Compartir:

 

lo_mejor_de_ambos_mundos.jpg

Debe ser especialmente emocionante para los amigos e integrantes de Nueva Revista la publicación de esta antología de la revista cultural Ambos Mundos. Y no solo porque supone una decidida apuesta por la cultura, sino porque Ambos Mundos, nacida bajo el mecenazgo de la Universidad Internacional de La Rioja, es una publicación hermana y se ha encargado, desde 2012, de difundir también el contenido de Nueva Revista.

El editor de Ambos Mundos, Ignacio Peyró, ha estado siempre vinculado al mundo de la cultura, pero su vocación excede la de la mera gestión. Tiene el suficiente bagaje cultural y la perspicacia suficiente para adelantarse a los acontecimientos y leer, con finura, las tendencias más importantes en el ámbito de la cultura. Al mismo tiempo, y a nuestro juicio, es esta una de las labores más importantes de cualquier editor, ha sabido rodearse de una serie de colaboradores igual de inteligentes y brillantes, descubriendo a la opinión pública nuevos nombres y consolidando la trayectoria de otros ya conocidos. En cualquier caso, hay un hecho evidente que demuestra la importancia que ha adquirido la actividad desarrollada por Peyró: que una revista tan joven se haya convertido en un punto de referencia para el periodismo cultural y haya publicado una antología de sus mejores artículos tras solo dos años de existencia.

Explica Peyró que «el libro refleja muy bien lo que fue la revista, tanto en las firmas que contribuyeron a ella como en los temas que tocó: españoles, europeos y americanos, de la fotografía a la literatura y de la pintura al cine, siempre con una voz propia». Los artículos de esta antología son muy variados y actuales, con la mirada puesta en el lector de hoy. En tiempos de cultura de usar y tirar, Ambos Mundos optó desde el principio por «una cultura de vocación universal y sensibilidad clásica». Esta es tal vez una de las razones de su éxito, su apuesta por la divulgación de la alta cultura y su conexión con un público joven gracias a su naturaleza digital y al amplio abanico de temas que ha tratado.

Como indicábamos, en su larga nómina de autores se mezclan los noveles con los veteranos: Valentí Puig, Juan Manuel Bonet, Juan Bonilla, Jordi Amat, Eduardo Gil Bera, Enrique García-Máiquez, José Carlos Llop, Joseba Louzao, Jorge Bustos, Eduardo Gil Bera, Fernando Castillo, Adolfo Torrecilla, Daniel Capó, Eduardo Jordá, Luis Rivas, Andrés Trapiello, entre otros. De ellos, aparece algún artículo en esta selección. El lector tendrá razones para admirar no solo la inteligencia con que se tratan los temas culturales y políticos de mayor preocupación, sino el alto valor literario de los textos.

Mientras Valentí Puig escribe sobre Pla y la gastronomía, García-Máiquez, poeta de prestigio, trata sobre los pregones de Semana Santa y la poesía de Víctor Botas y Carlos Pujol; Fernando Castillo, sobre los cafés que han marcado historia o Solana. Eduardo Jordá escribe un excelente artículo sobre Ósip Mandelshtam. Daniel Capó, otra de las firmas habituales, habla de la pianista que conmocionaba a Stalin; Méndez Monasterio escribe sobre el escritor francés Michel Houellebecq; José Carlos Llop, sobre Carlos Fuentes, y Gabriel Insausti, sobre Adam Zagajewski. Espléndido y ambicioso es el artículo de Luis Rivas sobre la gran novela americana, y muy actual y divertido el de Jorge Bustos dedicado a Quentin Tarantino. Nuestros lectores habituales habrán advertido que muchos de estos colaboradores también han escrito en estas páginas; y otros, sin duda, lo harán en el futuro.

Sin duda, uno de los mayores atractivos que ha tenido Ambos Mundos es que ha conseguido aunar la difusión de la cultura y revalorizar su papel y su influencia política y social. La cuestión no es baladí, pues ahora que se habla tanto de regeneración democrática, la apuesta por elevar el nivel cultural de la esfera virtual es una labor prioritaria. Frente a quienes se quejan de los nuevos medios y critican el adocenamiento del público, Ambos Mundos aparece para demostrar que es posible armonizar Internet y Cultura. Por otro lado, no me resisto a subrayar otra de las cualidades que Ambos Mundos ha heredado de Nueva Revista: su independencia ideológica, su compromiso por la calidad y la libertad. Y tampoco hay que menospreciar esto en un momento en que las publicaciones culturales parecen haberse vendido al mejor postor, sea este político o económico.

Lo bueno es que la senda que inició Ambos Mundos todavía está abierta y su comprometida labor la sigue realizando ahora Nueva Revista Digital.

Josemaría Carabante


Compartir: