Compartir:

Hay dos días en China en los que se para la construcción, se cierran las calles, y hasta se desvían los aviones. Esto es para evitar cualquier forma de ruido y posibilidad de distracción. No es la celebración del Año Nuevo Chino, ni del Día Nacional. Es el evento educativo más grande del mundo: Son los días del examen de acceso a la universidad, el gaokao. Hay personas que lo describen como “el infierno”, otros como “un asunto de vida o muerte” [1]. Mientras en España se presentaron unos 250.000 alumnos a la EBAU (Evaluación del Bachillerato para el Acceso a la Universidad), en China las cifras son diferentes: 10,78 millones de jóvenes se juegan su futuro. No es solo el acceso a la universidad, es al mismo tiempo el cambio de trayectoria de toda una familia. Es la posibilidad de salir de provincias, y llegar a ciudades, como Pekín, Shanghái o Shenzhen, que ofrecen más expectativas de crecimiento personal y profesional.

Aún con un buen resultado en el gaokao, el éxito no está garantizado. Tsinghua University, una de las mejores universidades del país, sólo admite anualmente a unos 4.000 alumnos en sus grados. Esto es sólo un 0,03% de los alumnos que hacen el examen. El prestigio de esta universidad, y de las otras ocho universidades de la liga C 9, no se limita a China. Se han convertido en unas universidades de reconocimiento mundial, apoyadas por su crecimiento constante en los rankings internacionales. Todo esto es fruto de una visión sumamente estratégica del Gobierno chino, que empezó muchos años atrás. Luego veremos cómo el Gobierno planificó desde hace varias décadas, para llegar a este punto.

Según el Banco Mundial, la tasa bruta de matrícula de educación superior en China llegó al 53,78%. Sigue siendo un porcentaje muy inferior al de los países desarrollados, lo que no impide que el sistema educativo chino sea el más grande del mundo

En un sistema educativo tan selectivo, es normal que los estudiantes con resultados no tan brillantes busquen alternativas en el exterior. Por ello, no  sorprende que China sea el país de donde proceden el mayor número de alumnos extranjeros. Por otro lado, China asimismo se está posicionando como centro educativo. Con casi medio millón de estudiantes extranjeros (2018) ya es el mayor destino educativo en Asia.

Con un horizonte de planificación a tan largo plazo, hay que monitorizar bien la evolución y tomar medidas drásticas, si hay desviaciones. En los últimos años, y acelerado por la pandemia, se observa un crecimiento exponencial de tecnología educativa. Evaluamos la evolución y las medidas de corrección en el Apartado EdTech Boom y Explota.

Por último, veremos lo que está por venir. Evidentemente, los planes para los siguientes 15 años ya están diseñados. Las ambiciones son grandes y marcarán, sin duda alguna, al sector educativo global.

EL SISTEMA EDUCATIVO

La evolución del sistema educativo en China en las últimas décadas es extraordinaria. En sólo 50 años se ha conseguido que la mayoría de su población tenga acceso a educación superior. Según el sociólogo americano Martin Trow en su artículo Higher Education and Its Growth [2] , China dejo atrás un sistema de educación superior de élite en el que participaban menos de 1% de la población, para alcanzar un sistema de educación superior universal (superior a 50%), en el que se considera casi un estigma social el no haber cursado al menos un grado. Según los últimos datos del Banco Mundial, la tasa bruta de matrícula de educación superior en China llegó al 53,78%. [3] Sigue siendo un porcentaje muy inferior al de los países desarrollados, lo que no impide que el sistema educativo chino sea el más grande del mundo.

Tabla 1: Tasa Bruta de Matrícula, Educación Superior (1974-2019)

Actualmente existen unas 4.500 instituciones de educación superior en el país. [4] Un 31% de las mismas están destinadas a impartir formación profesional, un 28% a programas de grado y un 18% a programas de posgrado. Hay un 32% de instituciones en manos privadas. Sólo un 10% de las instituciones están bajo supervisión directa del Ministerio de Educación u otros Ministerios Centrales. El resto de las instituciones se supervisa localmente. Por el momento existen sólo quince instituciones de cooperación internacional, aunque existen numerosos programas de cooperación.

En términos de alumnos, unos 50 millones de estudiantes están matriculados en educación superior en 2019.[5] El 36% está estudiando grados, un 26% diplomaturas de menor duración. Los estudios de posgrado solo suponen un 6%. Aunque desde 2019 se ha visto un crecimiento importante de dos dígitos. Este crecimiento se atribuye a una mayor oferta doméstica por la escasez de oferte de empleo para graduados del grado.[6][7]  Es interesante observar que en 2019 casi 9 millones de estudiantes (un 18% del total de estudiantes) cursaron programas de educación superior en formato online. Es muy probable estos números hayan ido subiendo a causa de la pandemia.

Uno de los segmentos, que están atrayendo más atención, es el de los doctorados. Hasta hace poco, los EE. UU. tenía más graduados con doctorados, especialmente en las áreas de STEM. Esto se considera importante, porque es una ventaja competitiva, que denota mayor capacidad de investigación en áreas punteras. Esta ventaja se ha diluido, y China supera ahora con tasas exponenciales la generación de doctorados. [8]

Los planes a muy largo plazo son posibles en el país asiático por su sistema de gobierno. Para convertir un país en desarrollo en una potencia mundial, tenían muy claro que la fórmula de éxito pasaba por la educación de su sociedad

Según datos oficiales del Ministerio de Educación, en 2020 la inversión de la educación superior ha sido de 1,399 trillones de RMB [rénminbi, moneda de curso legal en China]  (188.000 millones de euros). Esto supone un crecimiento de un casi 15% frente a 2019. De ello, aproximadamente un 20% se dedicó al desarrollo de la formación profesional.[9]

PROYECTOS EDUCATIVOS

Los planes a muy largo plazo, son posibles en China por su sistema de gobierno. Para convertir un país en desarrollo en una potencia mundial, tenían muy claro que la fórmula de éxito pasaba por la educación de su sociedad. Hemos visto en el apartado anterior el creciente acceso a la universidad como primer paso. El siguiente paso era el desarrollo de las propias universidades. Lo han hecho mediante diferentes proyectos educativos, dotando a algunas universidades con más recursos. El listado de las universidades seleccionadas para estos proyectos se puede encontrar en el Anexo 1. ¿?

El primer proyecto se inició en 1995 -el llamado Proyecto 211- para preparar para el siglo XXI a cien universidades inicialmente. De ahí el nombre del proyecto. Actualmente hay 116 universidades comprometidas con el proyecto, aproximadamente un 6% de todas las universidades del país. A cambio de unos 2.000 millones de euros de subvenciones, estas universidades se responsabilizan a formar cuatro quintos de los estudiantes de doctorados, dos tercios de los estudiantes de posgrado, la mitad de los estudiantes extranjeros y un tercio de los estudiantes de grados. Ellos mantienen el 96% de los laboratorios claves del Estado y utilizan el 70% de los recursos de investigación. [10]

En el centenario de la Universidad de Pekín en mayo 1998, se anunció el Proyecto 985. El nombre del proyecto viene de cómo se escribe la fecha en chino 98/5. El objetivo era promocionar la reputación del sistema educativo chino a nivel internacional mediante la creación de universidades locales de reconocimiento mundial. Así se proporcionó a 39 universidades (del Proyecto 211) recursos adicionales para la construcción de centros de investigación, mejora de sus instalaciones, convocatorias de conferencias internacionales, atracción de profesorado globalmente reconocido y apoyo al profesorado chino para que atienda a conferencias en el extranjero. Este proyecto resultó todo un éxito, dado que hoy en día muchas de estas universidades se encuentran entre las 500 mejores del mundo.       [11][12] [13][14]

El 985 Innovation Platform Project se puede considerar como un proyecto complementario en el que se incluyen 33 universidades adicionales. Creado en 2006 y conjuntamente financiado por el Ministerio de Educación y el de Finanzas, el objetivo era el desarrollo de áreas específicas de ciencias e ingeniería. El proyecto 985 fue oficialmente cerrado en 2011, sin que nuevas universidades puedan entrar en este selecto grupo.

En 2009 se formó la Liga C9 entre las 9 universidades fundadoras del Proyecto 985. Este grupo de universidades de élite se compara con la Ivy League de los EE. UU. o el Russell Group en el Reino Unido. La Liga C9 cuenta con el 3% de los investigadores, aunque obtienen el 10% de presupuesto nacional de investigación. Publican el 20% de las investigaciones y consiguen el 30% de las citaciones.  [15][16]

La iniciativa más reciente Double First Class (Doble Primera Clase) se aprobó en 2015 y se inició en 2017 con 42 universidades y 465 facultades. De nuevo, el objetivo era posicionar a estas universidades o facultades en el primer nivel mundial para 2050. [17] Supuestamente, no es un reemplazo de los anteriores proyectos, si no una remodelación y una adaptación a las nuevas necesidades del país. La novedad de este proyecto radica en que se centra en las facultades en vez referirse a universidades enteras. Todas las universidades del proyecto 985 son parte de esta nueva iniciativa.

El último proyecto anunciado en 2019 tiene como foco la formación profesional. La fuerza de trabajo está en declive y se estima que representará tan sólo un 57% de la población total en el 2030. Para incentivar la formación profesional, el Gobierno lanza para el 2022 el Proyecto 1+X con la creación de 50 universidades de Ciencia Aplicada con un presupuesto de 13.000 millones de euros. Para elevar la consideración de la formación profesional, que sufre el estigma de ser considerada de segunda categoría, estas universidades lanzan grados con certificados profesionales con las competencias necesarias para encontrar empleo.  [18][19]

Todos estos proyectos han otorgado una gran relevancia al sector educativo chino en el mapa mundial de la educación. Además, son buena prueba de que el desarrollo económico de un país pasa por la educación. Sin duda, esto requiere una inversión importante de parte del Gobierno. China ha tenido los recursos para sustentarlo.

CHINA Y EL MUNDO

China se ha convertido en la mayor fuente de alumnos internacionales para muchos países. Desde 1978 y hasta 2019, 6,56 millones de alumnos chinos han emprendido la  aventura de estudiar fuera. El desarrollo de la sociedad, la creciente apertura del país y la imposibilidad de acceder a una plaza en una universidad local explican esta evolución. Es curioso observar que, según estadísticas del Gobierno de Pekín, más del 85% de estos estudiantes han vuelto a China al graduarse. [20]

Se ha convertido en el destino favorito de educación superior en Asia. La iniciativa Study in China está dotada con un programa de becas y con apoyo financiero para universidades locales a fin de atraer estudiantes procedentes de estos países

El destino favorito de los alumnos chinos son los EE.UU. Alrededor de un 60% se deciden por este país. En los últimos años, el crecimiento se ha estancado. Se puede explicar por las tensiones en EE. UU. y China y las recomendaciones del Gobierno chino de desestimar a los EE. UU. como destino. La evolución de la última década se puede ver en la tabla 2.

Tabla 2: Evolución de Estudiantes Chinos en el extranjero (2009-2019)  [21][22]

Asimismo, China se ha convertido en el destino favorito de educación superior en Asia. Unos 492.000 estudiantes de 191 países han cursado programas en el 2018. Este número se ha duplicado desde 2009 con 238.184 estudiantes. Este crecimiento se explica por una iniciativa lanzada en 2010 con el nombre Study in China.[23]  Los estudiantes proceden de Corea del Sur, Tailandia, Pakistán, EE.UU., India, Rusia, Japón, Indonesia, Kazajistán y Laos por orden del número de estudiantes. [24]

Es interesante observar que el 65% de los alumnos vienen de países relacionado con la iniciativa de la Franja y la Ruta, un proyecto de ámbito geoestratégico lanzado en 2013. [25] La iniciativa Study in China se englobó a la sombra de este proyecto y está dotado con un programa de becas, pero también con apoyo financiero para universidades locales a fin de atraer estudiantes procedentes de estos países.

La integración de estudiantes extranjeros es compleja. La mayoría de los estudiantes se matricula en programas impartidos en inglés. Hay tensiones por idioma, culturas e ideología. [26] En cambio, aquellos que atienden programas en chino se enfrentan al escrutinio de sus compañeros chinos. Se percibe que no están al mismo nivel académico. Entran en las universidades por políticas de la universidad o del Gobierno y no están expuestos a la misma competición que los alumnos locales.[27]

EDTECH BOOM Y EXPLOTA

Según el índice de startups por país elaborado por USC Marshall, China está en segundo lugar sólo después de los EE. UU. [28]Aunque este índice se refiere a unicornios y a todos los sectores, en el terreno de la tecnología educativa China ya está en el primer lugar desde 2015. Sólo en 2020 se invirtieron unos 8,7 mil millones de euros en este sector. A finales del primer cuatrimestre de 2021, China invirtió casi dos veces más que EE. UU., seis veces más que la India y diez veces más que Europa desde 2010. [29] El ecosistema se puede apreciar en el siguiente gráfico:

Tabla 3: Ecosistema de edTech China en 2020.

La mayoría de estas empresas de edTech se enfocan a la tutoría. Estas clases privadas, muchos de ellas impartidas online, están ligadas a la preparación para el gaokao. Muchos padres empiezan con esta preparación cuando los niños están aún en la guardería.

La pandemia ha contribuido mucho a su crecimiento de dobles dígitos y se han visto muchas salidas a bolsa de estas empresas en los EE. UU. Aunque el gobierno viene avisando que no ve con buenos ojos la proliferación de estas empresas, por la desigualdad que generan. Padres con suficientes recursos económicos pueden permitirse pagar clases privadas y así asegurar mejores resultados en el gaokao.

Por todo ello, no ha sido una sorpresa el gran asalto del Gobierno a las tutorías privadas el 24 de julio de 2021. Según las nuevas reglas, estas empresas tienen que convertirse en empresas sin ánimo de lucro, no pueden impartir clases relacionadas directamente con el currículo impartido por las escuelas públicas, y las tutorías sólo pueden celebrarse de lunes a viernes. En paralelo, las escuelas públicas han alargado dos horas el horario escolar.[30]  Adicionalmente, todos los tutores tienen que vivir en China. Las tutorías desde el extranjero, especialmente para el inglés, quedan prohibidas.

Después del impacto mediático y cotizaciones cayendo en picado, estas medidas encajan con muchas otras tomadas por el Gobierno en otros sectores para fomentar la armonía social e impulsar la igualdad. Mientras algunas empresas de edTech, como Yuanfudao, la más grande del sector, ya estaba alineando su oferta, se estima que habrá un mercado negro de tutorías dada la importancia del gaokao.

CHINA EN 2035

¿Qué habrá alcanzado China en el 2035? Como hemos visto, las iniciativas del pasado han cumplido sus objetivos. Basados en eso, podemos hacer una proyección con ciertas garantías; siempre que no haya un cambio radical en la forma de dirigir el país.

La isla tropical de Hainan en el Sur de China, hasta ahora una zona de turismo de lujo para chinos, se habrá convertido en un centro educativo con dos proyectos que ya están en fase de ejecución: Lingshui Li’an International Education Innovation Pilot Zone [31] y (Sanya Yazhouwan Science and Technology City.[32]

El país se habrá convertido en el líder de investigación en áreas de inteligencia artificial y tecnología quantum. Ya en 2021 ha incrementado un 10% su presupuesto en ciencia y seguirá incrementándolo a un ritmo del 7% anual.[33]

En 2035, China habrá alcanzado su objetivo de ser considerada, como el país de vanguardia en ciencia y tecnología, y se habrá convertido además en el centro de talento internacional en este ámbito

En 2035, China habrá alcanzado su objetivo de ser considerada, como el país de vanguardia en ciencia y tecnología, y se habrá convertido además en el centro de talento internacional en este ámbito. Sus universidades serán los centros de formación de investigadores de primer orden, capaces de mantener ese rol de liderazgo científico. Las regiones principales para este posicionamiento educativo serán Pekín, Shanghái y el área de la bahía grande (Greater Bay Area, que incluye la provincia de Guangdong, Macao y Hong Kong).[34]

Estos proyectos a futuro y todas las iniciativas, alrededor de los mismos, que han tenido lugar en las últimas décadas, revelan el rol clave que asigna el Gobierno de China a la educación, y más aún  a la enseñanza superior. Su estrategia de éxito demuestra que el desarrollo social y económico está estrechamente ligado a la educación.


NOTAS

[1] El Universo, Gaokao, el examen para el que los jóvenes chinos estudian más de 12 horas diarias durante años

[2] Martin Trow: Higher Education and Its Growth

[3] Inscripción escolar, nivel terciario (% bruto) (bancomundial.org)

[4] Number of Higher Education Institutions (moe.gov.cn)

[5] Number of Students in Higher Education Institutions (moe.gov.cn)

[6] China Expands Grad Schools as the Young Seek Jobs (nytimes.com)

[7] China’s universities produce millions of graduates each year (scmp.com)

[8] China and U.S. STEM PhD Growth

[9] MOE 2020 Statistical Bulletin on Educational Spending

[10] Project 211 and 985

[11] World University Rankings 2020 (THE)

[12] Best Global Universities in China – US News Education

[13] Best Universities in China in 2021-2022 | CWUR

[14] Best universities in China 2022 | Student (timeshighereducation.com)

[15] Eastern stars: Universities of China’s C9 League excel in select fields (THE)

[16] C9 Alliance (c9league.com)

[17] China to develop 42 world-class universities – People’s Daily Online

[18] China announces major reform to vocational education sector (internationaleducation.gov.au)

[19] China’s push to expand vocational education – ICEF Monitor

[20] Statistics on Chinese learners studying overseas in 2019 (moe.gov.cn)

[21] China: number of students that study abroad 2018 | Statista

[22] IIE Open Doors / All Places of Origin (opendoorsdata.org)

[23] Study in China-02-1.21 (chinamission.be)

[24] Statistical report on international students in China for 2018 (moe.gov.cn)

[25] Chinese overseas students and international students in China 2017 (moe.gov.cn)

[26] How China has been transforming international education (theconversation.com)

[27] https://www.mdpi.com/2071-1050/12/16/6419/pdf

[28] Startup Index of Nations & Regions | USC Marshall

[29] 2020 China EdTech 100. Where are they now? – HolonIQ

[30] What China’s ed-tech crackdown really means – Protocol

[31] Hainan Lingshui Li’an International Education Innovation Pilot Zone — Invest Hainan

[32] Sanya Yazhou Bay Science and Technology City — Invest Hainan

[33] China ramps up tech commitment in 5-year plan, eyes 7% boost in R&D spend | Reuters

[34] Xi unveils plan to turn China into talent hub – Chinadaily.com.cn


Compartir: