Compartir:

“Ante la pregunta clave de si estamos a tiempo de reconstruir el contrato social tras la pandemia, soy más optimista que hace unos meses, tras el viraje trascendental dado por EE.UU, y el papel de Europa” manifestó Manuel Muñiz, secretario de Estado de la España Global, en la tercera sesión del seminario Pensar el siglo XXI, dedicada a La globalización, antes y después de la pandemia

Muñiz señaló que la pandemia “ha acelerado tendencias” que ya estaban presentes y que, tras ella, está en juego “el alma de un orden internacional abierto, liberal, cosmopolita, amenazado por otro mas nacionalista, cerrado y autoritario, apoyado por tecnologías emergentes”.

El ciclo de conferencias está dirigido por el catedrático emérito de Sociología y académico de Ciencias Morales, Emilio Lamo de Espinosa, y organizado por el Consejo Social de la Universidad Internacional de La Rioja (UNIR), que preside el exministro Jordi Sevilla, con la colaboración de Nueva Revista.

En la sesión intervinieron como panelistas el politólogo y periodista Andrés Ortega, director del Observatorio de las Ideas e investigador senior asociado del Real Instituto Elcano; Natalia Moreno, directora de Relaciones Institucionales de Telefónica Global; y Miguel Otero, investigador principal del Real Instituto Elcano y profesor del IE School of Global and Public Affairs.

En la presentación, Jordi Sevilla indicó que la pandemia ha agudizado viejos problemas, “como el desgobierno de la globalizacion”; y generado otros nuevos como “la carencia de determinados productos estratégicos”. Y Lamo de Espinosa introdujo la sesión citando a Guy Sorman, que ha señalado que la pandemia es “el virus de la desglobalización o de la antiglobalización”.

“Si Fukuyama hablaba del fin de la historia, con el triunfo de la democracia liberal, ahora estamos en el retorno de la historia”

El secretario de Estado Manuel Muñiz advirtió que estamos en un punto de inflexión en el orden internacional. “Si Fukuyama hablaba del fin de la historia, con el triunfo de la democracia liberal, ahora estamos en el retorno de la historia”. El orden internacional liberal está amenazado por, un lado, por fuerzas iliberales exógenas: “Rusia y su política exterior, el fracaso de la primavera árabe, y, sobre todo, el ascenso económico y tecnológico de China”. 

Y por otro lado, por fuerzas endógenas, como “la precarización de las clases medias en Occidente” y, en este sentido, “el vaciado del centro de nuestra distribución de rentas produce el vaciado del centro del espectro político”; la pérdida de confianza en las instituciones de intermediación (partidos políticos, medios de comunicación); y la predisposición a aceptar información falsa como veraz”. Todo ello, añadió, agravado por “el uso de las redes sociales, por parte de actores irresponsables, con campañas que buscan erosionar la legitimidad de las instituciones”. 

 RESPUESTA DE EUROPA Y DE LA ADMINISTRACIÓN BIDEN

La pandemia, indicó el secretario de Estado, puede ser, si no se gestiona bien “un enorme generador de precariedad y aumentar la fractura social que ya existía”, así como las brechas “digital y educativa”. 

Sin embargo, la respuesta ante la COVID le hace ser optimista, “con varias vacunas desarrolladas y distribuidas en tiempo récord de doce meses, cuando antes se tardaba una media de diez años”. Además, en política exterior se ha producido una gran novedad: “hemos sido capaces de construir con coherencia respuesta nacional e internacional”. Se refirió a la de la Unión Europea, pero también “al viraje de 180 grados de Estados Unidos, con la apuesta por la agenda democrática y el multilateralismo” de la Administración Biden. 

“Se intenta construir un nuevo contrato social, con una política económica de restitución de las clases medias”

En este escenario, tanto en Europa como en EE.UU. “se intenta construir “un nuevo contrato social, con una política económica de restitución de las clases medias”; con un consenso de que “tenemos que salir de esta crisis de  forma distinta de la de 2008 y revertir tendencias de los últimos treinta años”. A través de cuatro dimensiones: “gestión sanitaria, respuesta económica, recalibrado fiscal y marco regulatorio para las redes sociales” concluyó Muñiz.

ORTEGA: MULTILATERALISMO CON NUEVOS ACTORES

Andrés Ortega.
Andrés Ortega.

El politólogo Andrés Ortega indicó en su intervención que la pandemia ha provocado “la caída de la clase media global” que, tras una década de progreso, se ha encogido en “54 millones de personas en el mundo”; y “ha aumentado la pobreza, tras una década de reducción, hasta alcanzar la cifra de 49 millones de personas”. La India, por ejemplo, ha perdido una tercera parte de su clase media. Agregó que “la única gran economía que en 2020 no ha sufrido recesión ni ha visto reducirse su clase media ha sido China”. ¿Se recuperará esta clase media? Ortega considera que está habiendo “una re-globalización”, aunque se dará más en los países desarrollados. 

Explicó que en el terreno de las empresas, algunas compañías como las Big Tech han tenido “un aumento colosal de su tamaño y su cifra de negocio”. Gigantes como Google, Apple Amazon Microsoft y Amazon han ganado 74.000 millones de dólares y han disparado sus ingresos un 44%. 

Ortega observa “una nueva geopolítica de los negocios globales”, con un interés de EE.UU., China y Europa por controlar los oligopolios aunque con objetivos y métodos distintos. Y aboga por un nuevo multilateralismo, que “incorpore más a China, y no sólo a los Estados sino también a otros actores –ONG’s, fundaciones, asociaciones de científicos…- para conseguir una gobernanza híbrida”. 

Y concluyó diciendo que la pandemia ha dejado bienes públicos globales como “la digitalización y la conectividad o los impuestos”, pero “también males globales, como los ciberataques y la soledad”

NATALIA MORENO: RESPONSABILIDAD DE ESPAÑA EN AMÉRICA LATINA

Natalia Moreno manifestó que la digitalización ya era relevante antes pero “la COVID-19 la ha acelerado y ha llegado para quedarse”. “Hubiéramos vivido peor sin la conectividad”, de hecho España ha sido de los pocos países que no ha tenido problemas en conectividad. “Somos líderes de fibra en Europa” añadió.

Natalia Moreno.
Natalia Moreno.

Consideró que ante la necesidad de un nuevo contrato social, no se podrán solventar los problemas sino “es a nivel global, sin dejar regiones aparte”, mediante la  la colaboración público-privada. Y en este sentido, “Europa tiene un rol preponderante”.

España, por su parte, tiene responsabilidad esencial con América Latina. “Compartimos valores que debemos poner en común a través de la cooperación” agregó.

MIGUEL OTERO: CHINA – EE.UU., PARADÓJICOS BENEFICIOS

Finalmente intervino como panelista Miguel Otero, para quien, “paradójicamente la mayor rivalidad geopolítica entre China y EE.UU. va a crear más crecimiento y oportunidad de negocio, incluso para las empresas españolas”. Cree que “se saldrá de la pandemia con ganas de consumir, habrá más crecimiento y también mayor inflación”; y que será necesario “buscar maneras para estructurar mejor la deuda”.

Miguel Otero.
Miguel Otero.

En ese escenario son “importantes las narrativas”. China lo ha intentado, “con su relato de los Wolf Warriors” o diplomacia de los lobos guerreros, porque tiene un problema de contar su historia al mundo. Y Europa tiene ante sí el reto, porque a pesar de que “la UE  ha exportado la mitad de toda la producción de vacunas a terceros países, no se ha sabido comunicar bien”. 

Se va a necesitar “más internacionalización, lo cual requerirá empresas más grandes y más digitalizadas”. Y será preciso diversificar cadenas de valor. Afirmó Otero que las empresas españolas tienen grandes oportunidades en diversos mercados, y singularmente en China y EE.UU.  


Compartir: