Redacción NR

2 publicaciones 0 Comentarios

El modelo de Sagasta en oratoria liberal y la prensa

Esta obra se basa en un inmenso trabajo de documentación llevado a cabo bajo la dirección de José Antonio Caballero, editor de la obra, supone un paso de gigante en la investigación histórica y filológica de la oratoria parlamentaria del político riojano.

La nueva UE: ¿de Lisboa a Estrasburgo, pasando por las Azores?

En dos artículos recientes de Nueva Revista, Belén Becerril y Gaspar Atienza han analizado con claridad poco frecuente la encrucijada en que se encuentra la Unión Europea. Estas líneas pretenden centrarse, más parcialmente, en el posible impacto del nuevo tratado ya en vigor sobre dos características políticas de la Unión: el peso de los Estados dentro de las instituciones comunitarias y la centralidad de Bruselas como capital europea. ¿NUEVA UNIÓN EUROPEA? Aquel «la presente Constitución crea la Unión Europea» con que se abría el Tratado Constitucional naufragado tenía algo de chocante. En Europa nos cuesta aceptar que pueda revestirse de ropajes retóricos revolucionarios cualquier paso de un proceso que es esencialmente gradual por premonición y encargo de sus padres fundadores. Otro tanto ocurre tras haber roto amarras el Tratado de Lisboa (ciudad simbólica, por cierto, que invitará a hablar de Europa con términos marineros en los próximos años). No obstante, llamar nueva a la Unión que surgirá del Tratado de Lisboa puede no resultar exagerado. Basta hacer girar, con algo de imaginación política, la matriz de los acuerdos logrados. Se han alterado los procesos de toma de decisión en muchos campos, y cabe preguntarse sobre el efecto del cambio en los equilibrios de poder. Y esto aclarando de antemano que la nueva figura del presidente del Consejo Europeo no tendrá iniciativa normativa ni poder político decisorio (ni siquiera voto, en la nueva institución que preside) y que el nuevo alto representante/vicepresidente de la Comisión deberá abrirse paso mediante su buen hacer. Entre las decisiones que deben ser tomadas en los próximos meses y que afectarán a las relaciones institucionales dentro de la Unión pueden mencionarse la aprobación de los nuevos reglamentos internos del Consejo Europeo y del Consejo (relaciones del presidente del Consejo Europeo con la Presidencia rotatoria), la presidencia de los grupos de trabajo preparatorios del Consejo y la creación de estas nuevas estructuras en materia de Justicia e Interior, la aprobación del marco en el que se articularán el procedimiento legislativo ordinario, los actos delegados o el procedimiento presupuestario, y, muy especialmente, el diseño del nuevo Servicio Europeo de Acción Exterior. Hay poco garantizado en el futuro inmediato de la organización internacional de integración más avanzada del mundo. Algo seguro es que sus perfiles dependerán del genio de los que apliquen el nuevo tratado y de los usos que vayan surgiendo. El dominó de nombres y cargos de estas semanas es algo novedoso y constructivo. En cualquier caso, está contribuyendo a crear cierta conciencia política europea que no se había logrado con el sufragio directo del Parlamento. Parece que hay en juego muchos más de ambos, puestos y candidatos, de los que se están barajando, y ya han aparecido sorpresas previsibles. Quizás se pueda orientar nuestra cábala pensando que a la postre una balanza de precisión se equilibra más fácilmente con pesas pequeñas, especialmente si hay alguien ya situado en uno de los platillos. Conviene también tener presente que una cartografía precisa de la distribución de poder incluye además entre otros...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies