Compartir:

En la segunda jornada del seminario “Después de 2015, ¿más o menos liberalismo? XXV años de Nueva Revista de Política, Cultura y Arte“, que se celebra en Santander, han intervenido Antonio Erias Rey, Vicente Martínez Pujalte, Guillermo Graíño e Ignacio Peyró.

Antonio Erias Rey, catedrático de Economía Aplicada de la Universidad de La Coruña, ha disertado sobre “Energía, calentamiento global y desarrollo”. Erias ha insistido en la importancia de que cada nación se considere como parte de un todo para abordar con eficacia los problemas relaciones con el desarrollo, la pobreza, la energía y el cuidado de la naturaleza. “A los 1.300 millones de personas que no tienen electricidad es difícil hablarles de la reducción de CO2”. Se ha manifestado a favor de que Europa conozca los recursos de que dispone, entre otras cosas para considerar técnicas como el fracking, que ha permitido a los Estados Unidos la autosuficiencia energética, sin por ello renunciar a las energías renovables.

Para convencer a la población mundial de la necesidad de combatir el cambio climático, ha recomendado el camino de la ilustración y de la explicaciones, conseguir que los argumentos hablen por sí mismos; así, las personas actuarán en “su propio interés”.

Vicente Martínez Pujalte, portavoz de Economía y Competitividad del Congreso, en su conferencia sobre “La legislación española contra la recesión (2011-2015)”, ha dado un repaso por lo que según él fueron los errores del Gobierno de Zapatero; y el por qué de las medidas del Partido Popular a partir de 2012. En su opinión, más allá de quién gane las próximas elecciones, seguiremos en “la fase ascendente del ciclo económico en el que estamos”, y que vienen “cuatro o cinco años buenos”. El PP había hecho bien la reforma financiera y la reforma laboral, aunque se podría avanzar todavía mucho en la reforma de la administración pública y en la consolidación del gasto público.

Guillermo Graíño, profesor de Teoría y Relaciones Internacionales de la Universidad Francisco de Vitoria, en su ponencia sobre “Derecha y nuevos populismos europeos”, ha subrayado que, para los populismos, los partidos políticos son una excepción; ellos reparten la nación entre el 99 por ciento de pueblo y el 1 por ciento de las elites (“la casta”). La elite no trataría de verdad los problemas reales del pueblo, como por ejemplo, la inmigración en Francia (eso sostiene el Frente Popular de Le Pen).

Ignacio Peyró, vocal del gabinete del presidente del Gobierno, ha hablado sobre “Con y sin compasión. El partido Tory, de Churchill a Cameron”. Peyró ha empezado señalando que Gran Bretaña era un país libre de populismo. Tras hacer un recorrido por la historia británica al filo del partido Tory, ha llegado hasta el actual primer ministro Cameron para afirmar que ahora mismo es un político que se encuentra “bastante cómodo”. Cameron pone el énfasis en las necesidades de la sociedad, algo aparentemente no muy asociado a los tories. Pero precisamente esa es la fuerza de ese partido: 80 años de historia en la que siempre ha sabido adaptarse conservando sus buenas tradiciones, renovándose pero con principios. De alguna manera, Manuel Fraga quiso para el Partido Popular ese aire de los tories, de tal manera que su PP representara a las clases medias. A eso aludía Marian Rajoy el pasado 24 de abril cuando sostuvo: “Confíen en mí, les irá bien”. Peyró también ha destacado que en España el papel de los partidos visagra lo tienen los nacionalistas, y no los liberales, que se incluyen en las filas del Partido Popular por los fracasos continuados cuando han ido a las urnas con nombre propio.

La sesión de hoy, finalmente, ha sido moderada por Miguel Ángel Gozalo, editor adjunto de Nueva Revista.


Compartir:

Doctor en Periodismo (Universidad de Navarra). Licenciado en Ciencias Físicas (Universidad Complutense de Madrid). Corresponsal y periodista de ABC. Director de Comunicación del Ministerio de Educación. Ahora coordinador editorial de Nueva Revista.