miércoles - 20 febrero - 2019

Sociedad

Sociedad

renovación e impulso de la gestión pública

Apuntes para una renovación e impulso de la gestión pública: el caso de la ciencia

Tras un largo periodo en que hemos asistido al triunfo del mercado, parece que vuelven las políticas públicas.
Nueva Revista

The time is money

A un lector sin prejuicios, más ávido de conocer que de juzgar, de razonar que de conjeturar, la lectura de este libro del profesor de la Universidad de Turín, Vittorio Mathieu, le producirá sensaciones contradictorias. Tal vez sea más útil empezar con los sentimientos negativos. Al lector interesado en la objetividad del razonamiento le embargará la desazón mientras saborea esta Filosofía del dinero, cuyo título reactualiza la reflexión de Simmel. ¿Cómo no sentirse turbado cuando se comprueba que hay personas que escriben con claridad, que analizan a fondo los asuntos que tocan, que exponen con rigor el resultado de las observaciones sobre el comportamiento económico, pero cuya labor apenas si es atendida? Al igual que hay una propensión a la liquidez, ¿no habrá también una irresistible propensión a negarse a entender cuanto más clara es la explicación? Si ésta es una tendencia general, se agudiza especialmente cuando se discute de materias económicas, y más todavía cuando alguien deletrea la palabra «dinero». El desaliento acerca de la generalizada propensión a no querer entender se torna en delectación cuando, prescindiendocde la recepción que las buenas ideas puedan tener entre los promotores de ideologías, el lector se desentiende del mundanal ruido y se limita a seguir los sutiles y, a la vez, diáfanos pasos discursivos del profesor Mathieu. Esta Filosofía del dinero transpira lucidez, capacidad crítica, ironía y profundidad. Muy bien pudiera haberse llamado también «filosofía de la economía» o bien, «introducción en la economía al profano o al ideólogo». Se trata, en suma, de una dilucidación de la actividad económica como especie discernible de las actividades humanas. Pero llegar a esa separación no es fácil. La dificultad no procede de la complejidad misma del asunto, sino de los torrentes de literatura preconcebida que han contribuido a ocultar lo elemental. Crítica a Keynes y Marx Del libro de Mathieu se desprende que los dos principales enturbiadores del concepto de economía han sido Karl Marx y Lord Keynes. Su condición «enturbiadora» no quita que hayan contribuido a agitar las aguas con singular inteligencia. Mathieu estima que el principal error de Marx fue el de haber confundido el concepto de «producción física» de la mercancía con el de   producción económica». Error que interpreta como un caso de «falacia naturalista»: tomar lo que «es» por lo que «debe ser», o viceversa. Curiosamente esa confusiónse produce a causa del «fetichismo de la mercancía», al cual Marx tanto más se entrega cuanto más pretendió desenmascararlo.Para Mathieu, como para los economistas clásicos, como para los nuevos economistas, economía y mercado son la misma cosa. No existe, pues, más que una sola economía, la del mercado, aunque se puedan distinguir distintos sistemas de organización de la producción, algunos de los cuales serán más económicos que otros. El sistema mixto de producción es, en este aspecto, más económico que el sistema socialista. El libro es de reciente aparición en castellano, y de su lectura se desprende que también debe serlo la versión italiana. Pero no es anterior a la crisis de la perestroika. Conviene advertirlo porque tiene más valor la afirmación que puede ser contrastada en el futuro que la expuesta tras conocer el desenlace.La idea, añadida, pero en el libro, inicial, de...

Los jueces de la injusticia: vencedores vencidos

"¿Vencedores o vencidos?" es una película que analiza los juicios de Núremberg. Allí se juzgó también a los jueces alemanes, quienes en vez de servir a la verdad se limitaron a "aplicar las leyes" que llevaron al Holocausto.

Prensa digital

El periodismo digital ha hecho que la información fluya en la doble dirección y esto alumbra una forma distinta de entender el periodismo, que lo ha cambiado para siempre
Nueva Revista

Contra el cambio climático

En los últimos años hemos observado un gran aumento de desastres naturales en todo el mundo; sólo en las últimas dos décadas, los desastres registrados se han duplicado, de 200 a más de 400 por año, en nuestro planeta1. Si bien es tremendamente difícil determinar con seguridad las causas del incremento de estos fatídicos desastres naturales, la comunidad científica mundial nos confirma que nueve de cada diez de estos desastres están relacionados con el cambio en el clima de nuestro planeta.Así, los científicos nos revelan que el cambio climático ha provocado,entre otras cosas, alzas generalizadas de las temperaturas del aire y el agua, el derretimiento de las capas de hielo y glaciares y el incremento del nivel del mar. Hoy en día se viven climas más extremos: los veranos son más calientes y los inviernos son más fríos.Claro está que todos estos cambios afectan de diversas maneras en el plano individual, nacional y global. Hay personas y/o regiones del mundo que son más vulnerables que otras. Por ejemplo, las islas son más propensas a sufrir daños muy graves por tsunamis, huracanes u otros desastres que son cada vez más violentos. De la misma manera, los países pobres se ven más afectados que los ricos, ya que no cuentan con la infraestructura necesaria para protegerse de los desastres naturales ocasionados por los cambios climáticos.Ante esta crisis de magnitud global, ¿cuál ha sido la reacción de la comunidad internacional? Es evidente que el cambio climático es un problema global. Sus causas y consecuencias no están limitadas territorialmente como los países y, por ende, su solución tiene que venir desde una respuesta global concertada. Todos sabemos que el planeta y nuestro medio ambiente son bienes públicos globales2 y es por eso que la comunidad internacional debe actuar en conjunto para frenar los efectos de este fenómeno, que son cadavez más graves, y proteger así al planeta.DEFINICIÓN DE CAMBIO CLIMÁTICO Para entender mejor este fenómeno es necesario empezar por definir qué es el cambio climático. Según los científicos que forman parte del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre Cambio Climático de las Naciones Unidas (IPCC por sus siglas en inglés)3, es un cambio en el clima que se puede atribuir directa o indirectamente a la actividad humana. Altera la composición de la atmósfera global y es suplementario a la variación natural del clima observada en períodos de tiempo comparables.CAUSAS Los científicos nos explican que la razón principal de la subida de la temperatura es el proceso de industrialización iniciado hace siglo y medio y, en particular, la combustión de cantidades cada vez mayores de petróleo, gasolina y carbón, la tala de bosques y algunos métodos de explotación agrícola. Estas actividades aumentan el volumen de gases de efecto invernadero (GEI) en la atmósfera, principalmente de dióxido de carbono, metano y óxidonitroso. Estos gases se producen naturalmente y son fundamentales para la vida en el planeta, ya que impiden que parte del calor solar regrese al espacio y sin ellos el mundo sería un lugar frío...
Nueva Revista

Becas públicas versus privadas

¿Por qué las becas públicas gozan a efectos fiscales de un status de "bondad" y las becas privadas de uno de "maldad"? La respuesta de una reciente sentencia del Tribunal Constitucional confirma una vez más la infundada desconfianza de los poderes públicos hacia la capacidad autorreguladora del individuo y de la sociedad civil.

Sociedad y sociedades

Un fenómeno que no puede pasar inadvertido a ningún observador son los profundos cambios que ha experimentado la sociedad que nos rodea. Una sociedad que se ha hecho más densa, compleja e influyente. Al fin y al cabo, global.

El mapamundi de la creencia y de la increencia

Una encuesta realizada por Gallup aporta nuevos datos sobre la actitud religiosa del hombre de hoy. Pese a la cautela con la que hay que leer los datos, la mayoría de la población mundial se considera religiosa.
Nueva Revista

¡Agua a la vista!

En estos meses de verano se celebra ExpoZaragoza 2008, la exposición más importante dedica al agua. Las razones que han llevado ha elegir este tema monográfico para el evento son muchas y diversas pero sobre todas ellas destaca la importancia del agua para la supervivencia de la humanidad. Nueva Revista ha escogido para dar fe de esa relevancia algunos datos y aclaraciones sobre el agua que el catedrático de Historia, José Luis Comellas, ha reunido en «La hidrosfera», capítulo de su último libro titulado La Tierra. Un planeta diferente.

Nueva Revista

In memorian M.N Rothbard

El autor evoca su relación con Murray N. Rothbard señalando
su profundo conocimiento de la historia de España, de la que
insistía en destacar las aportaciones de los teóricos de la Escuela
de Salamanca del Siglo de Oro a los fundamentos de la
moderna economía austríaca.

Pobreza y desigualdad social en el mundo

La desigualdad económica se ha convertido en uno de los grandes problemas sociales de nuestro tiempo. Desde principios de los años ochenta, con el auge del neoliberalismo y la aceleración de la globalización, la desigualdad ha aumentado hasta cotas no vistas en décadas.
Nueva Revista

Cambiar de fiscalidad para volver a crecer

 Mi primer debate un poco serio sobre la urgencia, y las modalidades, de una reforma fiscal en España fue, vaya casualidad, en una sesión de la fundación FAES a principios de 1995. Poco después, recuerdo algunas otras discusiones entre colegas de la Universidad Carlos III, donde acababa de incorporarme, y de diferentes orientaciones políticas, que trabajaban al tiempo con Jordi Sevilla sobre otra propuesta de reforma fiscal, bastante interesante y radical, en mi opinión y si no me falla la memoria..., supongo que, por esto mismo, el PSOE decidió guardarla en un cajón.  Transcurridos casi veinte años, seguimos esperando dicha reforma, pero existen razones para creer que, en los próximos meses, algo importante ocurra en este ámbito.  Este hecho de que el sistema político español haya tardado poco menos de veinte años en adoptar una reforma tan urgente e importante, sugiere un interesante tema de un debate aún más básico pendiente de abrir: la «viscosidad» de los sistemas políticos democráticos, esa incapacidad para adoptar cambios razonablemente veloces frente a cambios exógenos en el sistema económico, y los costes sociales que esta «viscosidad» genera (o, mejor dicho, la capacidad de los privilegiados para mantener su statu quo, solo que a costes muy altos para los demás). Dejemos esto para otra buena ocasión, esperando que el informe de la comisión de expertos nombrada por el gobierno consiga impulsar esa ansiada reforma fiscal, y a la vigésima ocasión, vaya la vencida.  Al igual que los anteriores, el gobierno actual afronta el problema de un sistema fiscal inadecuado e ineficiente y, después de seis años de déficits elevados que continuarán en el futuro próximo, aborda la urgente necesidad de cerrar el déficit presupuestario e impulsar, a un mismo tiempo, el crecimiento. Los acontecimientos de los últimos años confirman que son casi siempre las presiones externas las que determinan las acciones de política económica, lo cual es una gran lástima. Hasta la fecha ha faltado un plan, y seguimos a la espera de que nuestro Ejecutivo ponga uno encima de la mesa.  Espero contribuir en algo, desde el lado de la fiscalidad, al plan general de reforma económica que, después de una década, España todavía necesita.  Sin duda alguna, este gobierno ha acertado en el hecho de que la austeridad, al bajar el coste de financiación y liberar recursos que hasta ahora se utilizaron de manera poco productiva, crea las condiciones necesarias para el crecimiento. Pero también este mismo gobierno se ha equivocado al aplicarlo hasta ahora sin una hoja de ruta global diseñada, que remueva los obstáculos estructurales al crecimiento, muchos de los cuales anidan en los detalles de la política de gasto y, sobre todo, en la estructura microeconómica de la fiscalidad.  El problema de las finanzas públicas tiene tres facetas: la del déficit, la de la composición de los gastos y la de la estructura de los recursos fiscales. En este pequeño ensayo para Nueva Revista tengo espacio para hacer solamente algunas observaciones sobre el primero y el tercer aspecto de nuestra cuestión, dejando el segundo al...
Nueva Revista

Testigo vaticano

JUAN PABLO IIFue muy notorio, desde el primer momento de su pontificado, el interés de Juan Pablo II por la liberación de los países católicos centro europeos. En este contexto se inscribe su convencimiento de que tanto el atentado que sufrió en la plaza de San Pedro, el 13 de mayo de 1981, como la posterior consagración de Rusia al Corazón Inmaculado de María, el 25 de marzo de 1984, fueron dos momentos previstos por Dios en el itinerario hacia la disolución de la tenaza comunista.Con todo, no fue fácil implicar a la Iglesia universal en esa consagración, que debía nombrar específicamente a Rusia. Ni Pío XII, ni Juan XXIII, ni Pablo VI lograron realizar la consagración del modo en que lo había pedido Nuestra Señora. Juan Pablo II afrontó este obstáculo, pero se vio obligado a recurrir a estratagemas complicadas e indirectas para poder nombrar a Rusia. Envió una carta a todos los obispos, invitándoles a unirse a él en la solemne consagración del mundo que se realizaría el 25 de marzo de 1984. En la carta, no citó a Rusia pero adjuntó la fórmula de consagración que leería, basada en la pronunciada por Pío XII en 1952, que nombraba explícitamente a Rusia. Los obispos, al leer la misiva papal y la fórmula de consagración, comprendieron que era la consagración solicitada por la Virgen a sor Lucía y que, por tanto, incluía expresamente a Rusia.Se celebró la ceremonia. Y como por encanto, en apenas seis años, hubo un drástico cambio del mundo: fin de la guerra fría, caída de varios regímenes comunistas, derrumbe del muro de Berlín, disolución del imperio soviético y libertad religiosa en Rusia y en todos otros países del antiguo imperio comunista. Y todo se realizó sin derramamiento de sangre. El proceso de desintegración comenzó formalmente en noviembre de 1989, con la caída del muro de Berlín, y continuó en los meses siguientes, en que desaparecieron los regímenes comunistas en Europa. Poco a poco se cerraron también muchas heridas en América Latina (el sandinismo, la guerra civil de El Salvador y otras más). Con todo, poco después de la caída del muro, todavía murieron en vil atentado seis jesuitas de la UCA de San Salvador, entre ellos el conocido teólogo Ignacio Ellacuría.Juan Pablo II fue muy valiente. Su actitud decidida transmitió siempre esperanza. Su frase «no tengáis miedo», repetida con frecuencia, resumía a la perfección su talante. Se enfrentó en solitario al imperio comunista, sólo con la fe y su confianza en Dios. Para infundir aliento a los cristianos, recordando que la santidad es también posible en nuestra época, llevó a cabo sesenta y una canonizaciones durante su largo pontificado, como no lo había logrado otro pontífice desde que rigen las estrictas normas canónicas que regulan estos procesos. Muy significativas fueron las canonizaciones de Maximiliano María Kolbe (1982), mártir de la caridad en Auschwitz; Edith Stein (1998), hebrea católica y destacada intelectual, también martirizada en Auschwitz; Josemaría Escrivá (2002), sacerdote español, fundador del Opus Dei;...
Nueva Revista

El coste ecológico del Made in China

China decidió hace unos años acertadamente abrazar las políticas liberales para crear riqueza y mejorar el nivel de vida de su población. Su economía ha progresado desde entonces de manera espectacular gracias a la introducción de políticas de mercado y a la apertura de éstos al exterior, importando tecnología y capital y exportando productos con precios muy competitivos. La incorporación de China a la economía global está consiguiendo eliminar paulatinamente las penurias que generó el socialismo y la globalización ha sacado ya de la pobreza a más de 400 millones de ciudadanos. Sin embargo, la legítima aspiración por aumentar la calidad de vida de sus habitantes está provocando al mismo tiempo un fuerte impacto ecológico en China y también fuera de sus fronteras. Tras crecer durante tres décadas a un ritmo del 10% anual, han llegado la contaminación del aire y los ríos, la escasez de agua, la desertificación y la lluvia ácida.La situación ambiental de China es el reflejo de un modelo económico anticuado, derrochador e ineficiente que ha convertido al país en un glotón insaciable de recursos naturales. Con el 20% de la población del planeta, el gigante asiático consume el 50% de la producción mundial de cemento, el 33% de acero y el 25% de aluminio. Y cada día tiene más apetito, lo que está provocando tal boom en el mercado global de materias primas que ha dejado obsoletos muchos términos macroeconómicos.El gran crecimiento de China en los últimos treinta años no hubiera sido posible sin el carbón que suministra el 70% de la energía que consume el país. A pesar de sus casi inagotables yacimientos, el gigante asiático se convirtió el año pasado en importador neto de carbón sencillamente porque le es más rentable importar carbón en barcos que transportarlo en trenes desde las minas del interior hasta las zonas costeras industriales. Es que China está rompiendo moldes y estrategias. Además del casi omnipresente carbón, China utiliza cada vez más petróleo, ya es el segundo consumidor del mundo, después de Estados Unidos, y destina en la actualidad 35 veces más recursos que en 1999 para importarlo. La Agencia Internacional de la Energía vaticina que en 2030 las importaciones chinas de petróleo se triplicarán con respecto a la cifra actual y que el país se convertirá en el primer consumidor mundial de energía en los primeros años del próximo decenio. El potente desarrollo de china y de otras economías emergentes ha causado un aumento sin precedentes de la demanda mundial del oro negro que ha disparado su precio. Así, a pesar de que Estados Unidos ha disminuido su consumo, el precio del barril rompe casi a diario los vaticinios más alarmistas.El gigante asiático utilizó en 2006 un 15%de la energía del planeta para producir un 5,5% del PIB global, lo que muestra claramente la ineficiencia energética de su modelo de desarrollo. Por cada dólar que ingresa, China usa tres veces más energía que la media internacional y diez veces más que Japón. Algunos expertos señalan que...
Nueva Revista

De la televisión de Estado a la televisión pública

El autor relata un viaje de treinta años de vida periodística: su nacimiento en la televisión del Estado, su juventud en la de la transición y su supervivencia entre las prácticas dirigistas de los años 80. Como Dante, no abandona la esperanza de "una Televisión Pública cuyo Estatuto coincida punto por punto con la Constitución".

Gobernanza de la globalización

Este artículo analiza las líneas maestras de la política comercial de la Administración Trump y especula sobre su posible impacto sobre el comercio internacional y la gobernanza de la globalización.

A la sombra de Fontán

Discurso de José M. de Areilza en agradecimiento a la concesión del premio Antonio Fontán de periodismo político.
Nueva Revista

Humana Jerusalén

Reproducción del cuaderno de viaje de Jacques-Emmanuel Bernard en el que recuerda los años en los que vivió y trabajó en Jerusalén, una ciudad muy humana.

Nueva Revista

La energía como nueva frontera, diálogo con Loyola

Loyola de Palacio ocupó el cargo de vicepresidenta de la Comisión Europea y responsable de las áreas de Transportes, Energía y Relaciones con el Parlamento Europeo entre 1999 y 2004. Política de raza y valiente, su legado es una Europa de la energía, competitiva y de calidad al servicio de los ciudadanos. Precursora en el entendimiento de la dimensión estratégica de la energía, su Libro Verde de 2000 lanza una estrategia europea posteriormente articulada en un monumental acervo legislativo para Europa, en torno a tres ejes:- Medidas para salvaguardar el suministro de energía en Europa. Lanzó el diálogo de la energía con Rusia en 2000 y logró fomentar la integración de los países vecinos en una comunidad energética.  - La competitividad de la industria europea. Mediante el acuerdo histórico de liberalización de los mercados eléctricos y del gas en la UE en 2002, estableció los cimientos de un mercado energético verdaderamente interior que condujo a una competición sana entre operadores, respetando al mismo tiempo las exigencias del ámbito del servicio público. - Fomento de medidas medioambientales y de la energía eficaz. Su ambicioso plan para aumentar la eficacia de la energía cobró forma en la propuesta europea de eficacia energética para edificios que se adoptó en 2002.Entre sus numerosas propuestas innovadoras también se cuentan las relacionadas con combustibles biológicos (adoptada en 2003), la de cogeneración (adoptada en 2004) y la primera directiva de la historia de la UE sobre energías renovables (adoptada en 2001). También introdujo el debate acerca del papel de la energía nuclear en el marco de la reducción de emisiones de CO2.Loyola se adelantó a su tiempo en lo que hoy es conocido por todos, es decir, que la energía representa uno de los desafíos más cruciales que afronta la Unión Europea en la actualidad; un desafío relativo a la integración, así como a la proyección de la UE en el mundo.La energía cada vez depende más de proveedores externos, y los problemas de la seguridad de suministro y la incertidumbre de precios están convirtiéndose en elementos importantes de las políticas europeas. Tuve el privilegio de conversar a menudo con Loyola sobre el papel Loyola fue capaz de prever lo que hoy es conocido por todos, es decir, que la energía representa uno de los desafíos más cruciales que afronta la Unión Europea en la actualidad; un desafío relativo a la integración, así como a la proyección de la UE en el mundo. fundamental de la energía como impulsora de la unificación europea desde la comunidad de carbón y acero y EURATOM. Medio siglo después, en este momento crucial, la energía vuelve a revelarse como asunto vital de la Europa ampliada, y -me atrevería a decir- el tema principal en torno al cual podemos construir la «Solidarité de faits» que sirvió de cimiento a nuestra estructura actual.El paradigma de la energía está experimentando cambios profundos que no alcanzamos a apreciar en su verdadera magnitud. Además de la emergencia de nuevas soluciones tecnológicas para energías renovables y eficaces, se...
Nueva Revista

El sabor y el saber de la experiencia de la vida

Ortega pensó que lo originario de la enigmática realidad "vida"
lo experimentamos los hombres como un mero sabor, e
imaginó a éste miriádico y plural. Pero acaso se trate de una
experiencia que -sin ser ciencia positiva, ni intuición o comprensión
alguna- tampoco sea un sabor, sino un verdadero saber
humano.

Europa bajo la amenaza islámica

Las amenazas terroristas y las víctimas de tales ataques proliferan en Europa. El clima civil en varias ciudades europeas empieza a asemejar a las del Medio Oriente, donde la paz ciudadana y el derecho a la vida se ven continuamente amenazados.

Por qué importa -más que nunca- la agricultura

La actividad agrícola está sometida a los imponderables del clima y ligada a la tierra, es decir, imposible de deslocalizar lo que genera un marco que favorece el pensamiento largo plazo y a la prudencia
Nueva Revista

Europa, politica y religion

Publicamos el texto íntegro de la conferencia que el Cardenal Joseph Ratzinger pronunció el pasado 28 de noviembre, con ocasión del ciclo «Conversaciones sobre Europa» que tuvo lugar en la Delegación de Baviera en Berlín. Una parte sustantiva del mismo fue publicada en el Nº 50 del semanario Die Zeit (7 de diciembre de 2000).

