Federico López Terra

1 publicaciones 0 Comentarios

El arte en el periodo de entreguerras

Elena Pontiggia, profesora de historia de arte contemporáneo (Accademia di Brera, Milán) y experta en artes visuales de la primera mitad del siglo XX, publica este trabajo en el que se reflejan su experiencia y conocimiento de la materia desarrollada a través de su participación en la organización de diversas muestras de arte.El interés de Pontiggia por la estética de las primeras décadas del siglo XX y los problemáticos vínculos del arte de este periodo con la tradición son los que en gran medida alientan sus principales estudios teóricos y su campo de investigación. El libro que aquí se reseña se centra en el clasicismo de principios de siglo representado por el denominado Retorno al orden, que la autora define, antes que como un movimiento en sentido estricto, como «un clima que se difunde entre la mitad de los años diez y finales de los años treinta».Se trata de un trabajo que pretende clarificar el confuso periodo que representa el arte de vanguardia y dar cabida a toda una corriente artística aparentemente contraria a la tendencia general de estos años. En este sentido, el libro persigue un doble objetivo: por un lado, permite comprender toda una corriente del arte que, al entrar en conflicto con la hegemonía de la vanguardia, ha tendido a ser minusvalorado o estudiado desde una perspectiva que no le era propia. Por otra parte, permite articular estos intentos expresivos como una corriente con sentido propio antes que como contradicciones aisladas difíciles de salvar en el contexto de las vanguardias históricas.El libro propone al lector un recorrido a través de la dialéctica entre «clasicidad» y «modernidad». Ya desde la introducción estos conceptos son problematizados como clave de lectura del periodo de entreguerras en Europa, en un intento por salvar la dicotomía entre ambos. Para ello, Pontiggia comienza realizando un recorrido por los años anteriores al movimiento e intenta rastrear las raíces de éste -caracterizado como «tendencia clasicizante»- en dos periodos diferenciados: los años del expresionismo, que fecha del 1890 al 1904, y los de la vanguardia, de 1905 a 1914.A continuación pasa a analizar la génesis del movimiento mediante un rastreo minucioso de las fuentes del nombre Retorno al orden y de los debates generados en torno al mismo. Los capítulos tercero a quinto, quizás los más interesantes, desarrollan las características que según Pontiggia determinan el movimiento y dan sentido a su existir. En éstos se analizan las representaciones de la figura humana vinculándola a un retorno a la figuración y a un cierto antropocentrismo en el arte como paradigma del modelo clásico. También incluye un estudio de la concepción del tiempo y de la importancia concedida a la técnica. Pontiggia vincula la noción de «orden» al idealismo platónico que recorre el movimiento y al pitagorismo que rige tanto el ideal del tiempo como el de la forma: «el orden del arte tiene una resonancia cósmica, es el reflejo de una ley matemática que anima toda la creación». En este punto la autora insiste en...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies