Elisa Luque Alcaide

1 publicaciones 0 Comentarios
Pofesora de la Universidad de Navarra
Nueva Revista

El bicentenario de la archidiócesis de Baltimore

 En abril de 2008 la archidiócesis de Baltimore (Maryland) cumplía los doscientos años de su erección como primera metropolitana de Elos Estados Unidos; el 8 de abril de 1808 Pío VII elevó a arzobispado el único obispado existente en los Estados Federados de Norteamérica. Al mismo tiempo el Papa erigió los obispados de Boston, Bardstown (Louisville), Filadelfia y Nueva York, desmembrando los vastos territorios integrados hasta entonces en la diócesis de Baltimore. Uno de los principales motivos del viaje de Benedicto XVI a Estados Unidos ha sido unirse a las conmemoraciones de este evento, desplegando a su vez una acción apostólica con impacto evidente como han mostrado los medios de comunicación social.Maryland fue desde sus orígenes un Estado en donde católicos y protestantes podían convivir en paz como resultado de los esfuerzos del católico inglés Jorge Calvert que logró en 1629 de Carlos I de Inglaterra carta de propiedad para establecer una colonia en la América inglesa en la que hubiera libertad religiosa. Calvert falleció antes de emprender el viaje y sería su hijo, Cecil Calvert, quien encabezaría la expedición formada por unos trescientos colonos, católicos y protestantes, que arribaría al puerto de Baltimore en 1634. En aquel grupo viajaron tres jesuitas, uno de los cuales, Andrés White, celebraría la primera misa en Maryland.Los jesuitas atendieron a los colonos católicos y evangelizaron a los indios de la zona. Tres de los misioneros sufrieron martirio: René Goulpin en 1642 y Jean de Lalande e Isaac Jogues en 1646, siendo canonizados en 1930. Fruto de su labor fue la conversión de Katerina Tekakwitha (1659-1682), beatificada el 22 de junio de 1980, hija de un guerrero mohawk y una madre algonquin, que habitaban con su tribu en la actual Manhattan (Nueva York).No fue fácil mantener la libertad religiosa en una colonia de la Inglaterra anglicana. El Acta de la Asamblea de Maryland (1649), redactada por Calvert, declaraba que «ninguna persona o personas dentro de esta provincia que profesen la fe de Jesucristo será a partir de ahora molestada a causa de su religión». En 1683 se aprobó una ley similar en Nueva York. Pero en ese mismo año de 1683 Maryland pasó a ser colonia real y se dictaron leyes anticatólicas. A pesar de ello, los católicos continuaron viviendo su fe sorteando los obstáculos. Finalmente, la Constitución de los Estados Federados de América del Norte declaró que no se había de exigir ninguna prueba sobre la religión de quien ocupase un cargo público. La ratificación de la Primera enmienda, en 1791, prohibía al Congreso establecer ninguna religión o restringir la libertad religiosa.La nación se configuró en el respeto de toda religión profesada por sus súbditos. La separación IglesiaEstado no supuso una pérdida de la presencia eclesial en la vida pública en la que cada confesión tenía una representatividad propia. Esta realidad provocaba el asombro de una Europa que vivía los sangrientos momentos de la Revolución francesa. Benedicto XVI en la audiencia del miércoles, 30 abril 2008, en la plaza de...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies