Antonio de Oyarzábal

1 publicaciones 0 Comentarios
Diplomático. Vocal asesor del ministerio de Asuntos Exteriores

La condicion linguistica de las relaciones internacionales

De un tiempo a esta parte, a las funciones tradicionales de nuestras representaciones diplomáticas en el exterior se ha sumado una nueva: la promoción del idioma español como vehículo, no ya de culturización, sino sobre todo de generación de grandes recursos económicos, sociales y hasta políticos.La aparición en escena de medios como Internet; la difusión de señales de televisión más allá de fronteras y océanos; la globalización de rotativos con publicaciones simultáneas en multitud de países... han hecho del factor lingüístico un instrumento de tal importancia en las relaciones internacionales que ahora son los bloques de naciones —unidas por un mismo idioma— los que comienzan a adquirir marcado protagonismo en el reparto de papeles de un mundo cada vez más abierto a la libre circulación de bienes y servicios. Vivimos en los albores de una revolución tecnológica, y por ende sociológica, comparable a la que en su tiempo supuso la imprenta de Gütemberg, y todo apunta a que serán los grandes conjuntos de países con cientos de millones de habitantes hablando una misma lengua los que entrarán en la liza de los liderazgos culturales, comerciales, científicos y hasta políticos, en competencia con otras entidades supranacionales de carácter geográfico o económico.España se halla en este sentido en una envidiable posición de salida. Como miembro de una comunidad de naciones enlazadas por la lengua común de sus cuatrocientos millones de habitantes, nuestro país cuenta con la fuerza y el peso que le otorgan la solidaridad de los miembros de la misma, así como con la capacidad de demanda del gran colectivo humano que la conforma.Estos últimos años ya se han demostrado las amplias posibilidades que el mercado iberoamericano ofrece a nuestros empresarios. En poco más de un lustro, España se ha encaramado a la posición de primer inversor en casi todos los países del área, y qué duda cabe de que, al margen de otras consideraciones económicas y comerciales, el factor idiomático ha jugado un papel determinante en la gran mayoría de estas nuevas iniciativas empresariales españolas.Por ello, es sintomático el interés que las autoridades del gigante brasileño muestran en no quedar desenganchados de las oportunidades mutuas que se ofrecen los países del resto de la comunidad que hablan castellano. El debate interno que ha suscitado la propuesta de su Gobierno de hacer obligatoria la enseñanza del idioma español nos demuestra la importancia que aquella sociedad otorga a la cuestión; porque para los políticos brasileños no bastan los atractivos de una nación rica en recursos, de población inmensa, y que ya ha establecido un amplio área de libre comercio con sus vecinos, para asegurarse un futuro de desarrollo en el mundo; hay que abolir además esa barrera del idioma, sin perder por supuesto ni sus señas de identidad lusas ni su legado cultural, pero poniendo en mano de sus jóvenes generaciones el instrumento básico de una lengua común a todo su entorno.Si importante es, sin embargo, el espectro de posibilidades que aún ofrece la propia comunidad iberoamericana para España, más interés...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies