Compartir:

NUEVA REVISTA, en sus dos series, lleva ya ocho años de presencia activa entre las publicaciones periódicas culturales y políticas de España. Entre 1990 y 1992 nos asomamos a librerías y quioscos y recibimos la confianza y el apoyo de nuestros primeros suscriptores, con otro formato y copiosa ilustración gráfica en todas las secciones. Desde el 93 hemos optado por la actual presentación de revistalibro, que se ajusta probablemente mejor a lo que NUEVA REVISTA pretendió ser desde sus primeros pasos.

La publicación nació de la convergencia de ideas y actitudes de un grupo de profesionales de la Universidad, del periodismo, de las letras y la política y del entendimiento y amistad que se había ido forjando entre nosotros a lo largo de no pocas reuniones en torno al proyecto que algunos de nosotros pusimos sobre la mesa. Con valiosas incorporaciones más, ése es todavía nuestro Consejo Editorial. Veníamos del mundo académico, del de las letras, la prensa (del antiguo diario MADRID), de la UCD y sus Juventudes Liberales, del Club Liberal y otras experiencias semejantes. Nos conocíamos casi todos y habíamos comprobado que compartíamos unos principios éticos y unas ideas bastante precisas y coherentes acerca de España, de su historia y su cultura y de lo que habían sido los más recientes períodos de la vida de nuestro país. Se puede decir que básicamente éramos patriotas, cristianos, liberales, monárquicos y progresistas, aunque quizá no todo ello en la misma proporción ni con igual fervor. Sin embargo, ninguno de nosotros renunciaba a esas dimensiones. Queríamos que España marchara hacia adelante al ritmo y al nivel de la verdadera modernidad, que eso es progresar, superando sus problemas y creando esperanzas para el porvenir.

Nuestro Consejo Editorial se ha reunido mensualmente durante estos casi ocho años, con unas cotas de asistencia y participación más que aceptables. Y se puede decir que el contenido de nuestros cincuenta números ha sido fruto de los debates e intercambios de opiniones de esas sesiones de trabajo. En ese Consejo no hemos tenido más baja que la muy lamentable de Luis Marañón, fallecido en 1996, y del que tuvimos el triste privilegio de publicar un hermoso relato en las páginas de recuerdo y homenaje que le dedicamos en nuestro número 45. Los nombres de algunos de nuestros compañeros de Consejo no han aparecido últimamente en la relación que abre nuestros números «por imperativo legal», cargo que actualmente ocupa en mayo de 1996. De ella y de sus importantes aportaciones a la publicación en virtud de la interpretación de las incompatibilidades que se ha impuesto desde cierta oficina del Estado y que confiamos poder subsanar.

En nuestro número 50 queremos hacer mención especial de varias personas que, con carácter profesional y general reconocimiento, han trabajado y trabajan más directamente en hacer posible NUEVA REVISTA. Sucre Alcalá fue subdirector en toda la primera serie; Lines Martín Bravo, nuestra asesora de imagen en los primeros tiempos, es la creadora del logotipo que campea en nuestras portadas desde el número 1. Rafael Gómez López-Egea y José Luis González Quirós se ocuparon de la redacción y edición durante buena parte de nuestra historia. Arturo Moreno Garcerán y Dámaso Rico han sido consejeros delegados y gerentes; Isabel Martínez-Cubells, Silvia Cortés y Teresa Fontán trabajaron en la redacción y en otras secciones de la empresa. Pilar del Castillo, actual presidenta del Centro de Investigaciones Sociológicas y catedrática de Ciencia Política de la Universidad Nacional de Educación a Distancia, ha sido directora de NUEVA REVISTA desde comienzos de 1995 hasta su nombramiento para el hemos dicho algo en nuestro número 45. José Luis Saura diseña nuestra publicación desde 1991 con el buen hacer profesional que le distingue. Nuestras últimas incorporaciones han sido ya comentadas en un número reciente. Son las de los directores Manuel Barranco Mateos, Manuel Fontán del Junco y Javier Gomá Lanzón, y la jefa de Redacción, Nazareth Echart Orús. Esperamos tenerlos con nosotros y en esas responsabilidades bastante tiempo todavía.

Hay otras personas a cuyo trabajo en NUEVA REVISTA debemos manifestar también nuestro reconcimiento. Juan Ollero asesora y dirige nuestra administración y contabilidad, como el excelente profesional que es. Nieves Simón, en la secretaría, y Esteban Valero están con nosotros desde hace ya 6 años. Belén Campos (Departamento de Promoción y Suscripciones) es una incorporación más reciente, pero igualmente valiosa. De Pilar Soldevilla Fragero decimos que es nuestra «Secretaria Ejecutiva», cuando en realidad es mucho más. No solo desempeña la gerencia sino que, desde que empezamos a preparar el primer número de la revista, ha sido en todo momento el alma de la publicación.


Compartir: