Luis Rubio

2 publicaciones 0 Comentarios

Logrará México apurar las reformas políticas y constitucionales

México atraviesa un momento crítico tanto en lo económico como en sus procesos políticos. ¿Por qué una situación tan mala? A fin de cuentas, hace poco más de una década la economía experimentó una serie de reformas fundamentales, que podían haber asentado los cimientos de una economía moderna, creciente y productiva; poco después, la elección del año 2000 auguraba una era de desarrollo político democrático y de pujante transformación social. A pesar de que la economía ha logrado una envidiable estabilidad y de que, con todos sus avatares, la política no ha degenerado en una situación de caos, la percepción dominante entre los ciudadanos es que las cosas marchan muy mal. El autor analiza las causas que han conducido a la República del istmo americano al atolladero en el que se encuentra.

A la búsqueda de la normalidad democrática

La transición política mexicana nació truncada por la ausencia de tradición democrática; por la inexistencia de un polo de atracción, como fue la Unión Europea para España; y truncada también por la naturaleza histórica del PRI como entidad orientada al control y a la mediatización de la vida política y social. A diferencia de otras transiciones, y en particular de la española, en México es prácticamente imposible separar el nuevo régimen del viejo, y esa imposibilidad crea un entorno de conflicto y disputa que, como augura Luis Rubio, tardará tiempo en verse resuelto.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies