Artículo

Año nuevo, España nueva

por Cristóbal Villalobos

Publicado en | Política

January 2018 - Nueva Revista número 163

ABSTRACT

Una reflexión para los primeros días de enero. 

ARTÍCULO

El día 1 de enero los romanos invocaban a Jano, dios de los comienzos y de los finales, de las entradas y de las salidas, al que acabó por dedicársele el primer mes del año, enero, cuyo nombre deriva del de esta misma deidad latina. Jano, bifronte, posee dos cabezas que miran en direcciones opuestas: una mira al pasado, la otra, al futuro.

Por si revisar lo acaecido y bendecir los tiempos venideros no fuese tarea de importancia, dice la leyenda que Jano, además, hizo brotar torrentes de agua hirviendo cuando los sabinos quisieron tomar la sagrada colina del Capitolio, por lo que se convirtió en protector de Roma. Desde entonces, su templo permanecía abierto cuando la nación estaba en peligro, a la espera de la aparición auxiliadora del dios, y se cerraba con la llegada de la paz.

Y es que eso de hacer balance al final del año y proponernos deseos y objetivos para el año nuevo no es ninguna novedad y, mientras corremos en masa a apuntarnos a los gimnasios para combatir los excesos navideños y hacemos reflexiones personales más o menos profundas, deberíamos invocar a un Jano hispánico al que consagrar propósitos de enmienda colectivos. El nuestro podría ser, quizás, la Virgen de Fátima, o de Lourdes, acompañado, como solemne plegaria, de un “Virgencita, que me quede como estoy”, tras el año en el que España estuvo a un tris de romperse.

Porque este ha sido el año de Cataluña, de una república que duro unos segundos, de la rebelión más cobarde de la historia que consagró el mito de las dos Españas en formato autonómico y descentralizado. Dos bandos irreconciliables creados artificialmente, de arriba a abajo, por una caterva de cabestros con oscuras intenciones, que seguirán dando la butifarra en el año nuevo, tras el 155 y las elecciones autonómicas que demostraron que más de media Cataluña se resiste a la estupidez y la ruptura.

Nos queda al menos el recuerdo de que, tras ese inmenso bochorno, retoñó un día  la esperanza en forma de una manifestación rojigualda en la que Borrell llevó a Cataluña de vuelta al seny y habló, por fin, para todos los españoles, en un discurso nacional que se perdió luego tras icetas y albioles de dudoso gusto.

Jano, bifronte, dice el diccionario de mitología, alude metafóricamente a toda aquella persona que muestra dos caras. España, nación bifronte, debería proponerse para el nuevo año un proyecto colectivo, que una e ilusione a todos, una nueva Transición, con reformas audaces, que apuntale y renueve el sistema que nos ha llevado a las mayores cotas de libertad y prosperidad de nuestra historia. Una España con cara de futuro.

Otros soportes de lectura: PDF » | Versión para impresión | e-book »
recomendar

Artículos

Año nuevo, España nueva

por Cristóbal Villalobos

Una reflexión para los primeros días de enero. 

> seguir leyendo...

Publicado en Política

recomendar

WEBS RELACIONADAS


Logo UNIR

CONTACTO

Tel. 911892370 - 915674391 ext. 2317
info@nuevarevista.net
C/Almansa, 101
28040 Madrid
© 2018 Nueva Revista de Política, Cultura y Arte.
Términos y condiciones | Datos identificativos