Compartir:

“El futuro de la universidad en España va a ser el de los modelos o fórmulas mixtas, en distintos niveles y combinaciones” (presenciales-online, públicas-privadas, oficiales-no oficiales) ha señalado Alejandro Tiana, secretario de Estado de Educación, en la presentación de Universidad 2021 y Universitarios en España, números monográficos de Nueva Revista, en un acto celebrado en la sede madrileña de la Universidad Internacional de La Rioja (UNIR). 

El acto estuvo presidido por José María Vázquez García-Peñuela, rector de UNIR, y contó con la participación de Federico Morán, director de la Fundación para el Conocimiento Madri+d; y de Rafael Puyol, presidente de UNIR y coordinador de los dos monográficos. 

El secretario de Estado de Educación coincide con los autores del informe Universitarios en España en que “hemos vivido una revolución educativa  en la segunda mitad del siglo XX” desde la Ley General de Educación de 1970, logro del conjunto de la sociedad y no de una parte de la misma, ya que “las sucesivas reformas educativas fueron promovidas por partidos políticos y gobiernos de muy distinto color, desde partidos conservadores hasta partidos de izquierda”

Pero “la universidad se enfrenta ahora a nuevos e importantes retos”. Uno de ellos, apuntado en el informe sociodemográfico Universitarios en España, es el fenómeno de las universidades no presenciales, que Alejandro Tiana conoce bien, como exrector de la UNED, universidad pública no presencial. Debido a diversos factores, como la crisis de la COVID,  “lo que era objeto de desconfianza -la no presencialidad- se está convirtiendo ahora  en objeto de deseo”. 

IMPACTO EN EL RENDIMIENTO DE LOS HIJOS

Destaca el secretario de Estado de Educación otro aspecto relevante del informe: “los procesos de feminización del alumnado universitario”, iniciados en las últimas décadas del siglo XX, y que van a crecer en el horizonte de 2030-2035. Más allá del impacto universitario, “van a tener un impacto social a más largo plazo, en cuanto a igualdad de género etc”. Estamos viendo -señala a este respecto- en estudios de evaluación de la enseñanza no universitaria “cómo el nivel formativo de las madres está teniendo una correlación muy alta con los resultados de los hijos y de las hijas”.

“Se está elaborando una nueva Ley de Formación Profesional para equiparar la formación del sistema educativo con la del sistema laboral”

Tiana considera que otro reto de la educación es “la necesidad de que España abra más la perspectiva y contemple de manera más integrada la educación superior no universitaria”. Y añade: “cuando la Unión Europea nos marca el porcentaje de personas en educación superior, es en educación superior, y no solo en educación universitaria”. 

La formación profesional de grado superior está creciendo en España, “sobre todo ahora que tenemos un proyecto muy compartido”. Indica Tiana que el Ministerio está elaborando “una nueva Ley de Formación Profesional sobre todo para equiparar la formación del sistema educativo con la del sistema laboral”.

“Ya no lo podemos considerar un sector muy lateral o marginal, cuando ha crecido el número de plazas de FP en grado medio y en grado superior” añade. Sin embargo, no se ha conseguido del todo que tenga el reconocimiento que se merece “ni en el imaginario social ni en relación a las instituciones”. 

En el Ministerio se está trabajando en esa dirección. Puso como ejemplo la disposición adicional que se ha introducido en la LOMLOE (Ley Orgánica de Modificación de la LOE) por la cual  el Gobierno presentará una propuesta de regulación normativa para la mejor conexión de las enseñanzas artísticas superiores con las universidades. 

PAPEL CLAVE DE LAS AGENCIAS DE CALIDAD

Federico Morán, autor de uno de los textos de Universidad 2021, recalcó en su intervención, “el importante papel de las agencias de calidad universitaria en la construcción del Espacio Europeo de Educación Superior”. Y que la calidad del sistema depende de la colaboración entre universidades y autoridades. 

Las agencias “no deben perder el objetivo de la mejora permanente y la competitividad internacional de los sistemas”. Morán añadió que ahora deben asumir nuevas responsabilidades como “las microcredenciales para la acreditación de formación y adquisición de competencias en estudios que no necesariamente sean oficiales”. Es el caso de la formación muy próxima al empleador que se está impartiendo por empresas o por instituciones que no son universidades pero son de educación superior. “Y Europa quiere tener en cuenta este tipo de formación”. 

Dijo que uno de los retos de madurez que tienen por delante las universidades europeas es “dar títulos que sean impartidos en varios campus, donde haya movilidad de estudiantes, y asegurar la calidad de los títulos conjuntos internacionales”, tarea fundamental del European Aproach. 

Rafael Puyol, por su parte, indicó que el informe Universitarios en España es “una proyección a corto plazo de la demanda de estudiantes”, en el horizonte de 2030-2035. Entre sus principales conclusiones destacan tres: “el notable incremento de la demanda tanto en grado hasta el año 2030, como en el máster hasta el 2035; el crecimiento de las universidades no presenciales; y la consolidación de la feminización del alumnado, que incluso aumentará en las enseñanzas privadas no presenciales”.

La previsión de incremento de la demanda universitaria se explica por “la recuperación de la natalidad en España, como consecuencia de la llegada de inmigrantes entre 1998-2008, hasta el punto de que, en ese periodo,  los hijos de padres extranjeros supusieron más de una quinta parte del total de nacimientos” 

MAS DE 400.000 ESTUDIANTES 

En el Grado, se va a pasar de los 1’3 millones de estudiantes de 2019-2019 a los 1.643.000 en 2030. Y en el máster, el volumen de alumnos pasará de los 214.000 de 2018-19 a los 266.253 en 2030; y a casi 300.000 en 2035, es decir un progreso de crecimiento continuo. La suma de grado y máster dará en 2030 un incremento de más de 400.000 estudiantes sobre los existentes en 2018-19

Respecto a los sexos, la feminización se mantendrá e incluso experimentará crecimientos. En las enseñanzas no presenciales, se aprecia un claro aumento en la feminización del alumnado entre 2019 y 2035, pero con niveles mucho más elevados en las privadas no presenciales. Y también experimentarán esa feminización los estudios de máster.


Compartir: