Compartir:

La unidad de Europa es uno de los temas recurrentes que vuelve a cobrar actualidad en estos años finales del siglo XX. La desaparición de las fronteras, la moneda única, la libre circulación de capitales y de profesionales entre los países miembros de la UE, la validez internacional de las titulaciones universitarias… medidas llamadas “convergentes”, que se proyectan a corto-medio plazo y aspiran a lograr ese objetivo, soñado y temido a la vez, de unir a los viejos y siempre difíciles pueblos europeos.

La reactivación del ideal comunitario trae a la memoria de forma inevitable la figura de Carlos de Gante

La reactivación del ideal comunitario trae a la memoria de forma inevitable la figura de Carlos de Gante, Karl von Habsburg, el Kaiser Karl V de los centroeuropeos, o el Carlos V de los españoles. Nacido en el año 1500, hace ya casi medio milenio, último sucesor del otro Carlos, Carlomagno, encamó en su persona, como ningún otro, esa unidad Europea que él supo llevar desde Gibraltar hasta el límite del Imperio Turco, bordeando Francia, Inglaterra y los Estados Pontificios.

Carlos V, un emperador para Europa (Edaf), 293 págs.

Volver a reconstruir la biografía del Kaiser Karl, recordar su vertiente política, sirve como excelente vía de aproximación entre el pasado y el futuro para lograr la única y deseada perspectiva paneuropea. Aproximación biográfica que adquiere particular relieve ante el hecho de que el autor, Otto von Habsburg,  es  hijo del último emperador de Austria y también miembro del Parlamento Europeo en Estrasburgo.

Europeísta convencido y familiarizado con el personaje, tanto en términos de parentesco como en los históricos y culturales, el autor está en una posición privilegiada para comprender a este duque de Borgoña, rey de España y de las Indias y emperador del Sacro Imperio Romano-Germánico que aunó en sus orígenes los componentes latinos y góticos de la civilización occidental y cristiana.

Los capítulos que integran la biografía se estructuran de forma cronológica y temática, a través  de un enfoque adecuado, para armonizar el análisis de los datos conocidos con la necesaria síntesis de una  de las épocas más densas y críticas de la historia europea. Resalta, sobre el conjunto, la figura humana y política del nieto de los Reyes Católicos, fiel a su lema Plus Ultra, que, en verdad, no pudo llegar más lejos, en cuanto a dominios y poder. Se observa, como es obligado en este tipo de libros, la interpretación subjetiva de la vida y actividades del protagonista, aunque los datos reseñados respetan de modo escrupuloso la verdad, avalada por fuentes de seriedad contrastada.

El paso de  los siglos no aleja, sino todo lo contrario, la figura de Carlos V de la más reciente historia, de modo que los europeos de finales del siglo XX podrían comprender -con más facilidad que en otras épocas de mayor fervor nacionalista- las luchas y avatares de aquel Emperador que no llegó a ver cumplido el sueño de una Europa unida bajo un destino común.


Compartir: