Compartir:

Fiscal, doctor en Derecho, diputado, ministro. Tras su brillante paso por la carrera judicial y por la política, desde 1990 Javier Moscoso es presidente del consejo de redacción de Thomson Reuters Aranzadi. Ayer habló en UNIR, en una jornada organizada en colaboración con la Fundación Ciudadanía y Valores, y destacó que el conocimiento “nunca entra en crisis”.

Con la globalización y con las nuevas tecnologías “han desaparecido las certezas”, afirmó. “Antes se nacía en Pamplona, se casaba uno en Pamplona, trabajaba en Pamplona toda la vida y se moría en Pamplona”. Ahora las crisis financieras son internacionales y el terrorismo ya no es un problema solo nacional (“el irlandés del IRA, el español de ETA”, etc.). Se está produciendo una revolución en el sector productivo. Por ejemplo: se transforma Kodak, no se sabe qué va a pasar con el negocio de los taxis, el de las agencias de viajes, el de los medios de comunicación, el de la banca… Un auténtico peligro radica en que la especulación financiera gana al modelo de producción, lo que crea una gran desconfianza y paro, y “frenar ese paro va a ser difícil”. Hay, por tanto, según Moscoso, que fortalecer los mecanismos globales de control. Eso lo ilustró el ex fiscal general del Estado aludiendo al fútbol. “Es internacional porque se juega con las mismas reglas, pero si los chinos pudieran competir sin que se les pitaran penaltis…”.

Moscoso habló de la situación en España y subrayó la necesidad de combatir la reinante desconfianza institucional. En los años 80 se veía a un diputado en un bar y se le invitaba a café por aclamación popular. Ahora las posibilidades son mayores de que “le apedreen”. La suspicacia afecta a la Monarquía, al Parlamento, a los partidos políticos y a la Justicia. Hay “muchas metástasis”. A la vez, se manifestó en contra del “voto de pobreza” para ingresar en política, porque de esa manera no participarán los mejores. “Una cosa es luchar contra la corrupción y no permitirla de ninguna manera, y otra exigir el voto de pobreza a los políticos”. En España había que considerar adicionalmente el problema territorial (Cataluña y el País Vasco) y la “desigualdad irritante” consecuencia de la crisis económica. Sin clase media y sin la participación de la mujer en el mundo laboral no hay democracia, y “por eso no hay democracia en el mundo árabe”.

Las soluciones para España: en primer lugar, estabilidad política, lo cual implica cumplir con los compromisos en Europa. “Si funciona mejor Europa funcionará mejor España”. Una Europa con un presupuesto común, deuda colectiva, unión fiscal y económica. Pero sobre todo más inversión en educación y en investigación, porque “el conocimiento nunca entra en crisis”.

Moscoso agradeció la invitación de UNIR y se manifestó gratamente sorprendido por la dimensión de esta Universidad, con unos 25.000 alumnos, y por sus técnicas vanguardistas de enseñanza y de excelencia empresarial.

La sesión estuvo dirigida por el también ex ministro Alberto Ruiz-Gallardón, ahora presidente de FUNCIVA. La sesión completa se puede seguir en el vídeo de arriba.


Compartir:

Doctor en Periodismo (Universidad de Navarra). Licenciado en Ciencias Físicas (Universidad Complutense de Madrid). Corresponsal y periodista de ABC. Director de Comunicación del Ministerio de Educación. Ahora coordinador editorial de Nueva Revista.