Nueva Revista

La política energética europea y la tercera revolución industrial

Es un gran honor que me hayan invitado a clausurar esta conferencia dedicada a una mujer, y sobre todo a una amiga, que tanto hizo en su vida trágicamente corta.Loyola de Palacio era una política valiente y visionaria que advirtió antes que la mayoría que la energía se convertiría en un problema estratégico clave de este siglo. Contribuyó en gran medida a preparar las herramientas que Europa necesita para actuar eficazmente en este ámbito. Esta conferencia es un merecido tributo a sus muchos logros. Es más, pienso que ella la hubiera disfrutado enormemente. Al igual que todos ustedes, echo de menos sus opiniones, apasionadas y defendidas con brillantez, sobre energía, ¡y no sólo sobre energía!En mis numerosos encuentros con Loyola, ella siempre me hablaba en portugués. Lo que no es muy habitual cuando tengo reuniones con mis amigos españoles... Hoy quiero recambiar el esfuerzo de Loyola y hablaré en mi «pobre» español durante esta conferencia.Centraré mi intervención en el papel que a lo largo de los años ha tenido la energía en la transformación de nuestras sociedades.Hace casi dos siglos y medio, el tejedor británico James Hargreaves inventó la Spinning Jenny, y comenzó así la primera revolución industrial. La era del vapor transformó las sociedades, creando nuevas maneras de trabajar, de viajar y de comunicar.Cien años más tarde, el inventor alemán Nicolaus Otto diseñó el motor de combustión interna, y comenzó la segunda revolución industrial. La era del petróleo avanzó a pasos agigantados en la ciencia, la medicina y el transporte, y generó prosperidad a una escala inimaginable en generaciones anteriores.Pero cada vez somos más conscientes del elevado precio que ha tenido este progreso. Ha producido un aumento masivo de las emisiones de carbono en todo el mundo, y ello está cambiando lentamente nuestra atmósfera, con grandes repercusiones en el clima.Según el Panel intergubernamental de Naciones Unidas sobre el cambio climático, la temperatura del globo ha subido 0,7 grados en el siglo XX. Sus cálculos más recientes muestran que si no se actúa sobre el cambio climático, las temperaturas podrían aumentar hasta en 4,7 grados para finales de este siglo.Los últimos informes muestran además la probabilidad de que algunas regiones de Europa se vean gravemente afectadas por la subida de las temperaturas, con más sequías aquí en España, por ejemplo.Otro problema es que el petróleo y los demás hidrocarburos son recursos limitados, y que nuestras reservas internas disminuyen. Hoy importamos alrededor del 50% de nuestra energía. En 2030 nos acercaremos al 70% si mantenemos las políticas actuales.Al mismo tiempo, el auge de nuevos gigantes económicos como China y la India incrementa la demanda mundial de hidrocarburos, y, si no actuamos, seguirá subiendo hasta el 60% para 2030, según la Agencia Internacional de la Energía. Los precios de los combustibles están en cotas cada vez más altas, sobre todo el petróleo, que el mes pasado llegó a los 80 dólares por barril .Así, Europa está expuesta a una competencia cada vez más intensa de otros países por los recursos energéticos...
Nueva Revista

La vacuna del paludismo

El descubrimiento de Manuel  Patarroyo supera  el propio hecho de la vacuna y su grado de eficacia. En su obra hay avances experimentados y de concepto que revolucionarán el campo de la inmunología. Sin embargo, Patarroyo libra ahora una batalla político-científica, al haber donado su vacuna a la OMS al margen de intereses menos nobles.

La “última milla” en África

Muchos de los grandes debates sobre el continente africano tienen como eje central la siguiente pregunta: ¿cómo se puede acabar con la pobreza en África? La pregunta es aparentemente sencilla, sin embargo, las respuestas de los expertos son en muchas ocasiones contradictorias.

Andrés Ortega Klein, “La imparable marcha de los robots”

La robotización y la automatización de las tareas humanas avanzan a pasos agigantados en nuestra sociedad.
Nueva Revista

Devolvamos su sitio a Dios, ahora que se acerca el milenio

Uno de los aspectos más fascinantes de la Historia no es tanto lo que ocurre como lo que obstinadamente se niega a acontecer. Fuerzas aparentemente irresistibles se agotan de repente y sin avisar y modas dominantes se desvanecen, mientras reliquias a medio deshacer sobreviven. Los hombres y las ideas del ayer siguen su camino paso a paso, sin detenerse.

Nueva Revista

La energía, una prioridad europea

Europa se enfrenta en estos momentos a serios desafíos medioambientales y energéticos. El cambio climático, la escasez de producción propia de combustibles fósiles, el aumento acelerado de la demanda de energía en países emergentes en rápido crecimiento y el preocupante incremento de la dependencia de las importaciones de petróleo y gas procedentes de regiones políticamente inestables o potencialmente hostiles, pone a la Unión Europea frente a la necesidad urgente de tomar medidas a gran escala.La Unión también ha de afrontar unos hábitos de consumo de sus ciudadanos escasamente compatibles con un uso racional de los recursos energéticos. Por todas estas razones, las instituciones comunitarias están obligadas a mantener el esfuerzo de informar debidamente a la opinión pública para que se genere una conciencia general de la gravedad del problema.La política energética de la Unión Europea pivota sobre tres ejes fundamentales: seguridad de abastecimiento, competitividad de la economía y protección del medioambiente.Alrededor del 80% de la energía consumida en la UE viene mayoritariamente del petróleo, del gas natural y del carbón, y una parte significativa constantemente creciente procede del exterior de la Unión. Los estudios de la Comisión Europea muestran que la dependencia de las importaciones de gas y petróleo, que es ahora de un 50%, podría alcanzar el 70% en 2030. Por consiguiente, la vulnerabilidad de la Unión Europea frente a cortes de suministro y a subidas de precio ligadas a crisis internacionales, como pudimos comprobar en enero del año pasado, queda así inquietantemente incrementada. Además, esta situación debilita seriamente nuestra fortaleza en términos geopolíticos.La UE ha puesto la eficiencia energética en el corazón de sus políticas actuales y se ha marcado un objetivo orientativo de mejora de la misma en un 20% para 2020. Una técnica especialmente relevante mediante la cual la Unión promueve un uso más eficiente de la energía es la cogeneración, es decir, la producción simultánea de electricidad y calor. Se optimiza así el uso del gas y se contribuye a la preservación del medio ambiente, ya que el gas emite menos CO2 que otros combustibles fósiles.Un campo con un enorme potencial de ahorro energético son los edificios. La correspondiente directiva comunitaria, de la que fui ponente, obliga a una revisión de la eficiencia energética de todos los edificios nuevos, así como de aquellos en los que se realicen grandes renovaciones. Se calcula que el consumo de electricidad en instalaciones de aire acondicionado se duplicará de aquí a 2020, lo que nos da una medida de la importancia de una actuación a fondo para mejorar los estándares de eficiencia energética en este sector.Otro aspecto relevante es el de la promoción de un uso más eficiente de la energía mediante un mercado interno liberalizado y competitivo. En el pasado, los mercados nacionales de gas y de electricidad funcionaban como islas independientes dentro de la Unión, y tanto la generación como la distribución estaban en manos de monopolios. Hoy en día los mercados se están abriendo a la competencia externa y las fronteras nacionales están desapareciendo, aunque...
Nueva Revista

Las edades del hombre

Cuando el hombre reflexiona sobre la parte de vida ya transcurrida descubre -más bien tarde- que cada nuevo día, lejos de ser un paso más hacia el logro de la plenitud, no hace más que añadir un nuevo encogimiento a su ser, y lejos de ir a más, va a menos, camino de su destrucción y de la nada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies