Cristina Hermida del Llano

2 publicaciones 0 Comentarios
Filósofa y antropóloga
Nueva Revista

Amenazas para la libertad religiosa en el siglo XXI

A la hora de preguntarse por el contenido de la libertad religiosa, convendría comenzar recordando la diferencia existente entre el foro interno y el foro externo.

Hacia una ética material de la democracia

La última publicación de Andrés Olero 1 es fruto de sus investigaciones académicas y de la experiencia vital adquirida durante los últimos diecisiete años. Por ello, los artículos seleccionados para este volumen reflejan una rica e intensa actividad parlamentaria y política a lo largo de cinco legislaturas, además de una estrecha vinculación con el ámbito académico. En mi opinión, los temas son abordados con rigor, coherencia y honestidad intelectual, mostrando deliberadamente un fuerte arraigo personal tocante a lo que la doctrina social católica representa.El título del libro es enormemente sugerente. En realidad, el autor trata con ello de poner en evidencia de que, a pesar de encontrarnos en una etapa de «inflación de derechos», sorprendentemente, el derecho a la verdad no ha tenido hasta la fecha reconocimiento jurídico alguno. A su juicio, la dictadura del relativismo conduce a entender la verdad como enemiga de la libertad, a pesar de que luego necesite vivir de verdades inconfesadas.La obra se divide en dos partes que —creo— se corresponderían de algún modo con las dos facetas principales del autor: la académica, por un lado, y la política, por otra. La primera parte del libro, rotulada «Hacer realidad la verdad del hombre», se estructura en seis capítulos; la segunda, bajo el más incisivo título, « ¿Políticos de verdad?», mucho más breve que la anterior, se desarrolla en sólo dos.Ollero detecta, ya en el mismo comienzo de la obra, dos peligros a los que se enfrenta la verdad: «El autoritarismo de la verdad impuesta por el iluminado de turno y la paralizante perplejidad de una sociedad relativista: un hombre, una verdad». Resulta indiscutible que la verdad se encuentra implícitamente ubicada en el trasfondo de los derechos, por ser además ésta un objetivo básico de la actividad filosófica y científica. De ahí deriva, en mi opinión, la importancia que ocupan los derechos humanos en el libro.LIBERTAD Y VERDADDesde el principio, el lector se encuentra enfrentado al problema de la vinculación entre libertad y verdad. En el libro se argumenta a favor de la tesis de que la libertad no es sólo una condición para el acceso teórico a la verdad, sino que es el camino necesario para su proyección práctica. Realmente interesantes son las páginas en las que Ollero explica cómo la libertad y la verdad se unen por un eje común: la tolerancia.Desde mi punto de vista, parece convincente la tesis de que tiene sólo sentido hablar de lo tolerable o intolerable si se parte de la premisa de que la verdad existe y de que, por consiguiente, hay posiciones que se acercan más o menos a ella. Con palabras del autor: «Ser tolerantes no es desembarazarse de la verdad y el bien, para poder así ignorar plácidamente el error y el mal. Ser tolerantes es ser capaz de ver en el otro siempre a una persona, portadora de intangible dignidad, sea cual sea el juicio que sus opiniones o sus conductas merezcan».PRIVACIDAD Y PUBLICIDADEn la primera parte del libro el autor también deja...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies