y luego se exhibió en el Museo Benaki de Atenas; la participación de Grecia como país invitado en la última edición de ARCO en Madrid y, dentro de unas semanas la exposición «Picasso y la influencia griega» en el Museo Gulandris de Arte Contemporáneo en la isla de Andros. A nivel internacional, grandes nombres del teatro clásico, compositores y artistas se han sucedido en diversas manifestaciones a lo largo de estos cuatro años, y han tenido especial notoriedad las representaciones de teatro clásico por grupos del mundo entero.El segundo ejemplo son las obras de mejora en la ciudad de Atenas, cuna de los JJ OO de la nueva era en 1896 y ahora en los de verano que comenzarán el 13 de agosto. El organismo que se ocupa de estas mejoras, junto con el Ayuntamiento de Atenas y el Ministerio de Obras Públicas se denomina Unificación de Lugares Arqueológicos de Atenas. El proyecto original fue idea del fallecido urbanista Antonis Tritsis hace muchos años y ahora lo dirige uno de sus colaboradores, Yanis Kalantidis. El actual equipo está consiguiendo mejorar el centro de la ciudad gracias, en primer lugar, al denominado Paseo Arqueológico que, mediante calles peatonales, permitirá visitar la mayor parte de los lugares arqueológicos de importancia en Atenas. Ya se han creado anchos paseos peatonales alrededor de la Acrópolis y del Agora (calles Dionisio Aeropagita, Apóstol Pablo y Adrianu, por ejemplo). Se están mejorando también las cuatro plazas más céntricas de la ciudad (la de la Constitución -Sindagma-, la de la Concordia -Omonia- y las de Monastiraki y Kumunduru). Se siguen arreglando calles céntricas como la Mitropóleos y Athinás; barrios de importancia histórica como el Thisio, Psirí y Placa, a los pies de la Acrópolis, y zonas arqueológicas como el Cerámico, el Agora griega...

Un desafío continental: Chipre

 Pendiente la opinión pública mundial del desarme de Sadam Husein, se ha hurtado a la atención de no pocos observadores políticos a otros movimientos que, aunque de consecuencias inmediatas limitadas más bien a Europa, tienen en los tiempos que corren un alto valor estratégico y simbólico. El veintiocho de febrero pasado Kofi Annan daba a conocer el ultimátum de Naciones Unidas a las partes implicadas en el conflicto chipriota, un problema enquistado en el Mediterráneo Oriental que enfrenta desde hace más de veinticinco años a dos países futuros miembros de la Unión Europea (UE). Según el secretario general de Naciones Unidas, las comunidades insulares grecochipriota y turcochipriota tendrían hasta mediados de marzo para aceptar su ingreso conjunto en la UE, como Estado reunificado; los respectivos jefes de Estado se reunirían luego en La Haya para realizar una suerte de firma política que, de llegar a producirse antes del treinta de marzo, daría lugar a la convocatoria de sendos referendos para que los ciudadanos ratificaran la decisión de sus gobernantes. Ello permitirá a ambas comunidades, y a los países garantes (Reino Unido, Turquía y Grecia) firmar al día siguiente, treinta y uno de marzo del 2003, el acuerdo de adhesión a la UE y disponerse para la ceremonia oficial, prevista para el dieciséis de abril en el pórtico de Ataio de Antenas, y a la que están ya convocados los otros ocho países europeos que aspiran a formar parte en la misma tanda del club europeo. Begoña Castiella analiza los últimos decisivos acontecimientos en la isla, así como algunos hechos del pasado que permiten comprender los obstáculos con los que se enfrentan todavía los chipriotas. A finales de febrero pasado, en la denominada Chipre libre -la República de Chipre, con mayoría de grecochipriotas y reconocida por la comunidad internacional-, se celebraron elecciones presidenciales y de ellas resultó que Glafkos Clerides, de 84 años, presidente durante tres mandatos y anteriormente varias veces titular de diferentes carteras, quedaba fuera del poder. El presidente electo, llamado Tasos Papadópulos, es de momento una gran incógnita. Acaudalado abogado cuya única afición conocida era el trabajo, tenía hasta el momento una trayectoria política distinta a la que ofrece su perfil actual, pero consiguió una sorprendente victoria en el primer domingo electoral, cuando obtuvo el 51,51% de los votos. El electorado chipriota mostró sin ambages la necesidad de cambiar, de tomar decisiones valientes. En la otra Chipre -la zona invadida por el Ejército turco en el verano de 1974 y donde existe la autoproclamada República Turca de Chipre del Norte (sin otro reconocimiento internacional que el de Turquía, país del que es una especie de Estado satélite)-, los ánimos están revueltos y muchas voces critican ya abiertamente a su líder, Rauf Denktash, otro veterano y no menos hábil político de 79 años. Han sido masivas las manifestaciones en la zona ocupada para reivindicar la reunificación de la isla y la dimisión de Denktash. Y ahora todos están pendientes de la decisión de los dos líderes de las comunidades griega...

Un desafío continental. Chipre

Pendiente la opinión pública mundial del desarme de Sadam Husein, se ha hurtado a la atención de no pocos observadores políticos a otros movimientos que, aunque de consecuencias inmediatas limitadas más bien a Europa, tienen en los tiempos que corren un alto valor estratégico y simbólico. El veintiocho de febrero pasado Kofi Annan daba a conocer el ultimátum de Naciones Unidas a las partes implicadas en el conflicto chipriota, un problema enquistado en el Mediterráneo Oriental que enfrenta desde hace más de veinticinco años a dos países futuros miembros de la Unión Europea (UE). Según el secretario general de Naciones Unidas, las comunidades insulares grecochipriota y turcochipriota tendrían hasta mediados de marzo para aceptar su ingreso conjunto en la UE, como Estado reunificado; los respectivos jefes de Estado se reunirían luego en La Haya para realizar una suerte de firma política que, de llegar a producirse antes del treinta de marzo, daría lugar a la convocatoria de sendos referendos para que los ciudadanos ratificaran la decisión de sus gobernantes. Ello permitirá a ambas comunidades, y a los países garantes (Reino Unido, Turquía y Grecia) firmar al día siguiente, treinta y uno de marzo del 2003, el acuerdo de adhesión a la UE y disponerse para la ceremonia oficial, prevista para el dieciséis de abril en el pórtico de Ataio de Antenas, y a la que están ya convocados los otros ocho países europeos que aspiran a formar parte en la misma tanda del club europeo. Begoña Castiella analiza los últimos decisivos acontecimientos en la isla, así como algunos hechos del pasado que permiten comprender los obstáculos con los que se enfrentan todavía los chipriotas.A finales de febrero pasado, en la denominada Chipre libre -la República de Chipre, con mayoría de grecochipriotas y reconocida por la comunidad internacional-, se celebraron elecciones presidenciales y de ellas resultó que Glafkos Clerides, de 84 años, presidente durante tres mandatos y anteriormente varias veces titular de diferentes carteras, quedaba fuera del poder. El presidente electo, llamado Tasos Papadópulos, es de momento una gran incógnita. Acaudalado abogado cuya única afición conocida era el trabajo, tenía hasta el momento una trayectoria política distinta a la que ofrece su perfil actual, pero consiguió una sorprendente victoria en el primer domingo electoral, cuando obtuvo el 51,51% de los votos. El electorado chipriota mostró sin ambages la necesidad de cambiar, de tomar decisiones valientes.En la otra Chipre -la zona invadida por el Ejército turco en el verano de 1974 y donde existe la autoproclamada República Turca de Chipre del Norte (sin otro reconocimiento internacional que el de Turquía, país del que es una especie de Estado satélite)-, los ánimos están revueltos y muchas voces critican ya abiertamente a su líder, Rauf Denktash, otro veterano y no menos hábil político de 79 años. Han sido masivas las manifestaciones en la zona ocupada para reivindicar la reunificación de la isla y la dimisión de Denktash. Y ahora todos están pendientes de la decisión de los dos líderes de las comunidades griega...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies