jueves - 21 junio - 2018

Ideas

Ideas

Los nuevos retos de un buen Gobierno

El número 45 de NUEVA REVISTA (junio-julio de 1996) se abría con un artículo titulado Los cien días de Aznar, del que estas páginas de ahora, cuando están próximos a cumplirse los trescientos, quieren ser una continuación. Decíamos entonces que la "situación Aznar" tenía desde su mismo nacimiento una solidez parlamentaria que compensaba con holgura la corta victoria electoral del 3 de marzo. Los meses transcurridos han demostrado que eso era verdad y que los acuerdos con los partidos nacionalistas han funcionado de modo más que aceptable.

Un Estatut para la disidencia

Breve reseña histórica de Cataluña en España desde la Segunda República hasta hoy, las consecuencias de la aprobación del Estatuto, "no rompe España pero la debilita".

Después de una tregua

De cómo las negociaciones de tregua obtuvieron un balance negativo tanto para la sociedad española como para el Estado.

Los riesgos para América Latina

POPULISMO E INDIGENISMOAmérica Latina es el continente con las mayores desigualdades del mundo y la pobreza se extiende como un reguero de pólvora en...

La herencia del lulismo

 Ese extraordinario diplomático, político y estadista que fue José Maria da Silva Paranhos, el barón de Rio Branco, dijo alguna vez que Brasil estaba...

España y la Alianza del Pacífico

 Cuando las cifras son sólidas es deber de los gobiernos generar políticas basadas en la evidencia. La Alianza del Pacífico, que engloba a más...

Una nueva arquitectura financiera

 Como respuesta a la actual crisis económica y financiera, la Unión Europea ha tenido en los últimos años que emprender reformas en los ámbitos...

El rompecabezas Sirio. Implicaciones geopolíticas del conflicto

Hace un año comenzaban las protestas en Deraa, al suroeste de Siria, por la detención de unos adolescentes que hacían graffitis contra el régimen....

La edad madura de la Cooperacion internacional al desarrollo

De cómo España ha tomado parte en el esfuerzo para promover el desarrollo de los países iberoamericanos por evidentes razones de cultura y lengua.

Las competencias del Estado sobre el patrimonio histórco español en la Constitución de 1978

Discurso leído por el autor el día 1 de diciembre de 1996 en el acto de su recepción como Académico de la Real de Bellas Artes de San Fernando.

¿Perderá España el tren del debate europeo?

Cuando quedan menos de cuatro meses para que España recoja el testigo en la carrera de la presidencia europea, muchos son los temas que quedan sobre la mesa: la puesta en circulación del euro, la V Conferencia Euromediterránea, el tramo final de las negociaciones de ampliación con algunos países candidatos -los del pelotón de cabeza— y otras cumbres y reuniones que el Gobierno español prepara con avidez para estrenar la presidencia con la mejor imagen posible ante nuestros vecinos europeos. Y sin embargo —defiende María Andrés en su ensayo— mientras el Ejecutivo español está inmerso en estas cuestiones, en la Unión Europea ha comenzado una carrera paralela, que consiste en la búsqueda —por parte de políticos e intelectuales— de un modelo que defina el sistema constitucional y reparto de competencias entre las instituciones europeas de una futura Unión ampliada. ¿Está España preparada para aportar su propio modelo en lo que se ha dado en llamar el debate europeo?

Un ensayista que no escribe ensayos

Parece que vuelve a ponerse de moda la figura del intelectual comprometido (aunque en ocasiones lo haga de manera un tanto folclórica). En el caso del Nobel portugués José Saramago, no se trata de ninguna moda sino de una persistente actitud ética, que provoca encendidas adhesiones o manifiestos rechazos. Y es que la fama de Saramago excede el ámbito de lo estrictamente literario. Adolfo Torrecilla analiza tanto su faceta pública y política como su trayectoria literaria, donde ocupan un lugar muy especial sus novelas, especialmente las últimas. Como ha demostrado con El hombre duplicado, Saramago mantiene a sus ochenta años un envidiable vigor narrativo.

Yo prometo

PARA CAMBIAR EL MUNDO

Bush y los tópicos

Dicen que «cada maestrillo tiene su librillo», y en el caso de la presidencia norteamericana, no es menos cierto que la Administración de George W. Bush difiere con mucho de la manera de hacer política que empleó su predecesor, Bill Clinton. Ramón Pérez-Maura repasa los tópicos que han perseguido al nuevo presidente de EE UU en sus primeros 100 días de mandato. ¿Qué verdades encierra la extendida imagen de Bush como político de fuerza y conservador a ultranza en asuntos domésticos?

Nueve cartas al Brexit

1. Obsolescencias políticas. Se vuelve a demostrar que el referéndum es un instrumento inadecuado para la toma de decisiones trascendentales en sociedades complejas e...

Más leídos

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies