Artículo

Los efectos de la inmigración en España

por Pablo Vázquez Vega

Director de la Fundación de Estudios de Economía Aplicada (FEDEA)

Publicado en Cultura, Sociedad | ciclo económico | España | Inmigración | maternidad | valor positivo

Septiembre 2012 - Nueva Revista número 107

ABSTRACT

La incesante llegada de inmigrantes a nuestro país supone un aspecto positivo en el ciclo económico, dando una inyección de vida a la sociedad española.

ARTÍCULO

El retrato de la llegada de inmigrantes a nuestro país está ya bastante definido. Publicados ya los datos provisionales del censo antes del verano, contamos con la sexta oleada de datos sociodemográficos sobre los inmigrantes que han llegado, lo que nos permite conocer con bastante profundidad la magnitud del cambio. De esos datos hay dos lecciones que se pueden aprender: el tremendo beneficio que han supuesto para nuestro país y el fracaso, ya no sé si tremendo, de nuestro procedimiento de entrada de inmigración legal.

La inmigración puede decirse ya que es, fuera de toda duda, el shock positivo más importante que ha tenido lugar en la economía española desde la unión monetaria. Está detrás de nuestro crecimiento económico, aunque no en la magnitud de las cifras que se han publicado recientemente, de la fortaleza de nuestra demanda interna y del consumo, pilares de este ciclo de buenas noticias, del mantenimiento del valor de la vivienda y del desarrollo de muchas empresas en España. La estrategia de muchas compañías en los noventa de salir al exterior, especialmente hacia mercados menos maduros como el Latinoamericano, se ha visto transformada por una vuelta al interés por el mercado interno, que presenta también altas rentabilidades. La inmigración ha dado también un respiro a la Seguridad Social, aunque ni mucho menos ha resuelto el problema, y ha mejorado sustancialmente los ingresos por impuestos (con una recaudación, por ejemplo, del IVA creciendo al 20% ) .

La inmigración ha actuado en uno de los aspectos más positivos que estamos viviendo en esta etapa de ciclo económico: la incorporación de la mujer al mercado de trabajo. A falta de un sistema de guarderías y ayudas a la maternidad como tienen otros sistemas de bienestar europeos, la inmigración está siendo la red que permite a la mujer (porque las tareas del hogar siguen sin ser cosa de dos) desarrollarse profesionalmente. Nos preocupamos porque las mujeres entren en los consejos de administración sin subrayar que podrán hacerlo si cuentan con una persona, habitualmente inmigrante, que cuida a un familiar mayor, atiende a los niños o simplemente simplifica las tareas de un hogar. Este fenómeno, especialmente significativo en las ciudades, se ha visto acompañado en el campo por una presencia cada vez más numerosa de inmigrantes que ha detenido la despoblación y ha cubierto, de nuevo, los trabajos que abandonamos los nacionales: desde la agricultura hasta los médicos de pueblo.

La inmigración no sólo presenta ventajas económicas, sino que ha supuesto una inyección de vida a nuestra sociedad. U n a sociedad que caminaba hacia un envejecimiento acelerado (estimaciones de Naciones Unidas a finales de los ochenta nos situaban en el país más envejecido del planeta para la primera mitad de este siglo), con lo que eso supone de falta de actitud emprendedora, de defensa del status quo, de rechazo a los cambios, se está viendo transformada por un colectivo que quiere comerse el mundo porque está sedienta de oportunidades. Pensemos por ejemplo, que en una ciudad como Madrid, uno de cada cuatro jóvenes es inmigrante, lo que asemeja esta ciudad, más que cualquier otro aspecto, a ciudades como Londres o Nueva York.

Este panorama sustancialmente positivo tiene sombras. Como toda transformación, y al ritmo que en este caso está teniendo lugar, conlleva costes, beneficiados y perjudicados. Aunque sólo fuera por la edad y por la situación económica, no es casual que el porcentaje de inmigrantes reclusos no cese de crecer, ni que nuestro precario sistema de bienestar esté sufriendo una carga adicional a veces insoportable.

Basta con pensar que ese conjunto de prestaciones que lo forman están dirigidas a atender a los más desfavorecidos, y en esa categoría caen de forma inmediata la mayoría de los que llamamos inmigrantes económicos. Sin embargo, los acontecimientos que estamos viviendo en estas últimas semanas merecen que nos detengamos a analizar el fiasco que supone nuestro procedimiento de recibir inmigrantes.

La mayoría, la inmensa mayoría de los inmigrantes que están transformando nuestra sociedad, han entrado como inmigrantes ilegales, se han pasado meses cambiando de acera cuando veían a la policía y han pagado precios exorbitados por un pasaje a España. No podemos engañarnos. No es posible solventar el problema de la inmigración ilegal si no funcionan los mecanismos de la inmigración legal. Hoy no es posible blindar un país como España, aunque estuviéramos dispuestos a tener un ejército como el americano (que por cierto, después de triplicar los recursos humanos y materiales en la frontera, cuenta con once millones de inmigrantes irregulares, de los cuales 465.000 tienen orden de expulsión); ni hay gobierno capaz de expulsar a un millón o a medio, que más da, de inmigrantes irregulares. Los accidentados vuelos a Senegal recuerdan demasiado a aquellos que fueron tan criticados a Quito y que evidentemente no resuelven nada porque la magnitud del flujo es muy distinta. La inmigración irregular no se detendrá porque haya pronunciamientos más o menos duros por parte de las autoridades públicas, porque el principal efecto llamada es la conferencia que realizan los que han llegado explicándoles las diferencias entre los dos mundos. Vivimos en la frontera con mayor diferencia per cápita del mundo, con una de las economías que más crece de la zona euro (lo que les reduce este pequeño problema a italianos y griegos).1437

La inmigración podrá gestionarse, y no vivir a sobresalto de cayuco, cuando existan vías efectivas para que la gente emigre. Hoy no existen. Los canales de la inmigración regular son el contingente —irrelevante si miramos las cifras— y la regularización extraordinaria o permanente vía el nuevo reglamento (que requiere tres o cinco años). El contingente parece un invento soviético y resulta un atentando a cualquier principio de la economía. ¿Cómo es posible pensar que un sistema por el que los empresarios — e n nuestro país la mayoría pequeños— a través de sus interlocutores sociales tiene que manifestar cuántos trabajadores necesitan dentro de doce meses, puede funcionar? Sólo funciona, y con dificultades, e n la agricultura porque nuestra PAC contiene elementos de economía planificada; pero en el resto de actividades este sistema es tremendamente ineficiente. De facto, la vía fundamental de entrada es la regularización que supone el incentivo perverso. El al que consigue rización que supone el incentivo perverso. El premio al que consigue tocar tierra. Mientras la piedra angular para acceder al «paraíso» de vivir con papeles sea demostrar que has estado en España (aunque sea a través de una orden de expulsión), la inmigración irregular no se detendrá.

Aunque parezca paradójico, es preciso abrir vías de entrada legales que permitan ofrecer una alternativa a los que quieran venir, y al menos controlar el número de inmigrantes. U n a vía con sentido podría ser la de extender los visados de búsqueda de empleo, como un camino que no va asociado desde el principio con un puesto de trabajo. Este es el camino por el que parecen dirigirse las reformas en Francia o en Estados Unidos, donde —junto a mayores dificultades para la regularización— se facilita el acceso de los colectivos que se consideran más necesarios para el país.

El Gobierno no lo tiene fácil ya que ha calado el mensaje de que nuestra política de inmigración es laxa (basta con ver las aclamaciones con las que era recibido Zapatero en los Cetis de Melilla), y las percepciones no se cambian de la noche a la mañana. Es verdad que incentivando a los gobiernos de los países de origen se consiguen éxitos, que desgraciadamente caducan tan rápido como los titulares que los anuncian. Conseguir el apoyo de Senegal sólo traslada el problema un país más abajo, como ocurría antes con Marruecos. Hacen falta políticas de largo plazo, y aguantar contra viento y marea.

0
Otros soportes de lectura: PDF » | Versión para impresión | e-book »
recomendar

Artículos

Aportación del sector sanitario a la España competitiva

por Pablo Vázquez Vega

Director de la Fundación de Estudios de Economía Aplicada (FEDEA)

La repercusión de la sanidad en los índices macroeconómicos exige repensar el sistema sanitario en un momento de crisis como el actual. El sector sanitario español tendrá que afrontar los...

> seguir leyendo...

Publicado en Sanidad, Sociología

recomendar

Los efectos de la inmigración en España

por Pablo Vázquez Vega

Director de la Fundación de Estudios de Economía Aplicada (FEDEA)

La incesante llegada de inmigrantes a nuestro país supone un aspecto positivo en el ciclo económico, dando una inyección de vida a la sociedad española.

> seguir leyendo...

Publicado en ciclo económico, España, Inmigración, maternidad, Sociedad, valor positivo

recomendar

La debilitación de la economía española

por Pablo Vázquez Vega

Director de la Fundación de Estudios de Economía Aplicada (FEDEA)

«La autorización administrativa para regular el empleo o la subvención para proteger a un sector amenazado por la competencia internacional son políticas del pasado, que resultan...

> seguir leyendo...

Publicado en cambio, Crisis, Economía, Economía española, economía mundial

recomendar

Un arma de campaña electoral: la sanidad

por Pablo Vázquez Vega

Director de la Fundación de Estudios de Economía Aplicada (FEDEA)

En estas elecciones estadounidenses se ha llevado a debate tanto el...

> seguir leyendo...

Publicado en campañas electorales, EEUU, Política, Sanidad

recomendar

Nueva economía y políticas fiscales

por Pablo Vázquez Vega

Director de la Fundación de Estudios de Economía Aplicada (FEDEA)

La expresión «nueva economía» se ha abierto paso sin esfuerzo en el discurso actual, gracias al cálido recibimiento de los medios de comunicación. Pablo Vázquez explica...

> seguir leyendo...

Publicado en Europa, globalización, internet, nueva economía, Política, política fiscal

recomendar

Una Ley de Presupuestos envidiable

por Pablo Vázquez Vega

Director de la Fundación de Estudios de Economía Aplicada (FEDEA)

Cuando, en la madrugada del último día de plazo para la presentación de los Presupuestos Generales del Estado para el año 2000, las autoridades económicas fueron dando el visto...

> seguir leyendo...

Publicado en Economía, economía, Estado, gestión, ideología, ley de presupuestos, libertades

recomendar

El debate sobre las 35 horas

por Pablo Vázquez Vega

Director de la Fundación de Estudios de Economía Aplicada (FEDEA)

El debate sobre las 35 horas, que parecía apagado en nuestro país, ha vuelto a...

> seguir leyendo...

Publicado en España, flexibilidad, horas, jornada laboral, Política, reducción

recomendar

Nuevas guerras de religión

por Pablo Vázquez Vega

Director de la Fundación de Estudios de Economía Aplicada (FEDEA)

Reseña literaria de "Neoliberalismo y Estado del Bienestar" por Vicenç Navarro.

> seguir leyendo...

Publicado en libros, Libros, reseña

recomendar

La necesaria reforma del IRPF

por Pablo Vázquez Vega

Director de la Fundación de Estudios de Economía Aplicada (FEDEA)

La reforma fiscal sigue siendo una asignatura pendiente para los gobiernos de casi todos los países occidentales. La progresividad de los impuestos no ha producido los efectos...

> seguir leyendo...

Publicado en Economía, gastos, gestión, IRPF, recursos, reforma, sistema fiscal

recomendar

WEBS RELACIONADAS


Otras búsquedas

Autores por orden alfabético

Logo UNIR

CONTACTO

Tel. 911892370
info@nuevarevista.net
Paseo de la Castellana, 163 - 8ª planta
28046 Madrid
© 2014 Nueva Revista de Política, Cultura y Arte.
Términos y condiciones | Datos identificativos