Marta Rey

2 publicaciones 0 Comentarios
Profesora de la Facultad de economía y empresa. Universidad de A Coruña

Reinventarse o malvivir. De la importancia y de la urgencia de rediseñar el modelo de gestión de la cultura en España

De la importancia y de la urgencia de rediseñar el modelo de gestión de la cultura en España

Las fundaciones culturales en la España contemporánea: de la transición al siglo XXI

Las fundaciones culturales han desempeñado un papel fundamental en la España del último tercio del siglo XX, acompañándonos en la transición hacia la democracia y en la inmersión en la posmodernidad. Las exposiciones de la Fundación Juan March forman parte del paisaje de nuestra educación sentimental en los años ochenta del pasado siglo; las actuaciones de conservación-restauración de la Fundación Caja Madrid nos han dado la bienvenida en tantas visitas a catedrales españolas; las fundaciones del Gran Teatre del Liceu o la Isaac Albéniz nos han brindado, en Barcelona o en Santander, momentos irrepetibles de encuentro con la música clásica; la Fundació la Caixa nos inició a muchos en el arte de la fotografía o en la más rabiosa contemporaneidad; las fundaciones del Santander y del BBVA han presentando obras maestras de la pintura española en América Latina; la Fundación Amigos del Museo del Prado ha acercado las colecciones reales a diversos rincones de España; la Fundación Cultural Mapfre ha profundizado en la creación de finales del XIX... y tantas otras fundaciones que en el ámbito local, autonómico, nacional o internacional han conservado y difundido lo mejor de la cultura abriendo su conocimiento y disfrute a amplias capas sociales.Según el Directorio de Fundaciones Españolas publicado por la Asociación (AEF) en 2007, durante los últimos treinta años el número de fundaciones constituidas anualmente en España ha crecido de forma sostenida. Este crecimiento se ha intensificado sensiblemente durante los últimos quince años, hasta alcanzar un promedio de 454 nuevas fundaciones por año para el periodo 2000-2006, resultando un total de fundaciones en España de en torno a 8.600 al término del mismo. Si focalizamos nuestra atención sobre las fundaciones creadas ex novo entre 1996 y 2006, nos encontramos con que las áreas de adscripción más frecuente han sido la investigación y la cultura (con 334 y 327 fundaciones, respectivamente), seguidas de la cooperación al desarrollo (244), la salud (239), el desarrollo local y regional (199), la tecnología (184) y el medio ambiente (172 fundaciones).Este empuje de lo cultural hizo que en 2006 las fundaciones activas en el ámbito de la cultura (1.329) le pisasen los talones a las fundaciones activas en el ámbito educativo (1.559) y hubiesen desplazado a un tercer y cuarto puestos a las dedicadas a asistencia social (1.141) y a la investigación (1.081). Si sumamos aquellas que se declaran activas en los campos del patrimonio histórico-artístico (582) y del arte (536), concluiremos que el ámbito cultural en sentido amplio es el más cultivado por las 3.061 entidades que respondieron al cuestionario de la AEF, y muy probablemente por el conjunto general de las fundaciones españolas.En ese aparente crecimiento de lo cultural dentro del sector fundacional español han tenido especial protagonismo las fundaciones que gestionan fondos de obra social de las cajas de ahorros -—ellas mismas fundaciones de carácter privado-—, hasta eclipsar a fundaciones patrimoniales que eran tradicional referente en ese ámbito y en abierta competencia con las fundaciones corporativas de grandes bancos. Ahora bien, si atendemos a los...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies