José Luis Álvarez

1 publicaciones 0 Comentarios
PROFESOR DE LIDERAZGO DE INSEAD. DOCTOR EN SOCIOLOGÍA. UNIVERSIDAD DE HARVARD

El liderazgo de los presidentes de gobierno

La importancia en la práctica política española del presidente del gobierno es incluso mayor que la otorgada por la Constitución. No solo preside el ejecutivo, sino que a través de su partido domina el legislativo e influencia notablemente al poder judicial a través de los mecanismos de nombramientos de sus órganos superiores. Este hiperliderazgo no es rechazado por la ciudadanía, al contrario. En palabras de dos prestigiosos estudiosos, que bien podrían aplicarse a España: «Si existe una única motivación común a todos los presidentes, esta no es la popularidad ni el hecho mismo de gobernar. Es el liderazgo. Por encima de cualquier otra cosa, el público quiere que los presidentes sean líderes fuertes, y los presidentes saben que su éxito como tales, junto con su lugar en la historia, depende del grado en que ciudadanos, élites políticas, académicos y periodistas los perciban satisfaciendo tan elevada expectativa» (Moey Wilson, 1994, p. 11). A pesar de su importancia, existen todavía pocos trabajos comparativos sobre los presidentes españoles que los examinen desde la perspectiva del liderazgo político. Existe, por supuesto, mucha, y alguna excelente, producción periodística, pero a menudo con preferencias partidistas obvias que, aunque legítimas, son metodológicamente perturbadoras para el académico. Evaluar presidentes de gobierno desde el punto de vista del liderazgo es retador, ya que la evaluación no debe ser exclusivamente sobre personalidades, o carisma, o habilidades políticas, o incluso sobre resultados. El factor determinante de la evaluación debería ser cómo cada presidente reaccionó a las contingencias que le tocaron en suerte. Pero estas suelen ser distintas. De hecho, en la historia presidencial española todos los contextos presidenciales han sido sustancialmente distintos, excepto la crisis económica de 2008 que ha afectado a los presidentes Zapatero y Rajoy. Como dice el autor más sofisticado en este campo: «Los caracteres y los talentos de los presidentes nos dice tan poco del impacto político del liderazgo precisamente porque el liderazgo no ha sido un test estándar, ante el que cada uno ha tenido una oportunidad igual para asegurar su lugar en la historia» (Skowronek, 1993, p. 19). Estas dificultades metodológicas comparativas, incluso presentes en países como los Estados Unidos, con 44 presidentes hasta la actualidad y con un régimen constitucional continuo y estable, son mucho mayores en España, de todavía corto recorrido democrático. Por esto, un esquema clasificatorio cualitativo, simple e intuitivo, como el bien conocido de Burns (1978) sobre liderazgo transformacional y transaccional, puede ser apropiado para un primer análisis del liderazgo presidencial en España. Burns definió dos tipos fundamentales de liderazgo. El primero es el transaccional, el que capacita a una comunidad a solventar sus retos operativos, no críticos. Se denomina así porque sus mecanismos son la negociación, el acomodo de intereses, el do ut des y otros medios habituales de trabajo político. Los desafíos que este liderazgo soluciona serían llamados años más tarde, en el libro más influyente sobre liderazgo general de las últimas décadas (Heifetz, 1994), retos «técnicos», aquellos que se pueden resolver dentro de la existente zona de confort. El segundo tipo es...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies