Compartir:

“Debemos conseguir que las universidades sean para todas las edades. Estamos centrados en la franja 18-29 años y solo tenemos un 6% de más de 30 años, cuando aquella va a ir decreciendo demográficamente” afirmó el ministro de Universidades Joan Subirats durante la presentación de “Universidad 2022”, que coordina el catedrático Rafael Puyol, presidente de la Universidad Internacional de La Rioja (UNIR) y edita Nueva Revista.

José María Vazquez. Foto: Josema Visiers.

El ministro intervino en el coloquio “Los retos futuros de la universidad”, presidido por José María Vázquez García-Peñuela, rector de UNIR y moderado por Rafael Puyol; y en el que participaron Rosa María Aguilar, rectora de la Universidad de La Laguna; José Luján, rector de la Universidad de Murcia y presidente de la Comisión de Asuntos Estudiantiles de la CRUE; Amaya Mendikoetxea, rectora de la Universidad Autónoma de Madrid; y Margarita Villegas, directora de Tecnología e Innovación en UNIR.

Rafael Puyol. Foto: Adrián Nucelaar.

En su intervención, el ministro Joan Subirats indicó que la universidad española tiene tres retos: “Mantener la capacidad de servicio público»; dirigirse “a toda la sociedad y no solo a un sector muy concreto”, e “impulsar la relación de la sociedad y la ciencia”.

Hay -subrayó- “una exigencia, en general en la sociedad, de flexibilidad, de adaptación» y las universidades, «por razones históricas, han ido siendo capaces de ser muy innovadoras hacia fuera y relativamente conservadoras hacia dentro».

“Las universidades sí van a tener futuro como instituciones”, pero “está en juego la capacidad de adaptación que el sistema pueda tener y su velocidad”

Añadió que “las universidades sí van a tener futuro como  instituciones”, pero que «está en juego la capacidad de adaptación que el sistema pueda tener y su velocidad». Para ello debe ganar en “flexibilidad en la formación” para competir con los “agentes externos” que ofrecen formación más rápida.

Joan Subirats. Foto: Adrián Nucelaar.

El ministro indica que las universidades tienen «mucha capacidad instalada» y «mucha variedad disciplinar», pero «falta superar resistencias de adaptación» internas. «En el radar de los profesores, no figuran muchas de las cosas que estamos diciendo. Aún seguimos hablando de carga docente cuando nos referimos a la docencia o seguimos relacionando como premio y castigo… a mayor capacidad de publicación, menos docencia»,

En este sentido, añadió, la universidad debe ofrecer lo que actualmente demanda el mercado laboral: “innovación, creatividad, trabajo en grupo, competencias que no son de contenidos”, pero aportando, a la vez, “el  valor de la experiencia”.

FINANCIACIÓN: NECESIDAD DE ALIADOS SOCIALES

Para ello es preciso mejor financiación. Ya que existe una relación “intensa” entre financiación y resultados; y subrayó que la nueva ley prevé un aumento de financiación del actual 0,7 por ciento del PIB al 1 por ciento.

Y ante el problema de “infrafinanciación que arrastra desde 2009”, es importante ”que las universidades tengamos aliados sociales”. La universidad debe dirigirse al mayor número posible de sectores de la población para conseguir que la “infrafinanciación” del mundo académico sea vista como “un problema compartido” y poder exigir una solución “acompañados” por otros sectores.

Por su parte, Rosa María Aguilar, autora del artículo La transferencia de conocimiento desde la Universidad 2030  indicó en el coloquio que el gran reto de las universidades pasa por «personalizar la digitalización, para ser capaces de predecir el  comportamiento y ser más eficaces, poder gestionar los datos y que sirvan para resolver los problemas».

Rosa María Aguilar. Foto: Adrián Nucelaar.

Según Aguilar, los retos son «unificar las fuentes de información, conseguir la intercomunicación entre administraciones públicas y no públicas, cumplir normativa de seguridad y tener cuadros de mando que nos permitan tomar decisiones» para poder gestionar la docencia.

Se refirió también a la necesidad de la interdisciplinariedad: «las universidades tienen que abordar los problemas desde un punto de vista interdisciplinar, dado que son tan complejos que una sola disciplina no los puede resolver”.

Para José Luján, autor del artículo Nuevas generaciones de universitarios: los centennials,  las universidades están comprometidas con el cambio social: “tenemos un compromiso ineludible en la igualdad de hombres y mujeres”. Respecto a la internacionalización, recordó que «España es el primer país en recepción de estudiantes Erasmus» y «antes de la pandemia era el tercer país que más estudiantes movilizaba».

“Tenemos una situación de privilegio por ser UE, pero tenemos pasado y presente vinculado con Latinoamérica”

Añadió el rector de la Universidad de Murcia que “tenemos una situación de privilegio por ser UE, pero tenemos pasado y  presente vinculado con Latinoamérica. Dos vías de colaboración. Si no hemos sido capaces de obtener mejores resultados es porque hace falta insistir en políticas de apertura”.

José Luján. Foto: Josema Visiers.

Pero para ello son necesarias “políticas públicas para aumentar la internacionalización; lo cual lleva aparejada una mejor financiación”.

Respecto a la brecha entre lo que ofrecen las universidades y las necesidades del mundo laboral, manifestó que “el problema no está tanto en la formación de grado como en la posgrado”.

Amaya Mendikoetxea. Foto: Adrián Nucelaar.

Por su parte, Amaya Mendikoetxea sostuvo que “la función social de la universidad tiene que ver con la co creación de valor con los distintos sectores sociales”; en este sentido las  universidades “están siendo clave en la transformación digital y ecológica”. Y así lo demuestra el hecho de que se haya incorporado “la responsabilidad social corporativa” a las universidades como algo irrenunciable.

Amaya Mendikoetxea apostó por un modelo de financiación “variable, por objetivos, y a poder ser de carácter estatal”

 Respecto a la financiación aludió a la paradoja de que las universidades deben “mantener el carácter de servicio público con un entorno fuertemente competitivo”. Con el agravante de que “el actual contexto de inflación” va a entrañar mayores dificultades para “el sistema universitario español, que está en declive y bajo presión al no haber recuperado el nivel de financiación de antes de la crisis» De suerte, agregó, que es preciso ir hacia nueva fórmulas de financiación, así como el fomento de la público-privado. Apostó por un modelo de  financiación “variable, por objetivos, y a poder ser de carácter estatal”. Puso el ejemplo de Irlanda, que ha apostado por financiar “una reinvención del currículum  universitario para fomentar la innovación y la empleabilidad de los estudiantes”.

Margarita Villegas. Foto: Adrián Nucelaar.

Finalmente, Margarita Villegas, directora de Tecnología e Innovación de UNIR , señaló que “la inteligencia artificial aplicada a la educación es el gran solucionador de problemas”, dada “su capacidad de analizar datos ingentes de datos”, como por ejemplo, la orientación en “la elección de carrera”. Así lo explica ella misma en el artículo Universidad 2022, sobre El personal shopper de la educación. Aunque matizó que “la fascinación por un buen profesor nunca podrá sustituir a la tecnología”.

«Estamos aún muy lejos de vivir en el mundo del metaverso» agregó y hay «mucha regulación» que elaborar antes de que los «avatares tengan vida».

Al acto de presentación de Universidad 2022 asistieron, entre otras personalidades, José Manuel Pingarrón, secretario general de Universidades; Juan Romo, presidente de la Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas (CRUE); Josefina García Lozano, rectora de la universidad Católica de Murcia;  Mercedes Siles, directora de ANECA; Manuel Villa Celino, presidente del Consejo Rector de la Universidad Antonio Nebrija;  Federico Morán, presidente de la Fundación madri+d;  Fidel Rodríguez Batalla, viceconsejero de Universidades, Ciencia e Innovación de la Comunidad de Madrid; María Andrés Torres, ministra plenipotenciaria de la Embajada de Colombia;  Emilio Lamo de Espinosa, vicepresidente de UNIR, y el exministro Jordi Sevilla, presidente del Consejo Social de UNIR.

Los participantes del coloquio. Foto: Adrián Nucelaar.

UNA TREINTENA DE ARTÍCULOS SOBRE EL FUTURO DE LA UNIVERSIDAD

En el número de Nueva Revista, Universidad 2022, especialistas de reconocido prestigio de diversos países, analizan los retos a los que se enfrenta la educación superior en treinta y un artículos, agrupados en cinco grandes apartados.

El primero, dedicado a la transforma­ción tecnológica y digital de las universidades, contiene artículos sobre cuestiones relacionadas con la revolución que supone. Un segundo bloque analiza las nuevas necesidades formativas. A los agentes del proceso formativo -profesores y estudiantes– va dedicado un tercer apartado, con artículos sobre el crecimiento de estudiantes universita­rios en el mundo y en España; y la nueva generación de alumnos jóvenes (centennials).  Un cuarto epígrafe, los cambios en las instituciones educativas, se ocupa de la colaboración público-privada en la enseñanza superior. El quinto, aborda  la proyección externa de  las universidades. El último apartado analiza la educación del futuro y el análisis de las experiencias educativas.

Cierra el número de Nueva Revista una reflexión de José Carlos Gómez Villamandos, ex presidente de la CRUE, sobre la universidad necesita España para convertirse en una sociedad del conocimiento.


Compartir: