Compartir:

 

Los datos en que se fundamenta el presente análisis electoral se corresponden con los oficialmente publicados en la página web del Ministerio del Interior (www.generales2008.mir.es), en la semana del 1723 de Marzo en la que se realizó el presente artículo.

 Con el 99,9% escrutado (sólo pendiente de impugnaciones) y sin computar el voto de los ciudadanos inscritos en el Censo de Residentes Ausentes (CERA), los datos más significativos que, desde el análisis político, conviene destacar, son los siguientes:

I LA PARTICIPACIÓN

De un 75,32%. Escasamente inferior, en un 0,34%, a la participación producida en las elecciones generales de 2004. Conviene recordar que la mayor participación en las cinco últimas elecciones generales (93, 96, 00, 04, 08) fue la del año 1996 con el 77,38%.

II EL RESULTADO ELECTORAL

 votacion.png

La información dispersa que llega del voto emitido por ciudadanos inscritos en el Censo de Residentes Ausentes (CERA) es que el PSOE, habría ganado en todas las provincias salvo en Tenerife, obteniendo 217.686 votos, frente a los 106.265 del Partido Popular. Esto quiere decir, que la diferencia estimada (pendiente de impugnaciones), entre los dos grandes partidos, es de 1.005.972 (11.282.210 votos del PSOE frente a los 10.276.238 del Partido Popular).

Por lo tanto: el Partido Popular estaría a 44.940 votos de su mejor resultado producido en el año 2000 (mayoría absoluta), donde obtuvo 10.321.178 votos (44,52%), con una participación electoral del 68,71% y mejor que el resultado del año 96 (acceso al poder del PP) donde sacó 9.716.006 votos (38,79%), con una participación del 77,38%. Evidentemente, son datos cuantitativos que habría que corregir con los sucesivos incrementos del censo producidos en estos años.

EL PSOE: en cuanto al número de votos, obtiene el mejor resultado de su historia, sólo superado en porcentaje (43,65%), en el año 82 (48,11%), y en el 86 (44,06%).

PP y PSOE suman el 84% de los votos (80% en el 2004) y 323 escaños (92% de los escaños frente al 90% del 2004).

Convergencia y Unió (CiU): obtiene 774.317 (21%), es decir, 61.154 votos menos que en 2004, (20,8%). Hay que remontarse a 1982, (772.673) para ver un resultado equivalente al de este año. Su mejor resultado fue en el año 93, (1.165.783); desde ese año en cada elección general ha perdido entre 60.000 y 180.000 votos. Repite su representación parlamentaria de 10 diputados.

Partido Nacionalista Vasco (PNV): pierde 117.000 votos respecto a 2004, de los cuales la mitad radica en los núcleos urbanos. En 2004 acudió en coalición con EA y obtuvo 420.980 votos (33,72%). Este año ha concurrido a las elecciones solo, sin EA, y ha obtenido 308.624 votos (27,14%). Los nacionalistas vascos pierden en Vizcaya 63.977 votos, en Guipúzcoa 38.511 votos y en Álava 15.246 votos. Especialmente relevante es la pérdida de 18.225 votos en Bilbao quedando como segunda fuerza política en la capital, ya que el PSOE ha obtenido allí 72.055 votos frente a los 53.480 de los Jeltzales. El PNV reduce su representación parlamentaria en un diputado respecto a 2004, teniendo 6 diputados en el Congreso.

Izquierda Unida (IU): pierde 321.041 votos respecto a 2004, obteniendo 963.040 votos. La dinámica del voto útil y el conocimiento de que gobernaba en Mondragón con Acción Nacionalista Vasca (ANV), después del asesinato de Isaías Carrasco, le deja con dos diputados (3 menos respecto a 2004) y en una difícil situación política, aunque parece que hay todavía casi 1 millón de personas a la izquierda del PSOE que se resiste a votar a los socialistas.

Ezquerra Republicana de Cataluña (ERC): pierde 355.723 votos respecto a 2004, obteniendo ahora 296.473 votos. Pierde 246.473 votos en Barcelona. Dado que la participación en Cataluña ha sido un 4,77% menor que en 2004 ha perdido votos que no sólo han ido a parar al PSC, sino muy especialmente a la abstención. Tiene 3 diputados (5 menos respecto a la legislatura anterior).

Bloque Nacionalista Galego (BNG): mantiene su nivel de votos con diferencias poco significativas, así como sus dos parlamentarios en el Congreso por A Coruña y Pontevedra. Tiene 209.042 votos en toda Galicia.

Coalición Canaria (CC): pierde 56.779 votos en toda la Comunidad (71.000 en Las Palmas). Pierde un diputado en Las Palmas y conserva los dos de Tenerife.

Unión Progreso y Democracia (UPyD): obtiene en su primera comparecencia electoral 303.535 votos, de los cuales, 131.242, corresponden a la circunscripción de Madrid (3,76%). Asimismo, se debe destacar que sus mejores resultados en esta circunscripción se corresponden con los distritos y ayuntamientos donde gobierna el PP (en Madrid capital, la media está por encima de su porcentaje regional del 3,99%). También, tiene especial incidencia en municipios como Las Rozas, (6,09%), Majadahonda (5,72%) frente a otros como Leganés (2,97%) o Parla (2,11%). En Vizcaya obtiene 5.919 votos y como consecuencia el Partido Popular pierde el segundo escaño en esta circunscripción electoral por 581 votos. En Córdoba, el partido de Rosa Díez obtiene, 2.780 votos, y también provoca que el Partido Popular pierda el tercer escaño en esa provincia por unos 1.800 votos.

Nafarroa Bai: mantiene estable su electorado pasando de 61.045 votos (17,98%) a 62.073 votos (el 18,53%). Continua, por tanto, con un diputado.

III ANÁLISIS POLÍTICO

BIPARTIDISMO ELECTORAL PERO NO POLÍTICO

Parece evidente que llegar al poder es mucho más difícil que conservarlo. Son dos objetivos distintos que exigen actuaciones, habilidades y estrategias diferentes. El Partido Popular (401.829 votos más) y el PSOE (38.361 votos más) son partidos muy fuertes que consolidan en estas elecciones el bipartidismo electoral (84% de los votos). Quizás no existe el bipartidismo político porque este exige un «contexto político de sociedad consensual». Es decir, el acuerdo sobre la arquitectura institucional básica del estado entre los dos grandes partidos.

LAS CLAVES EN EL PARTIDO POPULAR

El Partido Popular tiene crecimientos notables, no sólo en las Comunidades Autónomas donde gobierna: Madrid (196.734 votos más), Comunidad Valencia (169.000 votos) y Murcia (50.000 más) con participaciones, en las tres Comunidades del 80%, donde incrementa su ventaja al PSOE. Además, también, experimenta un fuerte crecimiento de votos en Andalucía (199.678 votos más) y en CastillaLa Mancha, donde pasa a ser primera fuerza política, ganando 48.000 votos. También gana 75.000 votos en Cataluña. Las pérdidas más sustanciales, con esa pérdida de dos diputados, son en Galicia (100.000 votos menos) y en el País Vasco (29.000 votos menos).

votacion_2.png

votacion_3.png

LAS CLAVES EN EL PARTIDO SOCIALISTA

El PSOE presenta una radiografía electoral más estable, con menos aristas, y por lo tanto, más homogénea. En Cataluña, es verdad que sube 4 escaños, pero creciendo sólo 80.000 votos. Su gran salto es en el País Vasco, donde sube 11 puntos porcentuales y 86.000 votos. Sus pérdidas más evidentes están en Madrid (166.680 votos menos) y Andalucía (65.5000 votos menos), en la Comunidad Valenciana (sólo pierde 13.000 votos).

votacion_4.png

OTRAS CLAVES QUE INFLUYERON EN EL VOTO

1 En estos comicios los debates televisados y el atentado terrorista a 48 horas de las elecciones actuaron, «como acelerador de tendencia», favoreciendo la polarización.

2 El atentado, probablemente, produjo un aumento de la participación, dinámica de voto útil hacia el PSOE y un efecto de solidaridad (casi un deber cívico de manifestar con el voto la repulsa al atentado) hacia el partido de Isaías Carrasco. Se desconoce su exacta incidencia, pero, electoralmente, se traduce en votos al PSOE.

3 El PSOE construyó un guión político que resultó exitoso. Básicamente: 1) «El Partido Popular es la extrema derecha y por lo tanto, significa un retroceso». 2) «Son los enemigos de Cataluña». Es decir, un argumento general o transversal de uso múltiple para retener su electorado básico, y el otro argumento cuyo objeto es convertir un territorio en un fortín electoral propio, cohesionándolo y movilizándolo entorno al miedo contra el Partido Popular. Recordemos que el eslogan era «si tu no vas, ellos vuelven», con una foto de Rajoy, Acebes y Zaplana.

4 El eje discursivo y frontal izquierdaderecha ha funcionado, una vez más, con mayor eficacia que otros, comprobándose que funcionan los clichés, los sambenitos y las ideas simples en una campaña electoral. Así lo demuestra el rocoso resultado electoral del PSOE en toda España, donde la única pérdida significativa ha sido en Madrid. Sin embargo, la utilización del Partido Popular de otros ejes electorales: privilegios territorialesigualdad, inmigración controladainmigración libre, deterioro de la economía familiaroptimismo económico, han podido cohesionar y movilizar a su electorado, consiguiendo, este partido, claramente, voto de la abstención o transvase de votos del PSOE al PP como, por ejemplo, en Madrid.

5 No hay posibilidad de mayorías políticas independentistas o soberanistas. Los ciudadanos tienen otras prioridades políticas. El PSOE (en sus versiones PSE y PSC) ha llegado con ellos como socios o aliados de ERC o del PNV hasta el límite de sus reivindicaciones. Pero, para dar el último paso, para franquear la frontera hacia el soberanismo, no tienen apoyo social estos partidos. Esa simbiosis política o transformismo político del PSOE que acompaña a estos partidos hasta los aledaños del soberanismo tiene su recompensa en esos sectores políticos y sociales que viendo al PSOE en apuros electorales frente al Partido Popular (empate técnico, vaticinaban las encuestas) hacen prevalecer su simpatía hacia el PSOE y su enemistad hacia los populares sobre sus más íntimas inclinaciones nacionalistas.

6 El crecimiento electoral del PSOE (1,04 más respecto a 2004) proviene del descalabro de IU, ERC y del PNV. Izquierda Unida pierde entorno al 25% del electorado que tuvo en 2004. El caso de ERC es más complicado de atribuir directamente al PSOE porque gana 80.000 votos en Cataluña mientras que los independentistas catalanes llegan a perder 355.723 votos, e ICV pierde 51.000 votos. Ya hemos explicado que el Partido Popular ha ganado 75.500 votos en Cataluña y ha crecido, electoralmente, entre 1,5% y un 2% en el cinturón industrial. Tampoco los votos del PSCPSOE pueden proceder, mayoritariamente, de la participación, ya que esta, descendió un 4,77%. El PSCPSOE se benefician de una parte del electorado de Ezquerra, pero sobre todo, de que una parte sustancial de ese mismo electorado no ha ido a votar y, por tanto, el rédito electoral que obtienen procede de los restos electorales ya que los únicos partidos que incrementan sus resultados son PSC, (4 más), y PP (2 más) en detrimento de ERC (5 menos) e ICV (1 menos).

7 Sin los 25 diputados del PSC, el PSOE tiene 144 diputados, es decir, 10 diputados menos que el Partido Popular. El mantenimiento de una convivencia equilibrada entre PSC y PSOE será una de las claves de la próxima Legislatura.[[wysiwyg_imageupload:864:height=95,width=220]] El PSOE luchará por no seguir siendo desnaturalizado en su identidad nacional por el exceso de la influencia nacionalista que le aporta el PSC, mientras éste, buscará mantener su hegemonía política en Cataluña, no dejando espacio político propio al electorado de ICV y de ERC. El PSC parece ahora un portaaviones con dos pistas complementarias, pero pertenecientes al mismo conglomerado como son ERC e ICV. En palabras de Xavier VidalFoch, refiriéndose al PSC: «Ese partido encarna hoy con mayor precisión que los demás, la realidad sociológica e identitaria de una gran mayoría de catalanes. Una realidad dual, compartida, superpuesta. Es el único partido al que estos reconocen como incuestionablemente español e inequívocamente catalán… y catalanista».

8 Una de las más claras conclusiones de estas elecciones es que el PSOE vampiriza a sus coaligados. Todos los que pactaron en la Legislatura pasada con Zapatero su mayoría parlamentaria han tenido muy mal resultado electoral.

9 El PSOE ha demostrado que sobre todo es una gran máquina electoral, muy versátil y flexible, con distintas caras y estrategias según sea la realidad política y social que aborde. Teniendo un amplio catálogo de propuestas que aplica eficazmente a la distintas tipologías electorales le han salido las cuentas porque los socialistas ganan en Cataluña más representación política de la que pierden en otras Comunidades debido al peliagudo debate territorial.

10 La coalición más clara para la próxima legislatura del PSOE parece que es con el PNV y este partido ya ha empezado a recibir de aquel, el dulce abrazo del oso para apoderarse de parte de su caudal electoral, al mismo tiempo, que crea una dinámica de cambio político en el País Vasco. La importante pérdida de votos del PNV en estos comicios electorales, 117.000, el fuerte incremento del PSE, 86.000, un referéndum en el aire, la cercanía de las elecciones autonómicas, son factores políticos que pesarán a la hora de establecer las correspondientes alianzas o acuerdos políticos.

  El intento de entronización de un bipartidismo en el País Vasco «PSOEPNV» tendrá resistencia activa en la posibilidad de que el Partido Popular pueda ser la «bisagra decisiva» para lo que tendrá que hacer los deberes precisos y necesarios con objeto de ampliar su base social.

11 La tendencia al oligopolio político que representa el Partido Popular en Comunidades como Madrid, Valencia y Murcia, así como su inalterable fortaleza en la Comunidad de CastillaLeón, (salvo en León), motivarán la implantación por parte del PSOE de estrategias de choque, ante el riesgo de convertirse esas Comunidades en una fuerza residual.

12 El Partido Popular, por su parte, tendrá que afrontar con unidad y decisión los innegables problemas que tiene, muy principalmente en Cataluña, (960.000 votos a favor del PSOE), y los riesgos de desubicación política en el País Vasco, ante el avance del bipartidismo, lo cual, exige un posicionamiento estratégico claro y lo que éste lleva asociado.

 En Andalucía, la tendencia al crecimiento es innegable, pero debe de ser reforzada, ya que, la distancia en votos y diputados (3625) es todavía importante, y dadas las peculiaridades de la sociedad andaluza se exige trabajar sobre el terreno debiendo aumentar su poder territorial en las elecciones municipales del año 2011.[[wysiwyg_imageupload:865:height=187,width=220]]

Objetivamente, la descompensación territorial en la implantación política del PP es sin duda uno de los grandes problemas del partido. La estimulante novedad de los buenos resultados obtenidos por el PP en CastillaLa Mancha en estas elecciones y que habrá que revalidar, en términos de efectivo poder político, en las difíciles elecciones municipales y autonómicas de 2011, que no están, ni mucho menos ganadas, ponen, sin embargo, en el escaparate, las cualidades políticas empleadas por el PP en esta Comunidad y que han tenido un notable éxito.La unidad básica del partido, el trabajo bien hecho,  la adecuada composición de las candidaturas con personas pegadas al terreno y una adecuada renovación política (notable gestión de la política de recursos humanos), la apuesta por el centro, y la buena organización, son sin duda unas buenas credenciales, una referencia, con atractivo para ser generalizadas en las circunscripciones electorales donde el PP debe crecer para ganar.

13 Estos son los verdaderos problemas. Ante de las elecciones generales de 2011, los dos grandes partidos, tendrán que sortear las elecciones europeas y vascas (2009), así como, las gallegas, municipales y autonómicas y catalanas, con la consiguiente lectura política de cada una de ellas.

14 El PSOE ha crecido en las llamadas Comunidades históricas (Andalucía tiene otra tipología), por su estrategia de pactos con los nacionalistas de Cataluña, País Vasco y Galicia, con el objetivo político último de ir sometiéndoles y creciendo a su costa.

15 El Partido Popular tiene la necesidad de buscar un espacio político diferencial en esas Comunidades que guarde coherencia con sus planteamientos políticos y con su discurso nacional. No se trata de destruir ni de detener todo el camino recorrido desde 1990. El análisis electoral y político nos indica con meridiana claridad dónde se encuentra el problema.[[wysiwyg_imageupload:866:height=259,width=220]] No se puede que es necesaria cierta aproximación a las actitudes y posiciones políticas de centro pero sin olvidar la base de 10.276.238 españoles que ha respaldado con su voto la firmeza y la coherencia política de un discurso homogéneo en toda España. Ampliar el electorado es el objetivo, pero conservando y reforzando el electorado propio, que es mucho mayor del que es necesario captar para gobernar. También habrá que estar atentos a si se produce algún giro político en el Gobierno a lo largo de esta nueva Legislatura.

En otro orden de cosas, ¿alguien ve alguna diferencia sustancial entre el discurso básico del Partido Popular y el de Rosa Díez (dejando aparte la laicidad y la posibilidad, que figura en el programa electoral de este partido, de ampliar el aborto)? Ninguna. El voto básico a Rosa Díez ha venido por la claridad de su discurso sobre la política territorial y la política antiterrorista, que es la misma que mantiene el Partido Popular. Ahí vuelve a tener todo el sentido la renovación política de ese partido respetando y honrando a las personas que se han dejado los mejores años de su vida en la aventura de la política.

En fin, todo esto es lo que indica el análisis político objetivo. Hacer real lo posible, siempre tiene su arte.


Compartir: