Antonio Barnés Vázquez

2 publicaciones 0 Comentarios

Elio Antonio de Nebrija, “El arte de hablar en público”

El libro de la retórica nebrisense que edita Rialp nos invita a visitar a autores antiguos para poder valorar mejor los discursos políticos, académicos, literarios y publicitarios del presente. La edición de Garrido Gallardo es divulgativa pero rigurosa.

Las metamorfosis de Don Quijote. Una novela del humanismo

Declara don Quijote en el capítulo 41 de la segunda parte: «Yo he leído en Virgilio aquello del Paladión de Troya», frase que un análisis de fuentes revela inexacta, porque el Paladión no es el famoso caballo de Troya al que quiere referirse el caballero. Un estudio literario sincrónico, sin embargo, conduce a plantearnos otro tipo de cuestiones: ¿de qué modo influye en don Quijote la lectura de autores griegos y romanos? (De sobra es conocida la repercusión que ejercieron en él los libros de caballerías...). Y, ¿essignificativa la intertextualidad entre las literaturas griega y romana y el Quijote? Así lo avala un inventario de 1.274 referencias explícitas e implícitas a la cultura grecorromana, 531 en la primera parte y 743 en la segunda.La perspectiva sincrónica del Quijote estaba por explorar, si bien la sátira que hace Cervantes en su primer prólogo contra los pedantes que colman sus obras de citas grecolatinas hacía esperar un uso inteligente de la tradición clásica y que fuese fecunda la exploración su pertinencia en la propia concepción de la novela y en la configuración de la trama y de los personajes.Un análisis sincrónico del Quijote puede partir de varias claves interpretativas: el aristotelismo cervantino, destacado, entre otros, por Canavaggio, Dunn, Rico o Riley, que ponen de manifiesto que Cervantes asume el principio aristotélico de la verosimilitud; la conexión entre la crítica de los humanistas a los libros de caballerías y el Quijote (Martín de Riquer); el tono satírico de la novela, que emparenta a Cervantes con autores como Horacio o Luciano y que distorsiona buena parte del material clásico (Lida de Malkiel y Close); y el fuerte influjo de Virgilio en el Quijote, que va más allá del tópico literario (Marasso y Puccini).El estudio sincrónico exige agrupar las referencias clásicas no en función del origen en los autores griegos y romanos, sino del destino en la novela, en torno a las diversas voces que aparecen en ella, sean del narrador o de los personajes. Había que investigar la contribución de estas referencias a la caracterización del personaje o del episodio, y el tono satírico o común. En efecto, no posee el mismo sentido la mención de don Quijote al nudo gordiano en su disertación sobre el matrimonio (II, 19) que en su alusión a los azotes que debe infligirse Sancho para desencantar a Dulcinea (II, 60), en lo que podemos denominar ambivalencia de un mismo motivo.Cervantes, más que «ingenio lego», fue un «ingenio cultivado». Su primera y última obra en prosa, la Galatea y el Persiles, pertenecen a géneros de origen clásico: la Galatea es una novela pastoril y el Persiles trata de imitar y aun de superar las Etiópicas de Heliodoro, lo que demuestra tanto su connivencia con géneros de raigambre grecolatina como que el frecuente sesgo irónico del Quijote hacia ese universo no responde a una actitud permanente del autor sino a la idiosincrasia de esta novela. El análisis sincrónico concluye asimismo que la preceptiva clásica ha influido de modo decisivo...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies