Jesús Yuste

10 publicaciones 0 Comentarios
Crítico de arte

El sorprendente caso de La Tour

La historia de Georges de La Tour, el genial pintor francés del siglo XVII, resulta tan interesante como sorprendente. Eso es en concreto lo que pretendemos analizar en este artículo, y con más razón con motivo de la extraordinaria muestra que le dedica el Museo del Prado.

Exposiciones en Madrid

Repaso a las exposiciones más importantes que tuvieron lugar en Madrid en 2016. Entre las que destacan: la que el Museo Thyssen dedicó a Edvard Munch, el redescubrimiento de Luis de Morales o la de Pierre Bonnard en la Fundación Mapfre.

Van der Weyden y Zurbarán, enriquecidos

Entre las diversas exposiciones de los últimos meses, cada una interesante a su manera, pensamos que dos destacan por encima del resto. Nos referimos a la tan relativamente pequeña como selecta sobre un excelso Van der Weyden, en el Museo del Prado, y a la excelente sobre un Zurbarán enriquecido, en el Museo Thyssen, que se podrá contemplar durante todo el verano del presente año 2015.

El Greco, clásico y transgresor

Dos excelentes exposiciones sobre el Greco, la completísima de Toledo, repartida en varias sedes, y la del Museo del Prado, «El Greco y la pintura moderna», sirven para hacerse una idea cabal de la importancia del genial pintor en el cuarto centenario de su muerte.

De los pioneros del paisaje al aire libre al posimpresionismo

La Fundación Mapfre vuelve a sorprendernos con una excelente muestra sobre los imprescindibles de la pintura impresionista y posimpresionista.

El talento de Hopper y el último Rafael

Sobre Edward Hopper, el gran pintor realista estadounidense del siglo XX, versa la exposición del Museo Thyssen de Madrid que se podrá contemplar durante este verano. La otra gran exposición de este verano, organizada por el Museo del Prado en colaboración con el Louvre, se centra en el Rafael tardío, etapa singular de su trayectoria, tratada por vez primera a fondo.

Polifacético y sugestivo Delacroix

CaixaForum, primero en Madrid y luego en Barcelona, nos brinda la gran oportunidad de ver una extraordinaria retrospectiva de la obra de Eugène Delacroix (1793-1863), el genial pintor romántico francés.

Redescubrir a Chardin

Unas breves palabras de Chardin en torno al papel del pintor, nos hablan de su personalidad y su manera de entender la pintura. Vendrían a decir que «uno se sirve de los colores, pero se pinta con el sentimiento». Y, ciertamente, Chardin, de naturaleza muy diferente a la de los otros grandes pintores franceses del siglo XVIII. Sus lienzos están llenos de un recogimiento que atrae profundamente al espectador moderno.

Iconos del impresionismo

Se pueden citar multitud de exposiciones en las que, de una u otra manera, se han recogido obras tanto de los más propiamente impresionistas Monet, Pisarro, Sisley..., tal vez Renoir, como de los relacionados con el movimiento Manet, Degas, Cézanne..., pero una exposición de algunas de las mejores obras impresionistas de todos estos pintores no se había visto hasta la fecha, al menos en lo que se refiere a nuestro país. Este es el principal valor de esta excelente muestra de la Fundación Mapfre.

La otra mirada impresionista

Entre los grandes exponentes del Impresionismo, se ha tenido en ocasiones como en un segundo lugar, sin duda por la falta de un conocimiento adecuado de su obra, la figura de Berthe Morisot (Bourges, 1841-París, 1895), su principal representante femenina. Y resulta cuando menos sorprendente, pues su arte resuelto, delicado y vigoroso a la vez, es de una modernidad manifiesta. Pudo influir en ello el hecho de que fuera mujer, en un mundo — e l del arte en general, y el de la pintura en particular— reservado tradicionalmente a los varones. En este sentido, hay que reconocer que el papel creativo de las mujeres fue durante mucho tiempo limitado, al ser excluidas de las Academias de Bellas Artes por hombres que preferían verlas dedicadas a la esfera de lo puramente doméstico o, en cualquier caso, a un mundo alejado de la práctica profesional de las artes. Pero lo cierto es que Monet, Pisarro, Renoir y demás, fueron conscientes de la valía de Morisot, quien, como recordara Pisarro en 1895, fue una «gran mujer de extraordinario talento que honró a nuestro grupo impresionista». Renoir, que la conocía bien, alabó también sus cualidades, y Manet, su mejor amigo y colaborador, sintió verdadera admiración por su libertad de experimentación.La historia nos dice que desde mediados del siglo XIX, con el ascenso de una cierta clase media fruto de la industrialización en los países más ricos, se generó una actitud más abierta sobre la participación de la mujer en el mundo artístico. Aun así, como la Escuela de Bellas Artes permaneció cerrada para ellas hasta 1897, las jóvenes aspirantes a pintoras se vieron en la necesidad de recurrir a tutores particulares, o bien a las academias creadas por artistas varones. Este es el caso de la academia formada en 1868 por el retratista Rodolphe Julian. Gracias a este tipo de iniciativas, las mujeres fueron incorporándose progresivamente al mundo artístico de los varones. Y no sólo eso. Paradójicamente, en cierto modo tuvieron la fortuna de no tener que soportar las trabas académicas de sus compañeros, y contra las que, por cierto, se sublevaron los más puros representantes del Impresionismo. Podían así dotar de una fresca espontaneidad a sus pinturas, lejos de las trabas impuestas por el academicismo oficial.Entre las pintoras impresionistas, muy valiosas algunas de ellas, la más importante fue muy posiblemente Morisot, pintora de paisajes rebosantes de frescura, de trazos desenvueltos, y casi siempre con la figura humana como punto de referencia. Unido a ello, fue también una extraordinaria pintora de escenas de la vida doméstica, donde podía recrearse y dar rienda suelta a sus dotes de observación, al igual que al tratamiento lleno de naturalidad de la intimidad familiar. De fuerte personalidad, luchó contra los convencionalismos sociales de la época, que tendían a recluir a las mujeres en el ámbito de lo privado. Prueba de ello es su dedicación profesional a la pintura, a pesar de la advertencia del profesor Guichard, quien hizo saber a la madre del peligro que acechaba...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies