Nuria Orot

2 publicaciones 0 Comentarios
Especialista en Relaciones Internacionales

¿Será Eurabia? ¿Será un club cristiano secularizado?

El 6 de octubre pasado, la Comisión europea dio luz verde a la futura adhesión de Turquía a la Unión Europea. Fue un sí condicionado. Aceptamos a Turquía, mientras Turquía cumpla con los llamados criterios de Copenhague; pero en cuanto deje de cumplirlos, el proceso se hace de inmediato reversible. Se trata de una solución salomónica que no ofrece a Turquía una respuesta clara a sus aspiraciones europeístas, pero que ha sido cuanto se ha podido lograr tras un arduo y larguísimo proceso. Se trata, señala Nuria Orot, de una negociación marcada desde el inicio por la controversia, y que muestra una profunda división entre los europeos.

El mundo islámico ¿qué es lo que quiere, y puede?

La II Guerra del Golfo ha colocado a Oriente Medio, más que nunca, en el centro de gravedad de la política internacional y, simultáneamente, parece encomendar a Occidente una nueva tarea: la de reformar esa área del planeta — o , por no tomar la parte por el todo, mejor diríamos: la de reformar el mundo islámico—. El mundo islámico es una realidad compleja, que abarca países tan diversos como Senegal, Turquía, Albania, Arabia Saudí o Malasia, por no mencionar otros con significativas minorías islámicas, como es la India. Hablamos habitualmente de Oriente Medio, en sentido estrictamente geográfico, o en su versión ampliada («greater Middle East»), para referirnos a la parte árabe del mundo islámico y a las regiones que la albergan y rodean. Es importante subrayar que esa parte árabe, dentro del mundo islámico, es la minoritaria: los árabes suman unos trescientos millones (con el matiz importante de que no todos ellos son musulmanes, aunque sí la mayoría) en un universo de unos mil quinientos millones de personas -—es decir, los árabes representan sólo una quinta parte aproximadamente del mundo islámico—. Precisamente, esa quinta parte es la que tiene una mayor necesidad de experimentar procesos de reforma. Nótese que, de los países citados como ejemplo de la diversidad islámica, cuatro representan países no árabes y gozan de regímenes políticos democráticos, más o menos desarrollados. El único país árabe en la lista, incluido obviamente a título de ejemplo, es el no democrático. El Informe para el Desarrollo Humano en el mundo árabe (un importante documento de carácter anual, hecho por árabes, e iniciado en 2002 según la plantilla del sistema de Naciones Unidas), reconoce claramente el retraso del mundo árabe en términos de desarrollo humano, un factor clave en la actualidad. Sin embargo, hay que reconocer que, aun cuando la «misión» occidental de reforma se dirige primordialmente al Oriente Medio ampliado, no deja de apuntar a todo el mundo islámico. ¿ES POSIBLE ESA «MISIÓN»? ¿ES DESEABLE? La respuesta no es la única: depende de una serie de consideraciones, y muy señaladamente de la evolución interna del mundo islámico, en primer lugar, de la actitud occidental ante el mundo islámico, en segundo, y finalmente, del destino de los tres ejes del mundo islámico. El mundo islámico es, como hemos apuntado ya, una realidad compleja y, sin embargo, paradójicamente, está dotada de un enorme grado de coherencia interna. Al contrario que la cristiandad, el islam parte de una base única, indiscutible e inmutable, que es la revelación divina contenida en el Corán y, además, no tiende naturalmente a la secularización. La ausencia de una «iglesia» al estilo cristiano, incluso de una jerarquía religiosa, de nuevo al estilo cristiano (sobre todo en la mayoría sunita, con muchos más matices en la minoría chiita), puede explicar el que en el islam no se haya acuñado una frase equivalente a aquello de que hay que dar a Dios y al césar lo que le corresponde a cada uno. Pero además el islam es una doctrina, por así decir,...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies